En vivo
Siga la audiencia de Nicaragua-Colombia en La Haya
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
Minimizar
28 Feb 2009 - 4:00 a. m.

El fantasma de la base de Manta

Las revelaciones del ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, en el sentido de permitir el uso de algunas bases en Colombia por parte de militares estadounidenses, despiertan muchos miedos en la región.

Redacción Internacional

El fantasma de una base militar estadounidense en Colombia volvió a prender las alarmas en el país. Desde que se anunció el cierre de la base militar de Manta en Ecuador —que quedará desmantelada el 12 de noviembre de 2009— , Estados Unidos comenzó a buscar un sitio en América Latina para reubicarla.

Y aunque se mencionaron varias opciones (Panamá, Perú y hasta México), lo más obvio para Washington era trasladar la base a Colombia. Así lo reconoció, el 4 de febrero de este año, el embajador de Estados Unidos en Bogotá, William Brownfield, durante una entrevista radial. El diplomático aprovechó para desmentir los fuertes rumores sobre el traslado de las instalaciones militares al aeropuerto Ernesto Cortizzos de Barranquilla.

El presidente del subcomité para Asuntos Exteriores de la Cámara Baja, el demócrata Elliot Engel, le dijo a El Espectador hace unos meses que Colombia era la elección lógica. “Estados Unidos necesita una base así en la región y tendrá que reemplazarla. Colombia es la elección más natural y lógica para esto”.

Al cierre de una ofensiva diplomática en Washington esta semana, el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, explicó que Colombia albergará algunas funciones de esa base militar como parte de un acuerdo de cooperación militar, confirmando lo que ya se venía diciendo. El Ministro colombiano explicó que Colombia permitirá el aterrizaje de aviones estadounidenses en bases colombianas. “Estamos ampliando la cooperación en todo sentido y parte de eso es el acceso a nuestras bases, y eso es lo que estamos negociando”, dijo Santos.

El titular de la cartera de Defensa precisó que no se trata de algo nuevo, porque las autoridades estadounidenses “ya tienen acceso” con unos permisos especiales a las bases en Colombia. Y reveló que el acuerdo debe estar listo a mediados del próximo mes, más exactamente entre el 12 y el 13 de marzo.

El anuncio prendió las alarmas, pues muchos sectores lo ven como el traslado por partes de la base de Manta a Colombia.

Juan Manuel Galán, senador liberal miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, le dijo a El Espectador que frente a lo que se hace en Manta y lo que se hace hoy en Colombia, no hay grandes cambios. “Por lo tanto, en términos prácticos el


efecto es inocuo”, aseguró. Pero advirtió que el Ministro debe aclararle al Congreso los cambios que se vayan a acordar, para estar seguros de que no se compromete la soberanía y eventualmente debe requerir autorización del Senado (autorización para el tránsito de tropas extranjeras), o concepto previo del Consejo de Estado (sobre estacionamiento y tránsito de aeronaves extranjeras de guerra).

Para Adam Isacson, del Centro de Política Internacional, en Washington, “parece ya un hecho que van a utilizar varios sitios en Colombia, tomando prestadas las pistas y quizás los hangares y metiendo algunos mecánicos y gente de logística. Es muy frecuente la presencia de personal estadounidense en las principales bases militares colombianas, así que esto no presenta grandes cambios”.

Una base polémica

El acuerdo para usar la base de Manta entre Estados Unidos y Ecuador se firmó el 12 de noviembre de 1999, durante el gobierno de Jamil Mahuad. El contrato inicial preveía el uso de este territorio durante diez años y en Washington se daba por descontado que el acuerdo sería renovado. Pero en 2007 llegó a la presidencia Rafael Correa, quien le complicó las cosas a la administración estadounidense. En julio de 2008, Quito le notificó a Washington que tenía que desalojar la base militar antes de noviembre.

Manta es el segundo puerto más grande de Ecuador, con una población de 200.000 habitantes, y se encuentra a sólo 20 minutos en avión de la frontera colombiana. Analistas militares ecuatorianos explicaron que desde el comienzo estas instalaciones generaron ampollas en el país. “Manta se convirtió en el punto de lanza del Plan Colombia que tanto daño le ha hecho a Ecuador”, aseguró el militar retirado Javier Vitteri. Y agregó: “La alianza entre EE.UU. y Colombia para combatir las drogas, luego se amplió para luchar contra la insurgencia y terminaron metiendo a todos los países vecinos en esa guerra. Hoy ya se ven las consecuencias”.

En julio de 2001, el coronel retirado Fausto Cobo, ex director de la Escuela de Guerra del ejército ecuatoriano, le aseguró a la agencia de noticias IPS que “Manta, para el propósito del Plan Colombia, es un portaaviones en tierra de Estados Unidos”.

Pero la polémica mayor llegó durante el operativo contra un campamento de Raúl Reyes en Ecuador hace un año. Según denunciaron militares y autoridades del vecino país, la Base de Manta fue la punta de lanza para la operación. Según el ministro de Defensa ecuatoriano, Wellington Sandoval, la base sí habría sido utilizada para la operación.

El convenio entre Ecuador y Estados Unidos establece que las instalaciones de Manta sólo pueden destinarse al control antinarcóticos. “Señores estadounidenses, cojan sus cosas y váyanse”, les pidió el presidente Correa días después de la operación.

A pesar de las consecuencias que el traslado de las funciones de la base de Manta a Colombia tendría en la región, el acuerdo sigue adelante. El senador Galán advirtió que “el Ministro nuevamente obra de manera imprudente: les da información a los grupos armados ilegales y desestabiliza la región dándole a Venezuela motivos para decir que Colombia


será el trampolín para invadirlos. No hay que olvidar que Chávez dijo que si ponían una base militar de EE.UU. en Colombia, reivindicaría La Guajira. El Ministro no puede seguir en campaña política”.

Según Javier Durán, de la Universidad Metropolitana de Caracas, esto es gasolina para que Hugo Chávez emprenda de nuevo una campaña en contra de Colombia. “El Gobierno colombiano debería analizar bien su lugar en la región y lo que esto desencadenaría”, explicó.

Más aún con todas las preguntas que quedan en el aire y que el Ministro no respondió: Si la misión es cubrir el Pacífico, algunos de estos aviones necesitarán pistas más largas que los que se encuentran en la Costa Pacífica. ¿Es que cada vuelo tendrá que sobrevolar los Andes para vigilar el Pacífico? ¿O van a tener que pagar por mejoramientos de los aeropuertos o bases en Tumaco, Buenaventura etc? ¿Cuál será la misión de esos aviones?

EE.UU. en la región

La presencia militar en América Latina se ha incrementado desde el cierre en 1999 de la Base Howard (Panamá), que utilizaba el ejército de los EE.UU. para las operaciones antidrogas. Washington instaló cuatro puestos militares de operaciones antinarcóticos (FOL, en inglés, hoy redefinidos como Puestos de Seguridad Cooperativa, CSL), entre los cuales se incluye Manta. A esto se suman 17 sitios con instalaciones de radar (principalmente en Colombia y Perú). Cuatro bases militares FOL, situadas en Ecuador, El Salvador, Aruba y Curazao. La base de Tres Esquinas, Colombia. La base Puerto Buchanan en Puerto Rico. Dos bases militares: Guantánamo en Cuba y Toso Cano/Palmerola en Honduras.

La base y el embajador Brownfield

En mayo del año pasado el embajador de Estados Unidos en Colombia, William Brownfield, negó la posibilidad de que la base de Manta fuera trasladada al país. Sin embargo, en los últimos días, su posición ha cambiado. En enero de 2009, Brownfield indicó que se estaban adelantando conversaciones con el Gobierno colombiano.

Días después, el 4 de febrero en declaraciones a la W, el diplomático aseguró que las negociaciones para el traslado de la base de Manta a Colombia iban por buen camino. Para Brownfield, Colombia es idónea para la ubicación de la base. Pero aclaró: “Nosotros no hablamos de base aérea, sino de acceso a algunos lugares y acuerdos que ya existen. La única decisión es dónde y las partes que se podrían transferir”.

Temas relacionados

Estados UnidosBase de Manta
Comparte: