Tras escándalo por chuzadas, inspeccionan oficinas de la Empresa de Energía de Bogotá

La inspección, que duró más de cuatro horas, se realizó en medio de un proceso que se adelanta contra una presunta red de “espionaje corporativo” que operaba desde la Fiscalía. En días pasados, la empresa distrital se había puesto a disposición del ente investigador.

Archivo El Espectador

Este martes, agentes del CTI de la Fiscalía realizaron una inspección en las oficinas de la Empresa de Energía de Bogotá, que en días pasados se había puesto a disposición del ente investigador, tras ser mencionados en un proceso que se adelanta contra una presunta red de "espionaje corporativo". 

Lea: Habría una red de “espionaje corporativo” que operaba desde la Fiscalía

El grupo, que al parecer operaba desde la Fiscalía, habría interceptado las comunicaciones de empresarios, abogados y hasta pilotos del sindicado de Avianca, que no eran investigados, pero que presuntamente el fiscal Fabio Augusto Martínez Lugo, aprovechando un error judicial, interceptaba asegurando que sus líneas telefónicas estaban relacionadas a delincuentes investigados.

Tras la captura de Martínez Lugo, se mencionó que el abogado Felipe Jaramillo Londoño, quien representaba al Grupo de Energía de Bogotá , habría sido “chuzado”, asimismo se investigaba un contrato por $2.000 millones de pesos entre la GEB con Berkeley Research Group (BRG), cuyo representante legal es investigado por participar en la presunta red. 

Recientemente el Grupo de Energía de Bogotá se había puesto a disposición de la Fiscalía, con el fin de aclarar los hechos en los que se ha visto relacionado. "nos permitimos informar que la Compañía cuenta con una arquitectura de control con tres líneas de defensa que incluye instrumentos de detención de fraude y rigurosos controles en sus procesos internos, dentro de los que se resalta todo el proceso previo de selección, supervisión e interventoría". 

 A Martínez Lugo le imputaron los delitos de concierto para delinquir, prevaricato por acción, fraude procesal, interceptación ilícita de comunicaciones y utilización ilícita de comunicaciones, cargos que no aceptó. El juzgado a cargo le dictó medida de aseguramiento y lo envió a La Picota.