4 Mar 2009 - 9:58 p. m.

Barbie: cincuenta años y no envejece

La muñeca festejará su cumpleaños con bombos y platillos e iniciará una gira mundial.

Mariana Suárez Rueda

En 1959 los asistentes a la Feria de Juguetes de Nueva York se sorprendieron al conocer la nueva creación de la compañía Mattel. Se trataba de una muñeca alta, de piernas largas, cintura de avispa y busto grande, con un rostro hermoso, de facciones muy finas, el pelo recogido y vestida con un espléndido traje de baño blanco con rayas negras. A diferencia de las muñecas tradicionales, ésta podía doblar sus piernas y brazos, como si tuviera articulaciones, como si fuera de verdad.

La noticia se difundió rápidamente alrededor del mundo. Todas las niñas querían tener una Barbie, pero al comienzo sólo se conseguía en Estados Unidos y por un precio bastante alto. Era una muñeca muy exclusiva. Así lo recuerda Lina Moreno de Uribe, primera dama de los colombianos, quien confiesa que por cuestiones económicas no pudo tener una Barbie, pero que no era algo que la afectara mucho, pues prefería divertirse subiéndose a los árboles.

Lo cierto es que los esposos Elliot y Ruth Handler, fundadores de Mattel, decidieron que Barbie debía viajar al mayor número de países posible para satisfacer el deseo de sus admiradores. Y así fue. En más de 150 naciones se podía conseguir un ejemplar de esta popular muñeca, que con el paso del tiempo comenzó a transformarse de manera muy sutil en su aspecto físico y en su forma de vestir.

En gran parte esto sucedió como respuesta a las críticas de organizaciones feministas, que atribuían a la muñeca los desórdenes alimenticios que padecían varias niñas supuestamente por querer lucir tan perfectas como Barbie. Algunos psicólogos y psiquiatras incluso llegaron a hablar del ‘complejo Barbie’, que consistía en una serie de trastornos  desarrollados por niñas que también querían ser altas, delgadas y rubias. Por eso los muslos y la diminuta cintura de esta muñeca poco a poco tuvieron que crecer.

Lo mismo sucedió con su guardarropa. Médica, ejecutiva, madre, jardinera, princesa, novia, profesora, azafata, hippie y hasta actriz de Hollywood integraron la lista de las más de 108 profesiones que ejerció Barbie y con lo cual, según Ruth Handler, Mattel buscaba enseñarles a las niñas las infinitas posibilidades que tenían de ser lo que quisieran en el futuro y desempeñarse en la profesión que les gustara.

Barbie tuvo más de 1.000 millones de vestidos y accesorios, que complementaban su look de acuerdo con la ocasión y el oficio que estuviera ejerciendo. Desde su glamoroso estilo como Grace Kelly —la reconocida actriz estadounidense de los 60—, hasta el atuendo militar que lució en 1989 cuando se enroló en el ejército. Este último traje tuvo que ser aprobado por el Pentágono antes de que la muñeca saliera a las tiendas.

La Barbie moderna


Durante muchos años la popularidad de la Barbie en el mercado de los juguetes fue imbatible. En su club de fans se registraron más de 18 millones de personas y en 1997 fue nombrada embajadora de la Unicef. Desde entonces, empezó a colaborar en campañas de prevención de cáncer y de hepatitis B.

Sin embargo, en los últimos ocho años sus ventas se han visto afectadas por las Bratz, unas muñecas que fabrica MGA Entertainment y que aunque lucen desproporcionadas (tienen la cabeza más grande que el cuerpo), se han convertido en el juguete favorito de las adolescentes.

Melisa López, una joven que colecciona Barbies desde que era pequeña y que llegó a tener casi 300 de estas muñecas, cuenta que con el tiempo empezó a notar cómo la fisionomía de la Barbie cambiaba y se parecía cada vez más a la de su competencia. Sin embargo, el amor que ha despertado esta muñeca de cabello largo, nariz respingada y ojos claros ha permanecido por tantas generaciones que Melisa cree que será muy difícil que desaparezca algún día.

Lo cierto es que a pesar de las críticas que ha tenido que soportar Barbie durante medio siglo, del fortalecimiento de sus competidores y hasta de la baja en las ventas por cuenta de la crisis económica, este año se dedicará a viajar alrededor del mundo para celebrar su cumpleaños y promocionar una nueva imagen moderna y fresca que buscará conquistar admiradores durante otros 50 años.

La mujer que creó la Barbie

Ruth Handler nació en Denver, Colorado, el 4 de noviembre de 1916. Sus padres eran inmigrantes judíos provenientes de Polonia y ella era la menor de diez hermanos.

En 1938 se casó con un joven apuesto llamado Elliot, con quien años más tarde fundarían Mattel.

En uno de sus viajes a Europa, Ruth le compró de regalo a su hija Bárbara una muñeca llamada Lili, la pequeña comenzó a diseñarle vestidos y fue ahí cuando Ruth tuvo la idea de reformarla y crear Barbie. Cuando la presentó en la Feria de Juguetes de Nueva York, el 9 de marzo de 1959, se dio cuenta de que su invento tendría un éxito arrollador.

En 2002 Ruth falleció y Mattel quedó a cargo de su hija y de su esposo.


Las famosas y sus Barbies

María Consuelo Araújo

Ex Canciller de la República

“Las Barbies fueron una parte especial de mi infancia. Lo realmente fascinante de estas compañeras de juego era que se convertían en lo que uno quisiera: desde tu mamá hasta los personajes increíbles de los cuentos de hadas”.

Myriam de Lourdes

Actriz

“Tenía nueve años cuando tuve mi primera Barbie. Mi papá era oficial de la Armada y me la trajo en uno de sus viajes. Mi mamá no me dejaba jugar con ella, decía que era muy fina, que mejor la dejara quieta para no dañarla”.

Lina Moreno de Uribe

Primera Dama de la Nación

“No me gustaba jugar con muñecas, prefería subirme a los árboles. Además la Barbie era una muñeca muy costosa y nunca pude tener una. Recuerdo que una amiga me invitó a jugar con la suya, pero yo le arranqué la cabeza”.

María Luisa Calle

Deportista

“A mí me gustaba más jugar con carros y motos que con muñecas. Pero jugaba a las Barbies cuando estaba acompañada de mis amigos. Me encantaba montarlas en la moto o en el carro que yo les tenía y jugar a que se iban a pasear”.

Temas relacionados

Barbie
Comparte: