4 May 2010 - 10:31 p. m.

Arquitectura de exportación

Los dos premios que acaba de obtener Giancarlo Mazzanti lo convierten en uno de los arquitectos más prestigiosos del mundo.

Mariana Suárez Rueda

La oficina de Giancarlo Mazzanti sorprende por la cantidad de arquitectos jóvenes que trabajan a su lado. El entusiasmo y la creatividad se perciben en el aire tan pronto se abre la puerta. Al fondo de este lugar, repleto de computadores, lápices, mesas de diseño, papeles y maquetas colgadas en las paredes, está el escritorio de este colombiano de ascendencia italiana-francesa, que se divide del resto del recinto gracias a una enorme puerta de cristal.

A la espalda de su silla cuelgan casi una decena de diplomas, certificaciones y condecoraciones que ha recibido por su labor. Mazzanti se ha convertido en uno de los arquitectos más reconocidos de nuestro país. La semana pasada recibió el premio de la VII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo y el jueves el gobierno francés lo condecorará en París con el de Arquitectura Sostenible.

“Son reconocimientos que me llenan de orgullo y demuestran que Colombia se ha convertido en un referente mundial de la arquitectura”. Mazzanti también confiesa que los fines de semana, generalmente, es cuando aflora su creatividad y se le ocurren las mejores ideas. El resto de días son atafagantes por cuenta de los proyectos que lidera y de los constantes viajes que realiza al exterior para dictar conferencias.

Orgulloso, cuenta que el Jardín Infantil El Porvenir —una construcción ubicada en la localidad de Bosa, en Bogotá, por la que recibió el premio de la Bienal— es un espacio que incentiva el aprendizaje de los niños y que le da un aire distinto a una zona deprimida de la capital.

Su forma de nido permite que los pequeños vean la ciudad que los rodea, y las huellas de animales que recorren los salones y corredores son una genial fuente de motivación hacia el estudio. Además, explica, su costo no fue  alto: cerca de $1 millón por metro cuadrado.

La satisfacción que le produce a Mazzanti el poder mejorar la forma de habitar de las personas en las ciudades es lo que lo impulsa a trabajar con iniciativas de carácter público. El Parque Tercer Milenio, la Biblioteca España y los coliseos de los juegos Suramericanos en Medellín, junto con varios colegios y jardines de Bogotá, Cartagena, Barranquilla y Santa Marta son algunas de sus principales y más reconocidas obras.

Su próximo proyecto en la ‘Ciudad Amurallada’ prefiere mantenerlo en reserva por ahora, pero asegura se trata de algo sorprendente. Entre tanto, advierte que los colombianos deben concientizarse de la importancia que están cobrando las obras de los arquitectos nacionales en el mundo. “Aquí vienen constantemente estudiantes de las mejores universidades a observar el trabajo que se está haciendo”.

Y sentencia que el futuro de la arquitectura no sólo está en hacerla sostenible, sino en que las nuevas generaciones de profesionales sean arriesgados en sus propuestas.

Temas relacionados

Arquitectura
Comparte: