Desarrollo de industria electrónica, una oportunidad

Tendencias tecnológicas para 2019

Este año desarrollos de internet de las cosas e inteligencia artificial seguirán mandando la parada y retando a los profesionales calificados para ser más analíticos, innovadores y creativos.

En el mundo de las TIC, la conectividad es y seguirá siendo la infraestructura fundamental de los individuos, las empresas y las sociedades./ Getty Images

Las tecnologías siguen transformando la vida de los seres humanos, las sociedades y las empresas de una forma vertiginosa, enmarcadas en la Cuarta Revolución Industrial, o llamada Industria 4.0, que seguirá impactando profundamente los cambios del mundo del siglo XXI, soportado en la robótica, inteligencia artificial (IA) y big data (analítica de datos) para tomar decisiones estratégicas a cualquier nivel.

Las industrias 4.0 seguirán siendo protagonistas en la introducción de las tecnologías digitales en las empresas para lograr que todos sus procesos estén interconectados, lo cual establece una serie de retos, como adaptarse a las necesidades y expectativas de demanda, servir al cliente de una forma más personalizada, aportar un servicio posventa uno a uno con el cliente, diseñar, producir y vender productos en menos tiempo, añadir servicios a los productos físicos, crear series de producción más cortas y rentables, entre otros aspectos.

Lea también: El futuro del mundo dependerá de la regulación de los mercados digitales

La automatización de procesos robóticos y la creación de robots (bots) para distintas actividades cotidianas personales y laborales del ser humano laboral pone sobre la balanza sus efectos e impactos y la forma como sustituirá muchas actividades que el hombre viene realizando.

Con los avances de la tecnología, hoy relativamente es sencillo crear un bot que acceda a todos los sistemas de soporte de ventas de la compañía y proporcione un panel de control consolidado. Estos tableros pueden ser únicos para cada empleado de servicio al cliente, allanando el camino para decisiones más informadas.

¿Esto significaría la “desaparición” del operador humano para ser sustituido por robots? Según John Pugliano, autor de The Robots are coming: a human's survival guide to profiting in the age of automation, se podría repetir el mismo escenario del último siglo, en el que muchos trabajos realizados por operarios en fábricas fueron desplazados por los avances de la tecnología.

Analistas vislumbran que el impacto de las nuevas tecnologías en el siglo XXI sería el reemplazo de operarios y de muchas profesiones altamente calificadas que podrían estar amenazadas con esta nueva realidad, como abogados, médicos, arquitectos, contadores, pilotos de guerra e ingenieros, por supuesto.

Si bien este riesgo comienza a hacerse evidente, también es cierto que la adaptación de los profesionales a los nuevos escenarios debería generar nuevas oportunidades más que temores en la medida en que se revisen y se adapten sus competencias al entorno tecnológico y todo lo que ello conlleva a nivel de análisis, creatividad e innovación.

En la actualidad, los proveedores de nube de hiperescala a nivel de infraestructura como servicio (IaaS), plataforma como servicio (PaaS) y software como servicio (SaaS), como Google, Microsoft, Amazon y Salesforce están empezando a integrar estas capacidades en sus ofertas o a ponerlas a disposición como una plataforma para ser utilizadas por terceros, traduciéndose en una mayor oferta de servicios y productos a través de distintas plataformas.

En todo este mundo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la conectividad es y seguirá siendo la infraestructura fundamental de los individuos, las empresas y las sociedades.

Según Internet World Stats, a junio de 2018, el 55,1 % de la población mundial tenía acceso a internet, es decir, 4.200 millones de los 7.600 millones de personas en todo el mundo.

Por supuesto, la universalización y masificación de las TIC han desempeñado un papel clave para dinamizar la sociedad del conocimiento y han permitido la apropiación de la tecnología en distintos sectores, como educación, hogar, salud, movilidad, transporte, bancarización, entretenimiento, justicia, trámites, servicios públicos, entre otros, a través de la innovación y el emprendimiento, contribuyendo a generar oportunidades para miles de ciudadanos y empresas.

Le puede interesar: Cambia la definición de banda ancha, ¿Colombia está preparada?

Desde la perspectiva de la Aciem, algunas de las tendencias tecnológicas para 2019 serán: inteligencia artificial (IA), internet industrial de las cosas (IIoT), sistemas ciberfísicos (CPS), robótica colaborativa (Cobot), big data (macrodatos), impresión 3D, realidad virtual y realidad aumentada, desarrollo de nuevas aplicaciones con mayor énfasis en la salud y blockchain.

Pero todo lo anterior tendrá que soportarse en la electrónica como estructura fundamental del desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones en las próximas décadas.

La electrónica seguirá soportando el desarrollo del control de procesos industriales, sistemas electrónicos de potencia, instrumentación y control, diseño y análisis de instrumentación electrónica, microcontroladores y microprocesadores, así como apoyo en el diseño de software para su control, entre otros.

A finales de 2018, la Aciem realizó el estudio “Perspectivas y oportunidades para el sector de la electrónica en Colombia”, cuyo objetivo fue identificar oportunidades y retos para emprender la senda nacional de una industria nacional propia en determinados nichos de mercado, tal como ha sucedido en otros países como Alemania, Corea del Sur, Polonia, Hungría, Tailandia y Brasil.

En este sentido, desde la Asociación proponemos crear una política pública que incentive el desarrollo y fortalecimiento de una industria electrónica para el siglo XXI, de forma que se genere toda una dinámica institucional, normativa, económica, social y empresarial que coadyuve a potenciar a Colombia como país líder en la región.

Se estima que el país importará en los próximos cinco años alrededor de US$35 mil millones en productos electrónicos directos o indirectos, lo que hace viable establecer políticas para el desarrollo de una industria local que supla parte de esta demanda. Si Colombia identifica tecnologías disruptivas con amplio y real potencial en el país, podría insertarse estratégicamente en las cadenas de valor mundial.

Este es un nuevo escenario al que el país debe apostarle todos sus esfuerzos para generar oportunidades para profesiones como los ingenieros electrónicos, quienes deberán adaptarse rápidamente a este nuevo entorno del siglo XXI.

* Presidente nacional de la Asociación Colombiana de Ingenieros (Aciem).

832495

2019-01-05T21:00:00-05:00

article

2019-01-05T22:05:25-05:00

[email protected]

none

Antonio García Rozo*

Tecnología

Tendencias tecnológicas para 2019

34

7260

7294