5 Dec 2020 - 4:00 p. m.

7 destinos para volver a disfrutar de Colombia este fin de año

Opciones para los amantes de la naturaleza, de la historia, de la aventura, del café y hasta de la arqueología. ¿No ha planeado sus vacaciones? Este listado le podría ayudar.

María Alejandra Castaño Carmona - mcastano@elespectador.com

Colombia es un país biodiverso y multicultural, recorrer sus regiones es encontrarse con una gran variedad de olores, sabores, paisajes e historias que sorprenden a viajeros nacionales y extranjeros.

Estas son solo algunas de las opciones para diferentes tipos de viajeros, ideales para sus próximas vacaciones. Recuerde, que además de conocer y admirar toda la belleza natural y cultural del país, también es indispensable cumplir con los protocolos de bioseguridad para cuidar su salud y la de sus más cercanos.

1. Jardín, Antioquia: para los amantes del patrimonio y la sostenibilidad

Jardín se encuentra en el suroccidente antioqueño, sobre las faldas de la cordillera andina y a menos de cuatro horas de Medellín.

En este municipio se conjuga historia, arte y aroma a cafetales. Una interesante combinación que es exaltada por sus pobladores, quienes, como buenos paisas, abrigan entre sus ponchos el más puro y sincero sentimiento de hospitalidad. Sus casas de colores y el paisaje montañoso y lleno de flores y cascadas lo acompañan a un viaje lleno de naturaleza y descanso.

En Jardín, Destino Turístico Sostenible certificado por Icontec Internacional, hay planes para todos los gustos, pero una de las mejores ideas es recorrer sus veredas en busca de rutas de trekking y del imponente paisaje cafetero.

Las típicas casas antioqueñas, coloridas y grandes son el lugar ideal para alojarse en este municipio, también hay casas rurales y hoteles familiares.

Jardín, además, hace parte de la Red de Pueblos Patrimonio de Colombia, 17 municipios en diferentes regiones del país que se destacan por su belleza, cultura e historia. Estos lugares también resultan ser una gran elección para sus vacaciones.

Son, además de Jardín, Aguadas y Salamina, en Caldas; Buga, en el Valle; Barichara, El Socorro y Girón, en Santander; Ciénaga, en Magdalena; Guaduas, en Cundinamarca; Honda, en Tolima; Jericó y Santa Fe de Antioquia, en Antioquia; La Playa de Belén, en Norte de Santander; Mompox, en Bolívar; Monguí y Villa de Leyva, en Boyacá, y Santa Cruz de Lorica, en Córdoba.

2. Santa Marta y el Parque Nacional Natural Tayrona, Magdalena: para los amantes de la naturaleza

La capital de Magdalena es uno de los destinos más atractivos por turistas nacionales e internacionales. La amplia oferta turística, su Sierra Nevada, su cercanía con el Parque Tayrona, su gastronomía y cultura, entre otras, hacen de este destino uno los más completos de Colombia.

Hay actividades para todos, desde perderse en las olas de una playa que se junta con la selva, hasta observar las coloridas aves de la región, hacer un recorrido histórico por la ciudad o visitar el corazón de la cultura Tairona y sus tesoros coloniales.

Por eso, para los amantes de la historia, la aventura, la naturaleza y la cultura, el Parque Nacional Natural Tayrona es el lugar ideal.

Durante esta temporada conseguirán ingresar al área protegida un total de 3.535 personas diariamente, respetando estrictos protocolos de bioseguridad, así que debe planear con tiempo su visita a este paraíso.

(Lea también: ¿Cómo ingresar al Parque Nacional Natural Tayrona, que reabre sus puertas al ecoturismo?)

Por otro lado, si lo suyo son los Parques Nacionales Naturales, otras recomendaciones son: Corales del Rosario, San Bernardo, Chingaza, Gorgona, Los Nevados y los Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya y Malpelo, siete de las 23 áreas protegidas con vocación ecoturística que ya reabrieron.

3. Salamina, Caldas: para los amantes de los paisajes verdes y el café

Ubicado en la parte alta de un cerro del que se resbalan calles empinadas, Salamina, declarado Monumento Nacional en 1982, se ve a lo lejos como una colección de casas de bahareque con tejas de barro. La arquitectura de este municipio, fundado el 8 de junio de 1825, es una huella del estilo que impuso la colonización antioqueña.

Es difícil caminar por las calles de “la ciudad luz de Colombia” y cuna del paisaje cultural cafetero, sin dirigir la vista constantemente hacia arriba, donde balcones llenos de flores sobresalen de casas con patios amplios y fuentes de agua en el medio. Los adornos en las fachadas son herencia del ebanista y tallador Eliseo Tangarife, quien a mediados del siglo XIX promovió una escuela de trabajo en madera que le imprimió su sello al municipio.

Además, tradicionalmente, la alegría de la Navidad invade a Salamina los primeros días de diciembre cuando se celebra la Noche del Fuego, una festividad que nació en 2001 como homenaje a la Virgen de la Inmaculada Concepción, patrona del municipio. Durante este evento, entes de la pandemia, las calles permanecían adornadas con faroles de colores y se realizaba un concurso de iluminación entre los habitantes.

Salamina está a tres horas, aproximadamente, desde Manizales. Y entre sus delicias que puede probar está: huevos al vapor, macanas, buñuelos rellenos de jamón y queso, panelitas de naranja agria, kumis con cucas, arequipe de arracacha, entre otras delicias.

Las casas coloniales y cafeteras del municipio son ideales para viajar en el tiempo y descansar. Hay muy buenas opciones para todos los presupuestos: el Hotel Colonial Salamina, la Casa de Lola García Boutique y la Casa Caracola, son algunas de las recomendaciones.

Salamina, además, hace parte del Paisaje Cultural Cafetero (PCC), Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, este corredor turístico, lo componen Caldas, Quindío, Risaralda y algunos municipios del Valle, que conforman el centro de producción de cafés de calidad tipo exportación más importante del país.

(Lea también: 7 pueblos para disfrutar del Paisaje Cultural Cafetero)

4. Barichara, Santander: para los amantes de la tranquilidad

Este Pueblo Patrimonio de Colombia parece un pueblo suspendido en el tiempo que siempre luce radiante con su particular arquitectura y calles empinadas. Su nombre es literalmente una invitación al sosiego, en lengua guane, Barichara significa “lugar para el descanso”.

A sus habitantes se les llama ‘Patiamarillos’ en referencia al color de las rocas en la región, minerales que son parte fundamental del pueblo.

Es tal su belleza, que ha sido considerado en muchas publicaciones nacionales e internacionales como “el pueblo más lindo de Colombia”.

Para llegar a Barichara desde Bucaramanga hay que pasar por San Gil (98 kilómetros), y 20 kilómetros llegará a este Pueblo donde las hormigas culonas son una de sus tradiciones gastronómicas. También se encuentran platos como el mute (una sopa espesa hecha a base de granos), el cabrito y las arepas de maíz. Otro infaltable es la carne oreada, un manjar para los santandereanos y para muchos viajeros.

Asimismo, la oferta de hospedajes en Barichara es muy amplia, hay hostales, elegantes hoteles boutique y casas con piscina que son ideales para las familias, enriquecen la oferta de este destino donde se respeta la arquitectura colonial.

Casa Barichara, Casa del Presidente y Casa Yahri, son una buena opción.

(Lea también: 7 hoteles secretos en Colombia, para los amantes del buen viajar)

5. Guaviare: para los amantes de la historia y el ecoturismo

Guaviare es el límite natural entre los Llanos Orientales y la Amazonia. Pisar su suelo significa entrar en un universo de riqueza natural y cultural.

Allí, en la Serranía de La Lindosa, está escondida una de las colecciones de arte rupestre prehistórico más grandes del mundo, y junto a la Laguna Damas del Nare, hogar de delfines rosados; la Cascada el Diamante de las Aguas, la Puerta de Orión, la Reserva Nacional Natural Nukak y los Túneles Naturales, son solo algunos de los imperdibles de este departamento.

En Guaviare, además, podrá encontrar planes turísticos con empresas catalogadas como negocios verdes que se vienen fortaleciendo con su impulso del turismo sostenible mediante el cuidado y la conservación de sus fincas, ubicadas en la Serranía de La Lindosa. Estas empresas podrán ser sus aliadas para tener el mejor viaje.

(Lea también: Guaviare renace con el turismo)

Con una biodiversidad privilegiada, Guaviare es un destino para disfrutar el turismo de naturaleza y conocer algunas comunidades indígenas de la Amazonía colombiana.

Según Colombia.Travel, “Guaviare guarda un tesoro único en el mundo, es un destino original y deslumbrante que lo posiciona como uno de los más visitados por los amantes de la selva y del turismo comunitario”.

6. San Agustín, Huila: para los amantes de la arqueología

En San Agustín, destino mágico y sagrado, se encuentra el parque Arqueológico de San Agustín, declarado por la Unesco como patrimonio histórico y cultural de la humanidad en 1995, es uno de los espacios arqueológicos más importante de Suramérica.

Según Turismo San Agustín, “El parque es considerado la necrópolis de mayor extensión de América pues en este lugar se encuentra uno de los yacimientos indígenas más antiguos, grandes e importantes del mundo”. Actualmente está confirmado por la casa museo Luis Duque Gómez, el bosque las estatuas, las mesitas A, B y C, la fuente ceremonial del lavapatas y el alto del lavapatas.

“Es un lugar funerario donde se encuentran una serie de vestigios arqueológicos de un pueblo de escultores y artistas que dejo plasmado todo un testimonio de vida y un pensamiento mitológico. Allí reposan vestigios de una civilización conocida como cultura Agustiniana, esta data de 3,300 años AC según estudios que se han hecho con el carbono 14 con restos orgánicos encontrados en el parque”, dice Turismo San Agustín.

Pero este no es el único, en este municipio histórico y biodiverso se encuentran otros lugares donde se exponen vestigios arqueológicos como el Parque Arqueológico Alto de los Ídolos y el Parque Arqueológico Alto de las Piedras, en museos privados como el Museo Etnológico de Obando, el Museo Precolombino Villareal y en sitios arqueológicos rurales como La Chaquira, El Tablón, La Pelota, El Purutal, La Parada, entre otros.

En este destino sagrado, desde el 2 de diciembre y hasta mañana 6, se están realizando actividades y celebraciones para conmemorar los 25 años de la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Humanidad y el XXXIX Encuentro Nacional de la Cultura.

Por otro lado, y para que siga disfrutando de este departamento, Huila ofrece una de las más imponentes cascadas de Colombia y Sudamérica. Con 400 metros de altura, el Salto de Bordones está ubicada en el Parque Nacional Natural Puracé, cerca de San Agustín. Su nombre hace referencia al sonido del agua que cae y hace un sonido continuo.

En esta gran cascada se puede descender de la montaña, hacer caminatas ecológicas por un sendero delimitado, apreciar el mirador y disfrutar del agua, si el clima lo permite.

7. San Andrés, para los amantes de la playa

San Andrés, con una amplia oferta hotelera, algunas de las mejores playas del Caribe, un mar de siete colores, sus sorprendentes lugares turísticos, la oferta de deportes acuáticos y su gente llena de calidez y amabilidad, siempre será una buena elección para disfrutar del archipiélago, que fue declarado Reserva Mundial de la Biosfera Seaflower, en 2000.

La belleza natural, los nostálgicos atardeceres, la tradicional cueva del pirata Morgan, el Hoyo Soplador, el Parque Regional Johnny Cay con sus múltiples atractivos, el ecoparque West View, además de la amplia oferta de actividades acuáticas como el buceo o snorkel para ver los arrecifes de coral y los llamativos peces multicolores; el kitesurf y el jet sky son más motivos para visitar este auténtico paraíso.

Otra buena razón, es que viajar a San Andrés es una gran alternativa para ayudar a todo el archipiélago, que se vio tan afectado por el paso del huracán Iota.

(Lea también: Viajar a San Andrés, la mejor forma de ayudar a todo el archipiélago)

Comparte: