6 Dec 2010 - 3:03 a. m.

Colombia, colapsada

Más de un millón y medio de damnificados por las lluvias. Derrumbes bloquean importantes vías, como la de Las Palmas, en Medellín.

Maryluz Avendaño

Mientras que el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, anunció una partida presupuestal de $300 mil millones para atender a los miles de afectados por los estragos del fenómeno de La Niña, en zonas como La Dorada y Anserma (Caldas) las fuertes lluvias obligaron a los organismos de emergencia a declarar la alerta roja para extremar los planes de emergencia ante el inminente desbordamiento del río Magdalena, el mismo que dejó ayer por los menos cinco mil familias damnificadas al salirse de su cauce en los municipios de Barrancabermeja y Puerto Wilches (Santander).

A estas emergencias se suman los derrumbes y deslizamientos de tierra que bloquean varias vías del país y tienen incomunicadas algunas regiones (ver mapa).

Una de las situaciones más críticas se presenta en la vía Las Palmas, que comunica a Medellín con el aeropuerto internacional José María Córdova, en la que esta semana un deslizamiento en el kilómetro 7 se llevó por completo la calzada. Aunque los organismos de socorro e ingenieros tanto de la Gobernación como de la Alcaldía, han removido hasta el momento cerca de 9 mil metros cúbicos de tierra, los arreglos tardarían por lo menos un año.

“Estamos haciendo obras de mitigación de riesgo. Sólo cuatro familias fueron evacuadas de manera preventiva y estamos a la espera del resultado de los estudios para saber de qué manera habrá que intervenir la zona para reparar la vía”, señaló Camilo Zapata Willsel, director del Sistema Municipal de Prevención y Atención de Desastres (Simpad).

Según Óscar Mesa, ingeniero y experto en cambio climático, los taludes que se hicieron para la construcción de la vía son inestables y se van a seguir moviendo. Se requiere mucho dinero para estabilizar los terrenos y mitigar los riesgos. Asegura además que “la deforestación, sumada a que debido al calentamiento global las lluvias son mayores y más intensas, agrava la situación”.

Lo único claro hasta el momento es que la vía permanecerá cerrada por lo menos un año, según anunció el gobernador Luis Alfredo Ramos: “Tenemos que hacer diseños, estudios y una inversión muy alta”. Entretanto el alcalde de Medellín, Alonso Salazar, dio un parte de tranquilidad a las familias y señaló que “estamos pendientes de informarles si hay riesgo, para que puedan evacuar”.

Drama en Prado, Tolima

Los estragos del invierno afectaron este fin de semana a los habitantes y propietarios de los predios cercanos a la represa de Prado, en Tolima. Más de 70 viviendas de pescadores del lugar, la zona hotelera, cabañas y sitios turísticos como la Isla de Cuba se anegaron por completo, cuando el nivel del caudal se incrementó hasta el tope máximo, por lo que el Comité Regional de Emergencias y Epsa, la empresa generadora de energía, se vieron obligados a abrir las compuertas, que vierten 400 centímetros cúbicos de agua por segundo. Cerca de 50 lancheros también se han visto perjudicados debido a la disminución del turismo en el 95%.

Tras la apertura de las compuertas de la hidroeléctrica de Prado se decretó la alerta roja para 10 municipios ribereños del Magdalena, por los estragos que pudiera causar la entrada de tal cantidad de agua al río. Ocho barrios de Honda, en el norte del Tolima, sufrieron inundaciones y las familias debieron ser evacuadas. Sin embargo, el caudal volvió a bajar su nivel y actualmente se encuentra bajo control.

 

Temas relacionados

InviernovíasColombia
Comparte: