28 Jan 2010 - 7:26 a. m.

Denuncian que Ley sobre Aborto en Irlanda viola derechos humanos

Un informe de la organización Human Rights Watch revela que en ese país prohíben a las muejres viajar a otros países para terminar sus embarazos.

Efe - Dublín

El Gobierno irlandés, a través de la ley del aborto, restringe "intencionadamente" el derecho de las mujeres a recibir información en este país y a viajar al extranjero para terminar sus embarazos, denunció la organización Human Rights Watch (HRW).

Según el informe "Un Estado de Aislamiento: Acceso a Abortos para Mujeres en Irlanda", la legislación de este país sobre este asunto es, "en sí misma, una afrenta a los derechos humanos".

"Pero la situación empeora por el hecho de que, incluso aquellas mujeres que pueden abortar legalmente en Irlanda, no lo hacen porque la ley es deliberadamente confusa y amenaza, implícitamente, con acciones judiciales" , explica en el documento Marianne Mollman, directora de derechos de las mujeres de HRW.

El texto indica que, cada año, miles de mujeres irlandesas viajan a otros países europeos para abortar, lo que conlleva una "lucha para superar, sin ayuda del Estado, los obstáculos financieros, logísticos, físicos y emocionales impuestos por una ley restrictiva".

"De acuerdo con la legislación internacional y con los principios generales de decencia humana, las mujeres que necesitan estos servicios deben contar con el apoyo de sus Gobiernos, pero en Irlanda son aisladas, estigmatizadas y olvidadas", insiste Mollmann.

La interrupción del embarazo en este país (la ley irlandesa nunca habla de aborto) es sólo legal bajo circunstancias médicas extremas, como cuando la vida de la madre corre peligro o ésta amenaza con suicidarse.

La ley es tan vaga, denuncia HRW, que muchos doctores se niegan a prestar servicios abortivos legales por miedo a incurrir en algún delito, ya que la legislación castiga tanto a la mujer como al profesional.

En consecuencia, algunos centros no ofrecen siquiera la posibilidad de efectuar exámenes prenatales para detectar graves malformaciones fetales por miedo a que el resultado lleve a la embarazada a contemplar la posibilidad de abortar, señala el informe.

Según Mollmann, el Gobierno irlandés no guarda siquiera un registro con el número de abortos "legales e ilegales" que se practican en su jurisdicción, como tampoco lo hace con el de las mujeres que viajan al extranjero para terminar el embarazo.

Otra forma de "sabotaje" por parte de las autoridades, dice el texto, consiste en acudir a los tribunales para obtener una orden que impida a las embarazadas viajar a otro país.

El Gobierno, insiste Mollmann, también ignora deliberadamente el trabajo de "ciertas agencias sin escrúpulos -algunas financiadas por las autoridades-" que ofrecen información "totalmente equivocada o falsa".

"Las mujeres no deberían tener que tomar una decisión sobre su salud basada en mentiras. La ley permite la existencia de estas agencias no reguladas y, por contra, amenaza a los servicios honestos con multas o algo peor si ayudan a una mujer en apuros a hacer una llamada de teléfono a una clínica extranjera", concluyó Mollmann.

Temas relacionados

IrlandaAbortos ilegales
Comparte: