27 Mar 2009 - 3:52 a. m.

Colombia, ‘ad portas’ de la recesión

En 2008, la economía creció 2,5%, frente al 7,5% que había registrado en 2007.

El Espectador

Ante los pobres resultados del último trimestre del año pasado, cuando el Producto Interno Bruto decreció 0,7%, el Gobierno anunció que la meta de crecimiento para 2009 fue revisada a la baja y pasó de 3% a un rango entre 0,5 y 1,5%.Redacción Negocios

Si a alguien le quedaban dudas de que la crisis financiera mundial aún no le había pegado de frente a Colombia, las cifras reveladas este jueves por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) mataron las esperanzas de los más optimistas y dejaron en entredicho el supuesto blindaje contra la debacle económica internacional.

La entidad informó que el Producto Interno Bruto (PIB) nacional creció en 2008, 2,5%, un pobre desempeño si se tiene en cuenta que en 2007 había llegado hasta el 7,5%.

El panorama es aún más desalentador si se tiene en cuenta que en el último trimestre de 2008 (octubre-diciembre), la economía se contrajo 0,7% y el país estaría muy cerca de entrar técnicamente en una recesión, pues para ello sólo se necesita crecer dos períodos consecutivos de manera negativa.

Los resultados de los primeros meses de este año muestran una caída de 10% sólo en la industria manufacturera y la llegada del desempleo a casi 15%; de seguir la tendencia, el PIB en este primer trimestre de 2009 también tendría un comportamiento deficiente.

“No hay elementos de juicio para decir aún si el país va en camino de recesión; es muy temprano para hablar de los resultados del primer trimestre de 2009, pero lo importante es que el Gobierno está trabajando para afrontar de mejor manera la crisis”, explicó el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga.

No obstante a la estrategia de combate del Gobierno tendrá algunos cambios ante la sorpresa que en el interior del Ejecutivo causaron algunas de las cifras reveladas por el DANE, como el desplome de las obras civiles en el último trimestre del año pasado (-12,6%), cuando el protagonista de ese rescate económico nacional es un paquete por $55 billones destinado a obras de infraestructura.

“Esta caída en obras civiles se debe principalmente a que los entes territoriales no han hecho el gasto que estaba proyectado en ese rubro y hoy hay casi $4 billones destinados a la ejecución de esos proyectos. Aquí el problema no es de financiamiento, porque la plata está; el problema es de ejecución y por eso con el Ministerio de Hacienda vamos a hacer una labor de coordinación para que esos recursos se ejecuten de la manera más pronta y eficaz”, aseguró la directora del Departamento Nacional de Planeación, Carolina Rentería.

Uno de los datos más debastadores del PIB de 2008 fue el dato de crecimiento de la industria manufacturera: entre enero-diciembre del año pasado su crecimiento fue de -2% y en el último trimestre, de -8%.


“A mí me ha sorprendido porque la desaceleración fue muchísimo mayor de lo que estábamos pensando tanto en el sector privado como, me imagino, en el Gobierno y en el Banco de la República. Es una lástima que el país no haya podido llegar a la crisis internacional con crecimientos mayores por cuenta de no haber soltado en la política monetaria”, explica el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), Luis Carlos Villegas.

El sector agropecuario tampoco salió bien librado de la desaceleración nacional y el año pasado apenas tuvo un ascenso de 2,7% y en los últimos tres meses de 2008, de -0,6%, jalonado principalmente por la caída de 19% en la producción cafetera, como consecuencia de la ola invernal.

Para el economista Eduardo Sarmiento, “la causa de la caída del PIB son los desaciertos de la revaluación, de subir las tasas de interés, cuando el empleo iba en caída libre y que el Gobierno no le dio la importancia a la crisis mundial. Para salir de esta situación no hay una fórmula mágica, pero lo que hay que hacer es cambiar el modelo económico. La única fórmula es que se le dé prioridad al mercado interno. Se requiere un déficit del 3 y 4% del PIB, orientado a los sectores que generan mayor empleo como la infraestructura y el apoyo a la pequeña y mediana industrias”.

Precisamente sobre el déficit fiscal, el Gobierno anunció que su nueva meta en ese sentido será de 3,7 y no de 3,2%, ante la inminente caída del recaudo tributario que se dará en los próximos meses.

Pero la noticia más desalentadotra de la economía doméstica la dio el Ministro de Hacienda, al anunciar que el Gobierno nuevamente modificó la meta de crecimiento para este año y la dejó entre un rango de 0,5 y 1,5%, frente al 3% que ya había anunciado.

“Una tasa de crecimiento del 2,5% después de 7,5% es muy grave, pero no debería llamarla sorpresa. La política monetaria que se viene siguiendo desde hace un par de años generó esta desaceleración tan notable, porque al producir unas elevadas tasas de interés y una revaluación cambiaria tan notoria, es obvio que las empresas perdieron competitividad de forma notable. La crisis mundial todavía no se refleja en esas cifras, los efectos se van a ver reflejados en las cifras de 2009, y por los datos de partida es muy probable que en 2009 se dé una recesión en la economía colombiana. Se necesitan políticas de estímulo monetario y fiscal, así como políticas de regulación. Cada estímulo no proyecta una carretera para que se haga en dos o tres años, sino para que se realicen de inmediato para que el gasto fiscal pueda generar un mayor ingreso interno que sustituya la caída de los ingresos externos”, asegura el analista César Ferrari.

El Gobierno dejó claro que entre sus estrategias para superar la crisis no está ni una reforma tributaria ni una reducción en los precios de la gasolina, lo que no descartó fue una nueva revisión a la meta de crecimiento.

Comparte: