¿Cuáles son las razones de la movilización?

hace 12 horas
Está a 46 segundos del líder, Michal Kwiatkowski

Las luchas de “Supermán” en la Vuelta

Miguel Ángel López afronta su tercera Vuelta a España con un objetivo: pararse en lo más alto del podio. En la edición anterior, luego de dejar atrás el fantasma de las caídas, fue el mejor joven de la carrera, campeón por equipos y octavo de la general.

Esta es la cuarta participación del ciclista de 24 años en una de las tres grandes. Debutó en La Vuelta 2016. / Astana Team

Caerse está permitido, pero levantarse es obligado. Una de las mejores premisas que definen a Miguel Ángel López, un escarabajo que tiene una hoja de vida cargada de contusiones, raspones y dientes rotos, pero que se ha graduado con honores de su maestría en hacerles frente a los tropiezos. Y su participación en la edición anterior de la Vuelta a España es la máxima expresión de esta premisa. Ahora, el objetivo es pararse en lo más alto del podio. En la ronda ibérica de 2017, transcurridas cuatro etapas de un perfil similar a las de esta edición, Miguel Ángel ya había cedido 1:57 con respecto al líder, Chris Froome.

(Puede leer: Benjamin King: "Ganar en La Vuelta, es un sueño hecho realidad")

En la presente Vuelta, Supermán está a 46 segundos del primero de la clasificación general, el polaco Michal Kwiatkowski. Tras cuatro jornadas está ahí, en la pelea. Y en la etapa de ayer dio muestras de su tenacidad en la montaña, con un ataque a 500 metros de la meta. Una movida espontánea, explosiva y sin titubeos, característica del boyacense, quien vuelve a unas carreteras muy especiales para él.

Todo empezó en 2016, cuando llegó a la Vuelta como una de las máximas promesas, pero una fuerte caída en la tercera jornada hizo que el cuerpo lo obligara a parar en el sexto día. Y el año pasado llegó con un historial de accidentes que puso en duda sus virtudes en el ciclismo, pese a ser uno de los mejores escaladores del mundo.

A finales de 2016, una fractura de tibia y peroné hizo que se perdiera el arranque de la temporada. Trabajó fuerte y reapareció en el Tour de Suiza, pero una nueva caída opacó el esfuerzo que había hecho en su recuperación. Llegar en plenitud física a la Vuelta fue su único objetivo de 2017. Entrenó en silencio y, pese al escepticismo de varios, brilló.

Empezó como un actor de reparto, pues el jefe de filas seleccionado por el Astana era el italiano Fabio Aru. En la primera semana se sacrificó y siguió al pie de la letra las instrucciones de su escuadra. Su papel: ser el gregario y la mano derecha del italiano.

(Puede leer: Yates avisa a Nairo en la Sierra de la Alfaguara)

La aparición de la montaña paulatinamente lo consolidó como el protagonista de su equipo. Recuperó, sin hacer mucho ruido, los minutos que había cedido en los primeros siete días y se trepó en los 10 mejores puestos de la clasificación general. Supermán se adjudicó la undécima etapa y saboreó la gloria en su llegada al observatorio de Calar Alto, en un final que tuvo dos premios de primera categoría.

Cuatro días después logró su segunda victoria, luego de ganar en Sierra Nevada, una estación de esquí a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar. Ver rezagados a hombres de la talla de Alberto Contador, Romain Bardet y Adam Yates por cuenta del colombiano daba una sola conclusión: López era el mejor escalador de la competencia.

Con mucho oxígeno afrontó las etapas finales de la ronda ibérica y coqueteó en varias ocasiones con el podio. Afrontó la contrarreloj individual con carácter y terminó en la posición 22.

En la etapa reina, López reconoció que tuvo temor de caerse en los descensos. “No quería irme al piso. He bajado con un poco de miedo y ya era imposible conectar con el grupo de adelante. Hice la bajada al Cordal y el ascenso a L’Angliru solo”, dijo quien culminó en la octava casilla de la general. Además tuvo un mano a mano intenso con Davide Villella en la clasificación de la montaña. Al final el italiano estuvo fuerte en las últimas etapas y se quedó con la camiseta de puntos azules al sumar 67 unidades, 20 más que el boyacense, quien terminó en la segunda posición. El Astana ganó la clasificación por equipos con una ventaja de más de seis minutos sobre el Movistar. López fue la clave del equipo kazajo.

Ganó dos etapas, además de un segundo y tercer puesto, credenciales suficientes para quedar en la segunda plaza de la clasificación combinada (promedio que suma los puestos de los corredores en la tres clasificaciones: la general individual, la general por puntos y la general de la montaña). Estos logros le permitieron consagrarse como el mejor joven de la carrera.

Este año aterrizó en otras condiciones: como el líder indiscutido de su escuadra y sin el temor a los tropiezos de temporadas anteriores. Y viene de ser tercero en la pasada edición del Giro de Italia, el logro más importante en la corta carrera del pedalista de 24 años.

Luego de un historial plagado de caídas, Supermán no ha tenido vuelo rastrero. Y seguramente no lo tendrá en la presente Vuelta a España. Quiere convertirse en el tercer colombiano de la historia en consagrarse campeón de la ronda ibérica, tras Lucho Herrera (1987) y Nairo Quintana (2018).

808804

2018-08-28T21:00:00-05:00

article

2018-08-29T08:08:02-05:00

[email protected]

vuelta-espana

Thomas Blanco Lineros

Ciclismo

Las luchas de “Supermán” en la Vuelta

42

5294

5336