Nueva Nissan Qashqai, con sangre europea y raíces niponas

El vehículo, que se fabrica cada 62 segundos en Inglaterra, crece en tamaño y tecnología para mantenerse como una referencia en el segmento de los SUV compactos.

/ Cortesía

La tercera generación de uno de los SUV más exitosos de Nissan se renueva con la versión 2018 que llega a Colombia. Por medio de diseño, asistentes de conducción y la incorporación de diferentes ayudas tecnológicas, busca mantenerse como uno de los favoritos en los mercados más importantes de Europa y América Latina.

Qashqai es una referencia con más de una década de historia. Arribó en los concesionarios de Nissan en febrero de 2007, después de que se realizara su primera exposición al público durante el Salón del Automóvil de Ginebra en 2004. Actualmente se han vendido cerca de 3,3 millones de unidades en el mundo y se ha consolidado como uno de los referentes del segmento.

Su popularidad y acogida se deben a sus prestaciones, diseño y costo. Además, hay que resaltar que es una referencia que ha actualizado cada una de sus versiones con las últimas innovaciones e implementaciones tecnológicas del momento, desarrolladas por el fabricante.

Uno de los propósitos de Nissan es incorporar detalles y características similares, que faciliten la identificación de sus vehículos en las calles y carreteras. La herramienta para lograrlo ha sido la incorporación de parrillas “V-Motion”, presente y actualizada en esta versión.

En medio de la llamativa parrilla en forma de V se encuentra el logo del fabricante. Cromado y sin relieve, alberga una cámara y sensores que activan los sistemas de detección de objetos cercanos.

De igual forma, resaltan de su exterior las luces led de los faros, capaces de adaptarse a caminos y a condiciones climáticas; una rediseñada defensa trasera y, en su techo, una antena en forma de tiburón.

Su longitud total ha cambiado. A diferencia de los modelos anteriores (4,377 mm), la versión 2018 pasa a tener 4,394 mm y se hizo 5 mm más alto (1,595mm). Su anchura, por el contrario, conserva las mismas medidas de sus antecesores.

Más sorpresas esperan a sus usuarios en el interior. El volante, ahora en forma de D está dotado de comandos de control crucero, radio e información detallada sobre el comportamiento del vehículo.

Los nuevos diseños de sus asientos cumplen una doble funcionalidad. Primera, brindan comodidad en largos trayectos, y segunda, contribuyen al diseño deportivo de todo el auto en general.

En cuanto a su propulsor, se basa en un motor de 2.0 litros, capaz de ofrecer un torque de 20,4 kg-m a 4.400 rpm y que, según la versión, contará con una transmisión CVT con modo manual y opción 4WD.

Pero lo realmente llamativo está en sus nuevas tecnologías. Entre ellas, basada en la importancia que le da la firma a la seguridad de sus productos, se encuentra el sistema Intelligent Emergency Braking, que alerta visual y auditivamente al conductor cuando detecta peligros cercanos al vehículo. En caso de que él no desacelere, el auto aplicará un freno de emergencia.

También sobresale el Intelligent Trace Control, cuya función es asistir a los conductores en las curvas manteniendo el auto estable y bajo control, por medio de un leve frenado en cada una de las ruedas. Esta función, de la mano del Intelligent Ride Control, evita que sus ocupantes sientan los movimientos que generan las superficies irregulares al moderar el impacto.

Todos estos componentes hacen de la Qashqai una de las principales opciones de quienes buscan un crossover de menor tamaño, pero que conserve los lineamientos propios de un segmento que se expande constantemente.

La nueva versión de este icónico vehículo, que compite con referencias como la Hyundai Tucson y el Renault Captur, tiene un precio que va desde los $80’990.000 hasta los $102’990.000 (varía según su equipamiento).

Temas relacionados