1 Aug 2008 - 2:04 a. m.

Canecas con cianuro prendieron las alarmas

Ferry chocó contra un banco de arena entre los municipios de Río Viejo y Regidor, sur de Bolívar. Una de las canecas se extravió y otra salió perforada, aunque su contenido no se esparció.

Marcela Osorio Granados

En aguas caudalosas del río Magdalena y con cero visibilidad al sumergirse en ellas, cayeron a la 1:20 de la madrugada del sábado 96 tanques con cianuro granulado, después de que un ferry que transportaba siete camiones, entre ellos uno con el  tóxico, chocara contra un banco de arena en el sector de Bodega Central, ubicado entre los municipios de Río Viejo y Regidor, en el sur del departamento de Bolívar.

La emergencia prendió las alarmas este fin de semana en 14 municipios del norte del país, que hasta el cierre de esta edición permanecían en alerta roja, aunque —según las autoridades— era remota la posibilidad de que el químico entrara en contacto con el agua.

Desde la tarde del sábado, un grupo de buzos de la Armada trabaja en la zona para poder recuperar las canecas que se encuentran en el fondo del río.

El presidente Álvaro Uribe, quien visitó el lugar del incidente el domingo en horas de la tarde, aseguró que “el procedimiento se está haciendo con todo el cuidado del caso, debemos confiar en el trabajo de la Armada”.

Y aunque el operativo de recuperación de los tanques avanzaba bien hasta promediar la tarde del domingo, cuando una caneca con cianuro logró ‘escapar’ de las manos de uno  de los  buzos de la Armada Nacional que a lo largo de 12 horas trabajaron intensamente.

El vicealmirante Cely aseguró que no se puede establecer en qué área se puede encontrar el recipiente, debido a las corrientes del río. Las autoridades pidieron a la comunidad alertar a los organismo pertinentes en caso de encontrarlo , y no abrirlo ni tener ningún tipo de contacto con él.

Por su parte, en rueda de prensa desde Bodega Central, el mandatario anunció anoche que las labores habían sido suspendidas y que se reanudarían hoy a las cinco de la mañana. “De las canecas rescatadas, una se perdió, se desprendió de las manos del buzo, y otra caneca salió perforada. Las otras canecas están en buen estado, sin problemas”.

El Presidente afirmó que ya se tomó la muestra del agua del río para saber si la caneca perforada había producido algún daño y que los resultados no arrojaron ningún tipo de contaminación.

El  jefe de operaciones navales, vicealmirante Édgar Cely, aseguró que los buzos trabajan para poder recuperar las canecas en el menor tiempo posible y que no existe un límite de tiempo en términos de la extensión de la operación, porque hasta el momento no se ha encontrado ningún tipo de contaminación. Al cierre de esta edición se habían recuperado 62 canecas.

El oficial agregó que  el ferry, que había salido el viernes en la noche de Gamarra, en el Cesar, hacia Cerro Burgo, en Bolívar, transportaba una tractomula, seis camiones, un furgón, un jeep y una motocicleta. Por fortuna no resultaron personas heridas. Tras el incidente, las autoridades expidieron una declaratoria de emergencia para los municipios ribereños de Cesar, Bolívar, Magdalena y Atlántico.

Luz Amanda Pulido, directora de la Oficina de Atención y Desastres, precisó que las 96 canecas de cianuro pertenecen a un particular que se dedica a la minería. La funcionaria explicó que los pobladores en los departamentos de Bolívar, Magdalena y Cesar debían abstenerse de consumir agua potable mientras no se tomaran muestras del líquido del río Magdalena para determinar lo que hasta ayer era una remota posibilidad de contaminación.

Pese a que se mantiene la alarma en la zona, antes de conocerse el extravío de uno de los tanques, la funcionaria envió un mensaje de tranquilidad en el sentido de que se preveía la inexistencia de riesgos.


Los buzos que adelantan la operación tomaron las precauciones necesarias para evitar cualquier incidente. Al sumergirse en el río para extraer los recipientes que contienen el cianuro, colocan unas sogas alrededor del contenedor y lo suben a la superficie. De allí la caneca es colocada en una malla y arrastrada hasta la orilla. Con este procedimiento se busca que no sufra ningún daño y que los buzos tengan el menor contacto posible con el material.

Por su parte, el ministro de Protección Social, Diego Palacio, afirmó que se han tomado una serie de muestras de las aguas del río que indican que no existe riesgo. “Hasta el momento hemos tomado dos tipos de muestras. Tomaremos otra para que sea procesada en el Instituto Nacional de Salud. Sin embargo, la información que nos han arrojado es de tranquilidad”.

Usos y riesgos

El cianuro es una sustancia química potencialmente letal. En el sector industrial, el cianuro se utiliza para producir papel, textiles y plásticos. En Colombia, una de sus principales aplicaciones está en el sector de la minería, en la que se utiliza para la limpieza de metales y la recuperación del oro del resto de material removido.

Según Gerardo Navas, coordinador del grupo de salud ambiental del Instituto Nacional de Salud, los efectos del envenenamiento por cianuro dependen de la cantidad a la que ha sido expuesta la persona, la forma de exposición y la duración de la misma. Una corta exposición y en pequeñas cantidades produce síntomas como irritación de los ojos, piel o el tracto respiratorio, respiración rápida, mareo, debilidad, dolor de cabeza o náusea.

Una mayor exposición puede producir convulsiones, pérdida de conocimiento y la muerte. “Es uno de los productos más letales que conocemos”, aseguró el experto.

El coordinador regional de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres, Germán Jiménez, comentó que los efectos sobre el medio ambiente y la salud de las personas dependen de la cantidad de cianuro que se derrame. “Por suerte el río Magdalena lleva un volumen bastante grande de agua y si hubiera una dispersión de la sustancia, sería menos perjudicial”.

Se tomaron muestras

Francisco Sánchez*

Se trata de un vertimiento accidental. El cianuro venía en canecas de metal transportadas en un camión carpado. Por ahora todas están dentro del camión. Se les hizo pruebas de pH a las canecas abolladas y resultaron negativas. También se tomaron muestras de agua en los alrededores del hundimiento del camión y todos los resultados son negativos.

El Instituto Nacional de Salud emitió ayer una alerta a los cuatro departamentos en riesgo, pero creemos que esa alarma se puede bajar para que los acueductos operen normalmente. El riesgo de que se rompa una caneca aún sigue latente.

El cianuro es altamente tóxico. Interfiere con la cadena respiratoria de los seres vivos.

Una sola caneca comenzaría a disolverse y mataría los peces a su alrededor, pero el río se encargaría de disiparlo.

El peor escenario sería el derrame de más de 10 canecas. El efecto sería catastrófico. Tendríamos una emergencia por cierre de acueductos y no se podría consumir alimentos del río. Luego tendríamos un problema de contaminación marina.

* toxicólogo del Instituto Nacional de Salud.

Comparte: