20 Nov 2009 - 3:03 a. m.

“Citología es como tirar una moneda al aire”

Para la científica colombiana Nubia Muñoz y un grupo de expertos, es hora de que el país tome la decisión de reemplazar el examen por otro más preciso, el test VPH.

Pablo Correa

Luego de recibir el Premio Gardner, el galardón más importante que se entrega a un científico en Canadá, la investigadora Nubia Muñoz aprovechó su paso por Colombia para llamar la atención sobre un delicado y complejo tema de salud pública. Ella, como muchos otros científicos mundiales, considera que es hora de tomar decisiones y contemplar el uso de una prueba conocida como el test VPH, que resulta más efectiva y confiable que la tradicional citología.

Para la doctora Muñoz, mundialmente reconocida por descubrir que el virus del papiloma humano es el responsable del cáncer de cuello uterino y nominada al Premio Nobel de Medicina en 2007, “la citología es como tirar una moneda al aire. Aquí en Colombia el problema es que con la citología se detecta apenas un 50% de las mujeres que tienen lesión precancerosa y, peor aún, la gran mayoría no regresa para el tratamiento”.

De hecho, hace apenas unos meses las directivas del Instituto Nacional de Salud reconocieron que el 70% de los laboratorios que ofrecen la prueba de citología en el país no cuentan con un control de calidad y al menos el 10% de las citologías se realizan mal. Se trata de un asunto de máxima importancia, pues significa que un gran número de mujeres regresan a sus casas pensando que están sanas, mientras el cáncer sigue avanzando. Cada año en el país fallecen 3.300 mujeres por cáncer de cuello uterino, una enfermedad que con eficaces y oportunas medidas puede prevenirse y tratarse. Eso sin considerar que ya existe una vacuna contra el virus altamente efectiva, pero que por su alto costo no ha podido incluirse en los programas de vacunación.

Lo que en concreto propone la doctora Nubia Muñoz, y ya lo están haciendo países europeos, Estados Unidos, algunas provincias de Canadá y México, es reemplazar la citología (en la que se observan a través del microscopio cambios en la forma de las células) por el test VPH (una prueba que identifica fragmentos de ADN de 13 genotipos cancerígenos del virus en las células de la muestra vaginal). El test VPH tiene la ventaja de identificar más casos positivos que la citología (un 98%, frente al 50%). Además, cuando el resultado es negativo, las mujeres sólo tienen que repetirlo cinco años después y no como sucede con las citologías, que se recomienda realizarlas cada año.

“Todas las organizaciones de ginecólogos dicen que la evidencia es muy clara a favor del test VPH. Todos los estudio de costo/beneficio indican que es superior”, dice Muñoz.

La investigadora Gloria Inés Sánchez, coordinadora del Grupo de Infección y Cáncer de la Universidad de Antioquia y quien adelanta un estudio financiado por Colciencias y la Secretaría de Salud con 3.000 mujeres en Medellín para comparar las dos pruebas, comparte las opiniones de la doctora Muñoz. “La evidencia científica muestra que la prueba VPH es superior a la citología para la detección de cáncer. No hay mejor herramienta. Eso lo tenemos claro todos los científicos”, explica Sánchez, y añade: “Este es el momento perfecto para tomar la decisión, porque ya no hay disculpas por el precio”.

Hasta hace unos meses, pocos gobiernos se atrevían a tomar una decisión como esta, porque el precio del test de VPH estaba por las nubes. Mientras una prueba de citología cuesta alrededor de 15.000 pesos colombianos, el test rondaba los 140.000 pesos. Aún hoy ese es el precio a nivel comercial. Pero la doctora Sánchez considera que el escenario ha cambiado: “Creemos que el precio ya no es una excusa. Las compañías están dispuestas a negociar hasta por cinco dólares la prueba, dependiendo del volumen que se compre. México ya la está aplicando a millones de mujeres”.

Carlos Pérez, ginecólogo colombiano y vicepresidente de la Federación Latinoamericana de Patología Cervical, opina que “una vez las pruebas bajen de precio, no tendría discusión lo que dice la doctora Muñoz”. Advierte que “mientras no haya una directriz del Gobierno, de hacer acercamiento con las compañías, es imposible realizar el examen de forma privada”.

Posición del gobierno

Esta semana, la Escuela de Medicina de la Universidad del Rosario, aprovechando la visita de la doctora Muñoz, organizó un panel de expertos para discutir las nuevas perspectivas de prevención del cáncer. Para la doctora, resultó un poco frustrante, así como para sus colegas de Canadá, que los invitados del Ministerio de Protección Social no asistieran al debate.

El doctor Carlos Rada, director del Instituto Nacional de Cancerología, habló sobre el tema. “Sabemos que se deben tomar decisiones. El país va para allá”, apuntó Rada, pero señaló que más que la discusión sobre las pruebas de diagnóstico, el tema a discutir son los programas de prevención y atención de cáncer de manera integral, en los que existen problemas de cobertura, seguimiento y tratamiento.

En su opinión, en el tema de las citologías se debe ir con calma. Explicó que el Instituto de Cancerología y las secretarías de Salud de Cundinamarca y Boyacá trabajan en un “área demostrativa” en la que se pretende poner a prueba con 20.000 mujeres el test VPH. “En el mundo no se introducen las cosas mágicamente. Hay un proceso lógico y técnico. No se puede cambiar un proceso de la noche a la mañana. La recomendación es hacer áreas demostrativas. Corregir los errores, hacer ajustes y luego dar los pasos siguientes”.

Hay que señalar que el propio Instituto Nacional de Cancerología le recomendó al Gobierno en 2007 considerar la introducción de la prueba en el sistema de salud. La advertencia final de todos los expertos consultados por El Espectador es que mientras la citología sea la única prueba disponible en el país, las mujeres deben continuar acudiendo a ella para prevenir el cáncer de cuello uterino.

Comparte: