28 Jun 2021 - 8:14 p. m.

¿Cómo sobrellevar los tiempos difíciles?

Los tiempos en que vivimos nos han obligado a comprender que muchas cosas que dábamos por sentadas, ya no lo son más.

El Espectador

El Espectador

La estabilidad en el trabajo, la forma como nos relacionamos con otros, la salud, lo que hacíamos antes para divertirnos, todo eso definitivamente ha cambiado por la fuerza de las circunstancias; y por supuesto nosotros también hemos cambiado.

De hecho, lo más claro, es que no hay nada claro, subsisten incertidumbres y así permaneceremos por un buen tiempo. Algunos lo llaman la nueva normalidad.

En ese contexto, cuando la única herramienta que se tiene es un martillo, todo lo vemos como puntilla, pero cuando no tenemos herramienta, a lo que nos enfrentamos es a un problema.

La incertidumbre no será un problema, si tenemos herramientas adecuadas para caminar en ella.

Cuatro claves para el manejo de crisis

¿Cuál es mi ruta?

Qué quiero para mi vida, hacia dónde voy, cuáles son mis fortalezas, qué debilidades tengo para lograr lo que quiero en mi vida, e incluso cómo se articula mi propósito de vida con el trabajo; son cuestionamientos que se deben resolver como punto de partida para sortear con éxito las crisis y encontrar caminos alternos de solución a los obstáculos que se presentan.

Incluso trazando líneas de tiempo flexibles con sus respectivas metas, para el logro de esos propósitos, que permitan establecer si el camino recorrido es el adecuado o se deben hacer ajustes que faciliten el tránsito, muchas veces sinuoso, hacia los resultados.

El camino

Partir de la consciencia del momento actual dará la posibilidad de identificar las fortalezas que se tienen y convertirlas en la base para aprender de la situación que enfrentamos

Todas nuestras decisiones se ven afectadas por las emociones, de mayor o menor manera. Frente a esta realidad, es clave resaltar que algunas personas comprenden mucho mejor sus propias emociones que otras.

La inteligencia emocional plantea que los principales factores que la constituyen, en los cuales se recomienda trabajar son:

-Autoconciencia emocional: Comprender nuestros propios sentimientos y emociones y cómo nos afectan, reconocer cómo afectan nuestro comportamiento.

-Autocontrol emocional: Reflexionar y controlar nuestros sentimientos o emociones para no dejarse llevar a ciegas por ellos.

-Automotivación: Enfocar las emociones en metas en lugar de obstáculos nos mantiene motivados y fortalece nuestra capacidad para no desistir frente a objetivos de largo plazo.

-Reconocer las emociones de los demás: Las relaciones interpersonales se basan en la interpretación correcta de señales expresadas inconscientemente por otros, que suelen ser no verbales. Este es el primer paso para comprender a la persona que los expresa.

-Relación interpersonal: Una buena relación con los demás es un elemento importante de nuestra salud emocional e incluso de un buen desempeño en muchas situaciones. Esto se consigue sabiendo tratar a las personas que son amables o cercanas a nosotros, así como a las que tienen una forma de ser que nos agrada tanto.

Escucho luego existo

Escuchar con atención, identificar que está sucediendo en el entorno, generar vínculos a través de la capacidad de escucha, establecer los intereses, características y contexto de los interlocutores, para luego desarrollar conversaciones constructivas, con mensajes claros para buscar soluciones en los diferentes ambientes, familiar, laboral, social y académico, entre otros, es fundamental para ser un protagonista del cambio en medio de la incertidumbre, en vez de una víctima aplastada por el miedo y la incoherencia.

¿Y usted cómo responde?

No puede elegir lo que sucede, pero sí cómo se responde.

Ser resiliente no es un talento, se trata de una actitud frente a la vida, más que de algún tipo de fórmula mágica.

Son muchos los eventos que se presentan: amores rotos, dificultades económicas, proyectos fallidos, etc. Situaciones que traen incertidumbre, ansiedad, tristeza e incluso enfado y que ponen a prueba nuestra capacidad de recuperación. Esto puede hacernos perder la motivación y alejarnos de nuestras metas.

Ser una persona resiliente genera ventaja competitiva para destacar en el trabajo y en la vida.

Cuatro elementos para fortalecer para ser más resilientes en el trabajo y la vida son:

-Conozca sus limitaciones: Explore sus habilidades a fondo para que pueda establecer metas desafiantes, pero al mismo tiempo sea realista.

-Celebre sus victorias: Esto es bueno para su autoestima y lo motiva a perseguir más sin darse por vencido antes de que ocurran contratiempos.

-Relaciones resilientes: recuerde que la resiliencia no es innata. Ponerse en contacto con amigos y colegas para obtener comentarios y experiencia de campo, mejorar su capacidad para comprender, conectarse, adaptarse y gestionar los conflictos.

-Aprenda de los errores y los rechazos: aprender de los errores propios y de los demás le ayudará a prevenir problemas futuros y a ser más optimista frente a la adversidad.

Al ser dueño de su destino, tiene la iniciativa, paciencia y perseverancia para lograr sus metas, a pesar de las piedras en el camino.

“Con estas herramientas podrá afrontar lo que venga”.

Con estos hechos comprobados, Making People los invita a realizar el curso, con un 30% de descuento para suscriptores de EL ESPECTADOR, de “Tiempos de incertidumbre”. Lo pueden encontrar en https://makingpeople.com.co/curso/como-caminar-en-la-incertidumbre/

Temas relacionados

Making People
Comparte: