Nairo Quintana tendrá este jueves una prueba de fuego

El corredor colombiano tendrá en la sexta etapa un día complicado en el que deberá mostrar cómo están sus condiciones en la montaña en este Tour de Francia.

AFP

La primera etapa de gran montaña del Tour de Francia no va a ser una pera en dulce para los colombianos, especialmente para Nairo Quintana, quien tendrá que guapear este jueves para no perder la rueda de sus rivales europeos, que ya saben que en esta jornada tendrán la mejor oportunidad para sacarle tiempo a los escaladores puros.

Los equipos de los aspirantes al título que cuentan con corredores todo terreno saben desde hace mucho tiempo que el día ideal para atacar a los colombianos es el primero de alta montaña. Eso ocurre desde finales de la década del 80 cuando el técnico de la Vie Claire, Cyrille Guimard, reunía en la salida a los técnicos europeos en los primeros días de cualquiera de las tres grandes Vueltas para pedirles que en el terreno llano llevaran al grupo a toda marcha para molerles las piernas a los escaladores. Eso les ha funcionado y fue una lección que aprendió bien el Sky de Froome que siempre atacaba en esta ocasión con resultados evidentes. Y este año la situación es mucho más complicada porque el promedio al que se han corrido las jornadas que han pasado ha sido de locos, por lo general por encima de los 45 kilómetros por hora.

El que mayor peligro corre de los tres líderes colombianos es el boyacense, pues aunque ha hecho progresos en las cronómetros y en el llano,  por su pequeña estatura, se resiente mucho más. Habrá que ver qué ocurre con Egan Bernal quien tiene una formación más europea y ya ha mostrado que puede estar en los primeros lugares en cualquier terreno y hasta se ha visto que se defiende a la perfección en los abanicos y en los momentos en que el gran lote se rompe en el llano por el ritmo impuesto por los rodadores.

Lo más lógico para el equipo Movistar es estar en esta etapa simplemente a la defensiva y no repetir el error que le ha costado caro en varias ocasiones de salir en los kilómetros iniciales a poner un ritmo fuerte en los ascensos pues ello facilita el contra ataque de los europeos en las subidas finales. Ello además favorecería a Mike Landa quien podría sacarle tiempo a Nairo y con ello pediría que en adelante sea el líder único del equipo. Otro factor que no ayuda mucho a Nairo es que ninguna cima está por encima de los 1.200 metros y en estas alturas se desenvuelven sin problemas los europeos que solamente comienzan a “pasar aceite” cuando se corre por encima de los 2.000 metros.

Aunque en el recorrido de 160 kilómetros hay siete premios de montaña, cuatro de primera, uno de segunda y dos de tercera, hoy es un día crítico y duro, en especial para Nairo. Hay que recordar algo que se repite con frecuencia en el Tour: en estas primeras etapas de montaña no se decide quién va a llegar de amarillo a París pero sí se sabe quién no lo va a ganar.