17 Nov 2010 - 6:25 p. m.

Confort, lujo y elegancia en un mismo hotel

Grandes espacios con propuestas gastronómicas exclusivas, spas con reconocimientos internacionales, habitaciones que parecen departamentos y muchos detalles más hacen parte de esos lugares escogidos a la hora de viajar.

El Espectador

Algunos solo buscan un lugar para dormir. Hay otros que buscan un espacio para relajarse. Están los que quieren un escenario para mantenerse en forma. Los que necesitan una oficina privada en su habitación. Y también aparecen en la lista quienes exigen un apartamento equipado con todos los lujos posibles para que su estadía sea más placentera junto a su familia. ¿Cuál es el que usted busca? Buen Viaje VIP le ofrece algunas opciones.

Burj Al Arab

Publicaciones de los cinco continentes lo han considerado el hotel más lujoso del mundo. “La torre arábiga”, su nombre en español, fue construida sobre una isla artificial y entre sus habitaciones se cuentan grandes suites que comprueban el buen gusto de sus diseñadores mezclado con las marcadas costumbres árabes en materia de decoración.

El hotel, un encumbrado edificio que se puede avistar desde las últimas calles de Dubái, sorprende en cada uno de sus detalles. La Royal Suite, por ejemplo, está en el piso 25 y tiene dos dormitorios lujosamente equipados, con ascensor y cine privados. En el nivel de abajo está el comedor, el majlis árabe (recepción) y una biblioteca. En el segundo nivel están las habitaciones, cada una con baños en mármol, bañera con hidromasaje, ducha en porcelana y todos los accesorios son de Hermès. Lo ideal es que la ocupen cuatro adultos y dos niños menores de 12 años. Y para completar la oferta de servicios, el transporte dispuesto será un Rolls Royce, un BMW o si lo prefiere, un helicóptero disponible con un recargo especial. Las escaleras son de mármol de Carrara y oro, y los muebles son de caoba. Similares a esta suite están la Presidencial, la Diplomática, la Club, la Panorámica y la de Lujo dormitorio.

En este lugar no hay una clasificación especial, pues sus huéspedes son familias, hombres de negocios, parejas, todos en busca de lujo, confort y mucha comodidad. Para los niños puntualmente está el Kid’s Club de Simbad, donde tienen una amplia oferta de juegos de video, libros, computadoras, juegos de mesa. Los que son un poco más grandes tienen acceso ilimitado al Wild Wadi, el parque acuático más moderno del mundo.

Y si de deportes se trata, todos los que sean náuticos tienen cabida en este lugar. Las aguas del Golfo Pérsico son el espacio sin fin para practicarlos y si lo que usted quiere es mucha privacidad, puede tomar el sol en la playa privada o bañarse en la piscina que está al aire libre. A media tarde puede adentrarse en el spa, en el piso 18, y mientras le hacen alguno de los masajes de la casa, observar la costa del Golfo Arábigo.

Grand Hyatt Santiago

Será por su amplia oferta de servicios, su carta gastronómica, su decoración, su diseño y su comodidad que este hotel es considerado uno de los más finos de Suramérica. Con una ubicación estratégica, las familias que se hospedan allí pueden salir en grupo y disfrutar de un día de esquí en los principales centros de invierno que están cerca de la capital chilena. Pueden, por la acomodación grupal y las actividades que en temporadas altas se diseñan para cada tipo de huésped, sacarle el mejor provecho a la enorme piscina con una caída de agua artificial y a aquellas plantas locales que lo harán sentir como en las mejores playas del Caribe.

El spa es uno de sus mayores atractivos porque es reconocido como el mejor de la zona, donde los padres pueden elegir uno de los tratamientos de belleza y relajación que siempre estarán acompañados de unas buenas copas del mejor vino chileno. El hotel puede ser usado para aquellas parejas que toman la decisión de casarse y prefieren hacer todo en un solo lugar. Los eventos pueden ser localizados justo al lado de la piscina o, si el clima no lo permite, se pueden hacer en alguno de los salones dispuestos para tal fin.

La alimentación ofrecida en este hotel es una de las mejores del país. Tres restaurantes y un bar completan la oferta propuesta internacional. El primero es el Matsuri, comida japonesa basada en el sushi, y Sashimi Bar, dos Tatami Rooms o salones privados y dos mesas Teppanyaki. Cerca a los jardines está el Anakena Market and Grill, un restaurante reconocido por su variedad de platos tailandeses y del mundo, en donde son protagonistas el pescado y los mariscos, junto a las carnes que dan la bienvenida al amplio bufet de ensaladas. Y para terminar está el Senso, el italiano con amplios toques mediterráneos

Katikies, en Santorini

Figura como uno de los hoteles líderes en el mundo de los espacios de lujo, confort, comodidad y sobre todo, belleza. Está en la parte más occidental de la isla y su encanto radica no sólo en que es un hotel pequeño con todas las comodidades posibles, sino que fue construido en un acantilado que les permite a sus huéspedes sentirse en el filo de una montaña con una vista única del sur del mar Egeo al encontrarse con la laguna central.

Cuenta con 27 habitaciones que ellos prefieren llamar opciones de alojamiento, pues 21 de ellas son suites que ofrecen pequeñas galerías privadas y ventanales que, a la luz de una noche despejada, mostrarán la mezcla del cielo y el mar, como un cuadro más. Dormitorios loft es una de las ofertas, jacuzzi en los mismos materiales de las paredes será la otra, mientras que las zonas sociales ofrecen dos piscinas, un solárium con jacuzzi al aire libre, una biblioteca para los que buscan una buen porción de cultura local y una cava de vinos.

El color blanco es el dueño de la decoración en toda esta edificación y ninguno de los detalles se escapa de él, pues los televisores, parlantes de sonido, mesas, baños, lámparas, tendidos y hasta la mayoría de su piso, conservan este color.

Aunque resulta ser una opción maravillosa para parejas, las familias con hijos son bienvenidas, pues la oferta de deportes náuticos es amplia y las piscinas, adecuadas. Para los padres, la vida nocturna es una de las más atractivas propuestas, teniendo en cuenta que en toda Europa ya es famosa por esta forma de diversión. Para los que prefieren la aventura existen espacios verdes en los que pueden hacer caminatas.

Banyan Tree Bangkok

De entrada, sorprende con cada uno de sus detalles, los mismos que le han valido para ser reconocido como uno de los hoteles más lujosos de Bangkok, en Tailandia. Hacen parte de este enorme edificio 237 habitaciones que en su parte más alta tiene una de las mejores vistas de la ciudad en donde sus huéspedes se pueden tomar unos buenos tragos o simplemente terminar el día con una cena preparada con ingredientes locales y sabores internacionales. Es conocido como el bar Vértigo & Moon, en el piso 61.

Las ventanas son amplias y buscan que la entrada de luz sea precisa, logrando que el uso de las lámparas sea mínimo y el ahorro en el consumo de energía alto, una tendencia que reciben con agrado los viajeros. En gastronomía la diversidad es amplia, tanto que está distribuida en doce puntos distintos cada uno con una oferta propia, entre ellas la cocina cantonesa, muchos mariscos, toques japoneses, bocadillos y una enorme variedad de comidas occidentales y europeas.

El spa también cuenta con premios internacionales y sus importantes colecciones indígenas le han valido para que algunos de sus asistentes lleguen a esta zona sólo para observarlas. Los masajes tienen su espacio propio y en 16 salas, expertos en consentir el cuerpo con herencias que datan de miles de años. Le darán la posibilidad de relajarse y sentirse más joven.

Su ubicación, en pleno centro financiero y sus grandes salones para 400 personas, lo muestran como un hotel ideal para los grandes hombres de negocios y sus eventos. Pero las tiendas que están en las calles aledañas también le permiten ubicarse entre los escogidos para las parejas que quieren salir de compras.

La contestataria Mafalda

“Pequeños hoteles temáticos” es el eslogan de este espacio que logra concentrar la atención de aquellos que toman la decisión de vivir, en una o varias noches, lo que en esencia fueron grandes personajes de la historia argentina. Los protagonistas son Eva Duarte Perón, que da su nombre a la habitación conocida como “La primera dama”, a su lado está Ernesto Che Guevara bajo el rótulo de “El Idealista” y de cerca, la de Carlos Gardel identificada como “El Tanguero”. Lo más interesante es que en cada una de ellas están réplicas de objetos que pertenecieron a estos íconos argentinos.

El tanguero Carlos Gardel

Está ubicado en el corazón del barrio Palermo Soho, una zona bohemia, de muchos almacenes de diseñador que tomaron la decisión de revivir esos recuerdos dejados por los poetas, compadritos, viajantes y extranjeros que caminaron por sus calles hace tantas décadas. Y en esta ocasión fueron todos esos personajes la inspiración para este hotel que sólo tiene 11 habitaciones, 3 de lujo, 4 superiores y 4 clásicas. Tal vez uno de los más atractivos espacios es la terraza solárium con deck de madera, hidromasaje para seis personas, duchas y reposeras.

La primera dama Evita Perón

Entre las demás habitaciones están “El Escritor”, en honor a Jorge Luis Borges; “El Libertador”, por el general José de San Martín; “El Pintor”, por Benito Quinquela Martin; “El Héroe”, por el general Manuel Belgrano; “La Contestaria”, dedicada a Mafalda; “La Mecenas”, por Victoria Ocampo; “La Arrabalera”, pensada en Tita Merello, y “El Gaucho”, por Martín Fierro. Un hotel que cautiva, que recibe a parejas y solteros que buscan un tanto de cultura, no solo por el hotel, sino por el ambiente en el que está edificado.

Temas relacionados

TurismoHotelesViajes
Comparte: