21 Feb 2017 - 11:31 p. m.

Anas al Basha, el payaso que decidió enfrentar la guerra en Alepo

El sirio decidió quedarse en su país para combatir las balas con sonrisas. En noviembre murió en medio de un bombardeo.

Redacción Actualidad.

Mientras muchos decidieron dejar todo atrás para iniciar una nueva vida lejos de los bombardeos y las ruinas que deja la guerra en Siria, Anas al Basha optó por quedarse. No lo hizo en un acto de rebeldía contra sus padres quienes salieron de la ciudad antes de que comenzara a escasear la comida, ni porque quisiera hacer parte del conflicto sino porque como pocos se preocupó por devolver sonrisas a quienes no podían escapar.

“Él vivía para hacer reír a los niños y dar felicidad en el lugar más oscuro y más peligroso”, recordó en su cuenta de Facebok Mahmoud al Masha, el hermano del joven de 24 años que salía a las calles de la ciudad siria de Alepo con una peluca naranja para luchar contra los estruendos de las bombas y el dolor de la guerra, con sonrisas.

Su labor ha sido comparada con la de Patch Adams. Era el director de la fundación Space of Hope (Espacio de esperanza), que ayuda a 12 escuelas y 4 centros de apoyo psicosocial de Alepo. Al Basha hacía las veces de payaso y profesor, porque más que llevar regalos buscaba dar una voz de esperanza por un futuro mejor.

Según recordó su hermano Mahmoud al Basha, antes de que iniciaran los bombardeos en la ciudad Anas estudiaba historia en la Universidad de Alepo, pero ante la constante muerte de varios de sus compañeros decidió salir vestido de payaso para animar a niños que habían perdido a algunos de sus padres o habían sido afectados por los ataques.

A pesar que sus padres lo persuadieron en constantes ocasiones para que abandonara la ciudad, murió en un ataque aéreo que se registró en el barrio Mashhad de Alepo, el 29 de noviembre de 2016. El ataque fue realizado por las fuerzas armadas sirias, con el apoyo de Rusia.

Dos meses antes se había casado y aunque su lucha sigue en manos de su fundación ya no hay payaso que anime Alepo. 

Comparte: