6 Aug 2011 - 3:58 a. m.

Alerta en las bolsas

La rebaja en la calificación de EE.UU. podría ensombrecer aún más el panorama mundial.

Redacción Negocios

Mientras la gente se preparaba ayer para el último partido de Colombia en la fase de grupos del Mundial de Fútbol Sub-20, en el que definía buena parte de su futuro en la segunda ronda, las noticias que provenían de la bolsa no eran para nada alentadoras: al cierre del mercado, la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) presentaba un descenso de 1,29%, confirmándose así la racha de cotizaciones negativas que se extendía por cuarto día consecutivo.

Una noticia funesta para las más de 800.000 personas que, ante la baja rentabilidad de los productos bancarios y el éxito que las empresas han cosechado con sus recientes emisiones de acciones, depositaron sus ahorros en el mercado bursátil esperando mejores rendimientos.

“Tenemos que ver cómo jugamos en forma conjunta en un escenario internacional económico cada vez más confuso, cada vez más volátil y donde América Latina no puede mantenerse como simple espectador”, manifestó el presidente Juan Manuel Santos, antes de la Cumbre de Unasur que se celebró en Lima, sobre la mala racha que también ha afectado las principales plazas de la región.

Retrocesos similares se registraron en las bolsas de São Paulo, México y en el índice Latinbex de la Bolsa de Madrid, ocasionados por las malas noticias económicas provenientes de Estados Unidos y del Viejo Continente. “Los problemas fiscales de Europa, que amenazan con contagiar a economías del tamaño de España e Italia, sumados a la falta de consenso en EE.UU. para elevar el techo de la deuda, generaron una gran incertidumbre entre los inversionistas por el temor de una nueva catástrofe financiera, que terminó salpicando los activos locales”, explica Francisco Chaves, analista de investigaciones económicas de la firma comisionista Corredores Asociados.

La situación está comenzando a pasar sus primeras facturas: mientras Ecopetrol, dentro de su emisión de acciones, ofrece los títulos a los nuevos inversores a un precio de $3.700, ayer la acción se cotizaba a $3.675. “Hoy es más rentable comprarlos a precio de mercado que acudir a la emisión”, asegura Chaves.

La situación podría agravarse la próxima semana cuando los mercados terminen de digerir los últimos datos de empleo de Estados Unidos, a corte de julio, que revelaron que el desempleo cayó una décima situándose en 9,1%.

Aunque el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, advierte que el país debe estar preparado para navegar por “aguas turbias”, debido a la situación mundial de los mercados, el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, dio un parte de tranquilidad asegurando que la economía ha mostrado signos de buena salud debido a que ha registrado tasas de crecimiento recientes que califica como “históricamente altas”.

Desde la lectura hecha por el presidente de la comisionista de bolsa Asesorías e Inversiones, Álvaro José Isaza, la economía colombiana no está desligada de los movimientos económicos mundiales. “Hay que tener en cuenta que nuestro mayor aliado económico es Estados Unidos”.

Según Isaza, las reservas internacionales con las que cuenta el país (US$32.000 millones) bastan para atender la economía en caso de emergencia. Agrega que la inestabilidad financiera mundial “tiene cara” de no ser un fenómeno corto. En contraste, dijo que esta coyuntura es una oportunidad para que los inversionistas acudan a traer su dinero al país, con el respaldo del grado de inversión otorgado de manera reciente.

Pese al parte de tranquilidad dado por el Banco de la República, el director del observatorio económico de la Escuela de Ingenieros Julio Garavito, Eduardo Sarmiento Palacio, asevera que al país le falta preparación para ‘capotear’ una crisis que se transfiere inmediatamente al país a través del freno de la actividad industrial.

“Esto recae en menos exportaciones en la bolsa. De eso no se escapa nadie. Qué más poder que el de Estados Unidos que tiene todas las reservas del mundo, pero no le funcionan”, explica Sarmiento, quien cree que el dato del PIB nacional para el tercer trimestre de este año va a sentir el ‘coletazo’ de la crisis. “Acá nadie está blindado. La economía colombiana es muy vulnerable por la balanza de pagos”, concluye.

A su vez, el exdirector del Banco Central del Perú y docente de la Universidad Javeriana, César Ferrari, considera que “es una ilusión pensar que una crisis no nos va a afectar”, debido a la estructura económica nacional. “Al país le afecta directamente la caída del precio de las materias primas. Frente a esto, el Emisor no puede hacer nada”, asevera.

“En el peor escenario, en el que la economía estadounidense se desacelere y el mundo esté ad portas de una crisis financiera como la de 2008, el Gobierno colombiano debería estimular fiscalmente al país por medio del aumento del gasto para invertir más recursos en infraestructura y así generar empleos”, concluye Daniel Velandia, director de investigaciones económicas de la comisionista de bolsa Correval.

Un escenario que podría no estar tan lejano después de que Standard & Poor’s rebajara anoche su calificación de AAA a A+ con “perspectiva negativa” para la deuda de EE.UU. Tras conocer la noticia, funcionarios de ese país criticaron la decisión por tener “fallas profundas y fundamentales”.

Temas relacionados

Deuda de Estados Unidos
Comparte: