6 Nov 2008 - 4:00 a. m.

El gabinete de Barack Obama

Rahm Emanuel, representante demócrata y ex asesor de Bill Clinton, sería el nuevo jefe de gabinete. El presidente electo confeccionó una lista bipartidista para escoger a los titulares de cada cartera.

Edwin Andrés Martínez/ Nueva York

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos ya son historia. Barack Obama ha sido elegido y luego de celebrar su victoria en Chicago, junto a su familia y miles de simpatizantes, comienza quizá una de las tareas más difíciles para él y su equipo de asesores: escoger el gabinete que lo acompañará a partir del próximo 20 de enero en las decisiones de la Casa Blanca.

Una labor que inició este miércoles, cuando le ofreció a su aliado de campaña Rahm Emmanuel, representante por Illinois, la jefatura de su gabinete. Se espera que el nombramiento se formalice entre el jueves y el viernes.

Los nombres de varias personalidades de la vida política, económica y militar de Estados Unidos también hacen parte de un sonajero bipartidista para las principales carteras, que desde el próximo año enfrentan los retos más grandes que ningún gobierno norteamericano haya tenido en los últimos 80 años. Estos son los más firmes candidatos.

Departamento de Estado

Tres importantes nombres conforman el grupo de candidatos para liderar la política exterior del país: el senador republicano Richard Lugar; Bill Richardson, gobernador de Nuevo México; y el ex candidato presidencial demócrata John Kerry (foto).

Si bien Richardson, de origen mexicano, sería un visto bueno para mejorar las relaciones con América Latina, Kerry sería un hombre conciliador.

Secretaría de Educación

Kathleen Sebelius estuvo a punto de convertirse en la fórmula vicepresidencial de Obama. Ahora es la más firme candidata para hacerse cargo de la cartera de educación.

Hija de John J. Gillian, ex gobernador de Ohio, actualmente rige el destino del estado de Kansas. En las elecciones de 2004 estuvo a punto de acompañar en su aspiración al demócrata John Kerry.

Fue elegida representante, por primera vez, en 1986. Se convirtió en la primera gobernadora demócrata de Kansas en un siglo de historia electoral. Su suegro fue un famoso congresista republicano.

Embajada ante Naciones Unidas

Dos importantes mujeres suenan con bastante fuerza para representar al país ante la ONU. Se trata de Susan Rice y Caroline Kennedy.

Rice es experta en política exterior, se desempeñó en el Consejo Nacional de Seguridad y en la Secretaría de Estado durante la segunda administración de Bill Clinton.

Kennedy es hija de John F. Kennedy, el asesinado y recordado presidente de E.U., y se encargó de escoger la fórmula vicepresidencial de Obama en la actual campaña electoral. Se ha desempeñado en el mundo editorial.


Departamento del Tesoro

Debido a la crisis económica por la que atraviesa Estados Unidos, los asesores del presidente electo estarían considerando la posibilidad de mantener en el cargo, al menos por unos meses, mientras se estabiliza la situación, a Henry Paulson, actual jefe de esa cartera.

Los ex secretarios de la administración de Bill Clinton, Larry Summers y Robert Rubin (foto), también están en el sonajero, al igual que Sheila Bair, presidenta de la Corporación de Seguros de Depósitos Federales, y Paul Volcker, experto en asuntos económicos, quien en el gobierno de Ronald Reagan se desempeñó como presidente de la Reserva Federal.

De todos ellos, Rubin sería el más firme candidato para orientar la economía estadounidense. Actualmente se desempeña como director de Citigroup, uno de los grupos financieros más robustos del país.

Rubin ocupó ese mismo cargo durante los dos períodos presidenciales de Bill Clinton. Fue el primer director del Consejo Nacional Económico, la instancia gubernamental que coordinó el presupuesto de la nación y la política fiscal.

También fue el cerebro que evitó el colapso general de la economía doméstica durante la crisis de mediados de los 90, propiciada por la caída de las bolsas asiáticas.

Fiscal General

Dos experimentados políticos demócratas son los opcionados para ocupar esta importante posición estatal: Tim Kaine (foto) y Janet Napolitano.

El primero es el actual gobernador de Virginia, quien estudió economía y leyes en prestigiosas universidades de su país. Antes de incursionar en la política, hizo parte de una misión católica a Honduras en 1994.

Napolitano, por otra parte, fue considerada el año pasado por la Casa Blanca como una de las mejores políticas del país, y su nombre alcanzó a sonar en las toldas demócratas para competir por la Presidencia de Estados Unidos. Es la primera mujer en ser reelegida para gobernar el estado de Arizona.

El Congreso también es demócrata

Los estadounidenses, que el martes eligieron como presidente del país a Barack Obama, también confirmaron la mayoría del Partido Demócrata en las dos Cámaras del Congreso.

En el Senado, el partido aumentó en cinco escaños su representación, pasando de 51 senadores a 56. Sin embargo, la alegría es total, pues los demócratas quedaron a sólo cuatro plazas del número mágico, 60, que significa la mayoría absoluta en ese cuerpo legislativo, lo que les concede el privilegio de impulsar propuestas sin veto alguno.

La supremacía legislativa terminó por consolidarse en la Cámara, donde aumentaron en 20 plazas su representación: ahora tienen 258 escaños frente a 177 de los republicanos.

Comparte: