15 Dec 2011 - 10:00 p. m.

Contra los abusos de la ciencia

El título del informe es "Ciencia moral".

Redacción Vivir

Una serie de recomendaciones que realizó la Comisión Presidencial para el Estudio de Asuntos de Bioética y que apuntan, básicamente, a que en la historia de la ciencia no se vuelvan a repetir experimentos inhumanos y macabros, como aquel que entre 1946 y 1948 lideraron científicos estadounidenses en busca de comprobar la eficacia de la penicilina.

Experimentos que consistieron en introducir sífilis, gonorrea y otras bacterias a cerca de dos mil personas en Guatemala; a presos, huérfanos, prostitutas y enfermos mentales que murieron en “nombre de la ciencia”, hecho que apenas fue aclarado totalmente el pasado agosto, cuando la misma Comisión que hoy trabaja en el tratado declaró “culpable” al grupo de científicos. Fue en ese momento en el que el presidente Barack Obama, luego de excusarse formalmente con Guatemala, ordenó una investigación sobre el programa de bioética de EE.UU.

Finalmente, esta semana fue publicado el informe, que contó con la participación de tres médicos de América Latina —Argentina, Brasil y Guatemala— y que recomienda la creación de un seguro para compensar a las personas que sufran daños durante una investigación biomédica, la conformación de un sistema que adjudique responsabilidades en cada etapa de los programas de investigación y el desarrollo de vías de comunicación claras y garantistas para que exista un claro entendimiento por parte de los voluntarios sobre el proceso al que se están sometiendo.

“Nuestra meta es que la sociedad se beneficie de los avances hechos posibles por las investigaciones con seres humanos y a la vez asegurar el respeto a la dignidad de las personas que se prestan como voluntarios en esas investigaciones”, aseguró Amy Gutmann, presidenta de la Comisión.

El documento recomienda además “cambios inmediatos” para garantizar la transparencia en los experimentos en marcha.

Comparte: