15 Sep 2021 - 3:08 p. m.

Turismo en el Valle del Cauca, un departamento con todo para ofrecer

Playa, montañas, café, avistamiento de ballenas o de aves y una gastronomía exquisita son algunas de las opciones de un destino que sobresale por su naturaleza y multiculturalidad.

Que Colombia sea el segundo país más biodiverso del mundo es una realidad que cada días más viajeros amantes de la naturaleza reconocen. Las múltiples ofertas en diversas regiones del país aumentan y las apuestas por construir productos únicos, responsables y seguros se fortalecen.

Es el caso del Valle, un departamento que tiene todas las fortalezas para ser un destino estelar de Latinoamérica. El mar en el Pacífico, sus delicias gastronómicas, sus pueblos cafeteros, la calidez de su gente y la multiculturalidad de la región lo hacen un destino ideal en la nueva realidad.

“El Valle es un destino con una variedad increíble que se puede disfrutar en distancias muy cortas. En pocas horas, o minutos, el viajero encuentra diferentes pisos térmicos y diversas ofertas de naturaleza y culturales”, reconoce Julián Franco, secretario de Turismo del Valle.

(Aquí puede ver más información del sector turístico en Colombia y en el mundo)

Recorrer este departamento es dejarse llevar por las notas musicales de una marimba en el Pacífico, contagiarse de la salsa en la Sucursal del Cielo, transportarse a través de los sonidos andinos del festival Mono Núñez de Ginebra y vibrar, en el norte del Valle, con el festival Bandola de Sevilla.

“Tradicionalmente, nuestra economía ha estado relacionado con la agroindustria y los servicios, pero ahora, gracias a las fortalezas del destino, y con el liderazgo de la gobernadora Clara Luz Roldán, estamos convencidos de que el turismo debe ser un foco de desarrollo económico y un pilar del crecimiento sostenible”, dice Franco.

Por lo tanto, el Valle ha desarrollado diversas iniciativas para fortalecer sus atractivos, incentivar la visita de turistas y despertar el sentido de pertenencia de los vallecaucanos.

“Viajáte el Valle”

“Es la continuidad de una iniciativa que lanzamos en 2020 en un momento muy complicado por la pandemia, pero en ese momento la campaña tenía muy pocas actividades debido a las restricciones. Por lo tanto, lanzamos la segunda fase con muchísima más fuerza, con más acciones y alianzas”, dice Julián Franco sobre la estrategia “Viajáte el Valle”. Y añade: “La campaña tiene un objetivo muy claro, que es la atracción de turistas. Lo que buscamos es reactivar la economía desde el turismo, generar empleo, recuperar empresas y generar facturación a los negocios para que puedan salir de la crisis”.

La estrategia se articulará con el Valle Pass, pasaporte digital que traerá descuentos en 22 destinos y alrededor de cincuenta servicios turísticos, que se empezará a vender el próximo 26 de octubre en canales virtuales.

Pueblos Mágicos

La variedad cultural, gastronómica y de naturaleza de cada pueblo del Valle tiene sus particularidades. Así, pensando en potenciar las características únicas de cada lugar, el departamento lanzó Pueblos Mágicos, una iniciativa que trabajaron junto a México, reconocido por esta estrategia, donde ajustaron el concepto a las necesidades de Colombia y crearon sinergias que contribuyeran a fortalecer el turismo en los dos destinos.

“Inicialmente, lanzamos una convocatoria a la que llegaron seis municipios que cumplían con los parámetros requeridos y se eligió a Ginebra y Roldanillo para iniciar con el programa”, cuenta el secretario de Turismo.

(Lea también: 7 experiencias de lujo imperdibles en Colombia)

Según Julián Franco, Ginebra, por su cercanía con Cali, es una gran propuesta para quienes visitan la capital del departamento. Además, es un destino con un gran potencial gastronómico, con más de cien restaurantes, componentes muy llamativos alrededor de la música andina y tesoros de naturaleza como Puente Piedra.

“Basándonos en la búsqueda de la identidad y la diferenciación de los pueblos, y dónde se hace, entre otros factores, una intervención de embellecimiento, a Ginebra lo elegimos como un “Jardín botánico al aire libre””, comenta Franco. Y agrega: “En el caso de Roldanillo, su cultura es su vocación, entre otras, gracias al maestro Ómar Rayo y su museo”.

Julián Franco cuenta que, en el caso de Roldanillo, la paleta de colores estuvo basada en los atardeceres y arreboles del pueblo, y le hicieron un homenaje al maestro Rayo con cenefas en las fachadas y obras de arte itinerantes. Esto les permitió decidir que el concepto del destino sea un “Museo a cielo abierto”.

Los próximos Pueblos Mágicos del Valle serán Calima y Sevilla.

Todo para ofrecer

Con un recorrido gastronómico, podrá conocer la identidad vallecaucana mediante la diversidad de sus comidas y bebidas típicas, y sabrá por qué es uno de los departamentos con la mayor diversidad de Colombia, gracias a los sabores de mar y montaña, como el sancocho de gallina, el ceviche de piangua, las marranitas, el pollo a la carreta, el fiambre de Guacarí, el manjar blanco; o las llamativas bebidas tradicionales como el viche, el arrechón o el tumbacatre.

Los más aventureros podrán volar en parapente en las montañas de Roldanillo o practicar deportes náuticos en el lago Calima. Si su espíritu es un poco más tranquilo, podrá encontrar alojamientos tipo luxury para disfrutar de un plan alternativo con familia o amigos, como los glampings de Trujillo, entre ellos, Valle Santo Experience, y las cabañas Valle Verde, en Riofrío.

Y si lo suyo son los destinos de naturaleza, la recomendación podría ser Tenerife, el paraíso de la palma de cera en el Valle del Cauca y uno de los lugares donde se puede hacer avistamiento de aves, una experiencia a la que el departamento le apuesta mucho; o Buenaventura, con su avistamiento de ballenas; y San Cipriano, que tiene una magia especial, solo por mencionar algunos, ya que el Valle posee múltiples reservas y parques naturales.

(Lea también: Buenaventura, un destino con múltiples atractivos naturales)

“Tenemos unas cifras alentadoras, no son las que veníamos registrando en 2019, donde el turismo representaba el 3,5 % del PIB y se generaban cerca de US$800 millones, pero estamos en un 36 % de ocupación hotelera. Particularmente los meses de julio y agosto han sido muy buenos”, confiesa Julián Franco.

“Hemos recuperado 5.000 empleos, sobre todo en temas de gastronomía. Y la cifra que más nos alienta es que la ocupación de sillas supera el 80 % de la capacidad. Además, se han sumado más rutas que nos están conectando directamente con muchas partes del mundo y eso nos genera grandes oportunidades”, concluye el secretario de Turismo del Valle.

Comparte: