11 Jan 2014 - 3:00 a. m.

El brillo de Ecopetrol se ha reducido

El valor del título cayó por debajo del precio de emisión de 2011. Ayer cerró en $3.415.

David Mayorga

Más de 160.000 personas celebraron la Navidad de 2011 con un gran regalo entre manos: el documento oficial que los confirmaba como nuevos accionistas de la estatal petrolera Ecopetrol. Con préstamos o pagos de contado, los afortunados que ese año se hicieron a una parte de los 644,1 millones de acciones, comprándolas a $3.700 la unidad (en total, la compañía colocó $2,38 billones en el mercado), se jactaban de ser dueños de una empresa seria, con una fuerte perspectiva de crecimiento y un gobierno corporativo estable.

Pero esa imagen luce muy distante hoy, poco más de dos años después. Aquella inversión, que en su momento los obligó a pagar un monto mínimo de $1,8 millones, se ha convertido en un incómodo activo, pues el título cerró la segunda semana de 2014 a $3.415. La preocupación se afianza al observar su comportamiento en el curso del último año (ver gráfico), en el cual el precio de la acción ha caído más de $2.000. Por consiguiente, el valor de la compañía en el mercado bursátil se ha reducido de $224,4 billones en diciembre de 2012 a los actuales $141,6 billones.

El panorama es aún más negativo al mirar las noticias: la petrolera está envuelta en un escándalo por los sobornos que habría recibido uno de sus empleados de parte de PetroTiger, una firma extranjera que presta servicios al sector, con el fin de obtener nuevos contratos. Aunque sus voceros han reiterado ante la opinión pública su colaboración con las autoridades para la resolución de este caso (tanto con la Fiscalía colombiana como con el FBI), el presidente Juan Manuel Santos exigió celeridad en las decisiones judiciales, toda vez que el caso podría traer demandas para Ecopetrol.

Al mismo tiempo, el Gobierno busca reformar la composición de la junta directiva en la asamblea extraordinaria del próximo 23 de enero, al incluir a los ministros de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y Minas, Amylkar Acosta, además de la directora de Planeación Nacional, Tatiana Orozco, en la toma de decisiones futuras.

En síntesis, quienes en 2011 se hicieron con el paquete mínimo de 500 títulos de la petrolera, han visto una reducción de 7,70% en su inversión, o de $142.450. Pero los analistas advierten que esa primera lectura puede ser engañosa: “A lo largo de este tiempo, los accionistas han recibido un dividendo de $591 por título, el cual tiene que restarse a esa depreciación. En números netos, no han perdido”, explica Daniel Escobar, director de investigaciones económicas de la firma Global Securities.

La reducción en el valor de la acción se debe a una suma de malas noticias: en el primer trimestre del año, cuando la compañía se disponía a pagarles dividendos a sus accionistas, hubo una fuerte compra de títulos para aprovechar la alta rentabilidad de la operación (del orden del 5%, mayor al pago de un DTF), por lo cual el valor de la acción se elevó por encima de $5.700. Ese escenario idílico se borró a partir de mayo, cuando los inversionistas extranjeros vendieron con el objetivo de buscar mayores rendimientos en la Bolsa de Nueva York.

Además, el rendimiento de la compañía terminó por desencantar a buena parte del mercado. “Ecopetrol anunció que crecería su producción en 2,6% durante 2014, lo que implica una desaceleración de 76% frente al crecimiento del período 2009 a 2013 (fue de 11%)”, comenta Johanna Castro, analista de hidrocarburos de la firma Larraín Vial, quien agrega: “Por otra parte, teniendo en cuenta que a septiembre del año pasado la empresa había perforado nueve pozos de los 33 anunciados, y a la luz de la campaña exploratoria propuesta en su plan de inversiones para 2014, la reposición de reservas se estaría encareciendo significativamente, lo que afectaría su eficiencia operacional”.

A pesar del panorama contrario, los analistas no recomiendan una venta inmediata de acciones de la petrolera colombiana. La razón es la percepción del mercado, el cual, a pesar de encontrar un precio por unidad debajo de los $3.700, considera aún que los activos de la empresa y su producción le dan a la acción un valor en libros de $4.447,57. “No se puede garantizar que el precio suba o baje, pero su bajo valor puede atraer a otros inversionistas a comprar más títulos, valorando, de paso, la acción”, dice Escobar.

Comparte: