5 Jan 2009 - 10:00 p. m.

Científicos descubren el amor verdadero

Estudios realizados en los cerebros de varias decenas de parejas comprobaron que después de más de 30 años de relación es posible mantener el deseo sexual, la pasión y el amor hacia el otro.

Redacción Vivir

La creencia popular dice que el amor no dura para siempre, que el paso del tiempo va matando la pasión, el deseo sexual y hasta el cariño, y que la mayoría de parejas debe resignarse a pasar su vejez con una persona con la que sean capaces de convivir cuando se haya acabado el amor. Algunas mujeres, incluso, encuentran en esta tesis la explicación a la infidelidad y no falta quien asegure que ésta es una de las causas del aumento en el número de divorcios, que en países como España se ha incrementado el 10%, es decir, más de 160 mil rupturas de matrimonios al año.

Juguetes sexuales, atractivos diseños de lencería, viajes a lugares románticos para una segunda luna de miel y terapias de pareja se han convertido en el arma que utilizan muchas parejas para mantener vivo el amor. Sin embargo, un grupo de científicos de la Universidad Stony Brook de Nueva York (E.U.) descubrió que el amor verdadero existe y que es posible que una relación perdure con la misma intensidad durante toda la vida. Así lo revelaron estos investigadores en un artículo publicado en la revista Time, en donde explican en qué consistió el estudio.

Lo primero que hicieron fue escoger varias decenas de parejas que hayan estado juntas durante 20 años o más y un grupo que solamente haya convivido un par de meses. Luego midieron, a través de escáneres cerebrales, las zonas de placer que se activaban en el cerebro  y evaluaron cómo se desenvuelven en el campo de la sexualidad.


Los resultados fueron sorprendentes. Una de cada diez parejas que sostiene una relación desde hace más de dos décadas tiene la misma reacción química y los mismos niveles de deseo y excitación que quienes disfrutan del idilio de los primeros días de noviazgo y todavía sienten una emoción similar a la que les producen las montañas rusas.

Los científicos llamaron a este tipo de parejas “los cisnes”, pues lograron establecer que presentan mapas de amor similares a los de estos animales, que tienen una sola pareja durante toda su vida. Y aseguraron que con estos hallazgos se pone fin a la creencia de que el amor tiende a acabarse después de determinado tiempo de compartir con el otro: entre los 12 y 15 meses, los tres años o los temidos siete años.

Octavio Giraldo, fundador de la Revista Latinoamericana de Sexología, asegura que lo más importante para llevar una relación sana es mantener la capacidad y el deseo sexual y no abandonar el ejercicio de la sexualidad. “Eso sólo se logra practicándola y usándola lo más que se pueda”.

Finalmente, Arthur Aron, psicólogo de la Universidad Stony Brook, es enfático al afirmar que “científicamente comprobamos que es posible seguir enamorado 21 años después de haberse conocido. Así lo dicen las pruebas en el cerebro. Unos resultados nada fáciles de contradecir”.

Temas relacionados

Amor
Comparte: