7 Apr 2019 - 2:00 a. m.

“El interés por los niños es artificial, casi siempre”: psiquiatra Isabel Cuadros Ferré

La directora-fundadora de la Asociación Afecto Contra el Maltrato Infantil y una de las mayores expertas en el análisis de casos de abusos a los niños, habla de las dimensiones de esta grave problemática en Colombia, de las características de los victimarios, de la impunidad judicial y de la falta de interés real por proteger a las víctimas, las más débiles de la sociedad.

Cecilia Orozco Tascón / Especial para El Espectador

Esta semana se conocieron dos casos muy estremecedores de ataques a niños: el primero concluyó con la muerte de una menor de 3 años, en Soacha (Cund.), después de haber sido torturada y violada por su padrastro. Impresiona aún más el hecho de que el violador tenga 21 años. Abusadores y violadores tan jóvenes, ¿son frecuentes o existen raramente?

Las estadísticas muestran, en general, que los ataques a los niños pueden ocurrir a cualquier edad de los victimarios, pero sí es más frecuente en adolescentes y jóvenes.

¿Por qué ocurre este fenómeno? Uno supondría que los jóvenes tienen la mente y las emociones “limpias” y que los adultos están más contaminados...

No. Los jóvenes son más impulsivos y no han terminado de desarrollar su cerebro, toda vez que hay circuitos neuronales que completan su desarrollo tardíamente, sobre todo los circuitos inhibitorios. Una recomendación: nunca se debe dejar a un adolescente cuidando a los niños: el 40 % del abuso sexual involucra a adolescentes.

¿Es cierto o falso que los criminales sexuales y abusadores infantiles nacen con ese condicionamiento, es decir, que existen factores genéticos que determinarían su conducta delictiva?

En general, lo que puede decirse es que Hay una transmisión intergeneracional cuando se ha sido maltratado en la infancia y, después, se convierte en una persona que maltrata a sus hijos. Sin embargo, deben coexistir otras variables, como no recordar, con una emoción congruente, la experiencia de maltrato, no haber recibido apoyo terapéutico y no tener soporte social. Puede decirse que la mayoría ve al niño como indigno de amor.

¿Qué quiere decir “no recordar, con una emoción congruente, la experienciade maltrato”?

Le doy un ejemplo: cuando en las conferencias se habla contra el castigo físico, siempre hay una persona que dice que a ella la golpearon y que no le pasó nada. Eso sucede, pero no porque “no haya pasado nada”, sino porque quien lo afirma no recuerda la experiencia negativa que acompañó el golpe físico que sufrió. Cuando el agredido no recuerda la rabia y la tristeza que sintió en el momento en que lo maltrataron, tiende a reproducir esa violencia contra la generación siguiente, es decir, contra sus hijos.

Hay algo que me sorprende: dice que “la mayoría ve al niño como indigno de amor”. ¿A cuál mayoría se refiere? ¿Quién puede creer esa barbaridad?

Existen distorsiones cognitivas sobre lo que significa la niñez. Lo explico con otro ejemplo: una mamá que fue muy maltratada, cuando su bebé llora, no piensa que el niño o la niña se expresa así porque no tiene otras formas de comunicarse; cree que el bebé no la quiere o que desea molestarla. Muchas personas piensan que los niños son indignos de amor porque la primera edad no se valora como la adulta. De hecho, hay constancias en la historia de la humanidad: en el medievo la gente pensaba que los niños no tenían cerebro. Por eso los hacían dormir horizontalmente mientras los adultos dormían sentados, porque creían que el cerebro se les hinchaba si estaban acostados. Solo en la modernidad se valora a los niños y adolescentes.

Un criminal sexual que asesina a una pequeña inerme después de cometer semejantes vejámenes, ¿puede superar su conducta y recuperarse socialmente o es caso perdido?

Mi opinión es que no se rehabilita fácilmente y mucho menos si no cuenta con procesos terapéuticos.

Si el violador de 21 años que asesinó a su hijastra de 3 accediera a procesos terapéuticos, ¿podría llegar a entender que sus actos fueron atroces?

Habría que evaluar el caso particular. Pero insisto, en términos generales, este tipo de asesinos es de muy difícil recuperación.

Usted es psiquiatra. Además de dirigir durante más de 30 años la Asociación Afecto Contra el Maltrato Infantil, ¿ha experimentado con tratamientos a maltratadores, violadores y asesinos de niños y con qué conclusiones?

En la Asociación trabajamos terapéuticamente con las víctimas del maltrato, no con los maltratadores. Sin embargo, en el Hospital de la Misericordia desarrollamos un proyecto con padres que maltrataban a sus hijos. Muchos mejoraron, pero porque se trataba de maltratadores “moderados”. El maltrato severo, es decir, cuando los padres tienen características sádicas o psicóticas, no aminora con ningún tratamiento.

¿La familia de la víctima niño suele ser también víctima del atacante o se convierte en victimaria cuando protege al abusador?

Ambas cosas: los hombres que abusan de mujeres también abusan de los niños en un 60 % de las familias. Pero, además, hay casos en los cuales los dos padres abusan de los niños o uno de ellos tolera pasivamente el abuso del otro.

Esta semana se ventiló el caso de un padre de clase alta y apellidos de poder que fue denunciado por ataques sexuales a su pequeña hija, pero quien alega ser víctima de una exesposa vengativa. Durante sus más de 30 años de experiencia, ¿cuántos casos comprobados de personas acusadas de este delito resultaron ser denunciadas falsamente?

Ninguno.

Luego, ¿usted parte de la base de que un niño no miente nunca?

Los niños no mienten para meterse en problemas, mienten para salir de un problema. Hay cosas que un niño no puede contar porque son perceptuales y la memoria no puede ser implantada cuando es perceptual: un niño no puede saber a qué huele el semen o a qué sabe si no lo ha vivido. No puede saber de sexualidad, salvo que la haya experimentado en un acto de abuso.

Quienes defienden la hipótesis contraria, es decir, que los niños pueden ser manipulados por un padre o una madre con deseos de venganza, sostienen la teoría del síndrome parental. Ese síndrome, ¿existe o es una falsedad como se alega?

El pretendido síndrome de alienación parental (SAP) no existe. Es una invención pseudocientífica del estadounidense Richard Gardner, quien ideó esa supuesta patología para favorecer la exoneración de abusadores sexuales. Gardner era pedófilo, tal como está demostrado en sus propios escritos. También está demostrado que cuando un niño cuenta una historia de abuso sexual es cierta: el 100 % de los casos son reales. Es importante añadir que El pretendido SAP es un acto de misoginia contra las madres que protegen a sus hijas víctimas de abuso sexual.

El padre denunciado por su pequeña hija negó rotundamente el hecho y aseguró que la niña era víctima de la manipulación de la madre. Entonces, ¿este hombre miente para defenderse?

Sí.

Se sabe que el maltrato, abuso y violencia sexual contra mujeres y niños sucede en todas las clases, pero, ¿es cierto que estos casos se ocultan más en las clases altas?

Se oculta en todas las clases sociales y es un delito difícil de probaren todos los países. Lo que sucede con las clases altas es que estas pueden contratar a mejores abogados y contraatacar, de manera efectiva, a los denunciantes.

Es decir, ¿un abusador de clase alta puede quedar impune más fácilmente?

Sí. Es raro que el victimario sea condenado cuando puede contratar a buenos abogados. La prueba está en dos casos famosos: Michael Jackson y O. J. Simpson, quienes a pesar de la gran cantidad de evidencias que se recopilaron de los graves delitos que cometieron lograron plena impunidad por los equipos de abogados que tuvieron.

La violación sexual a niños, ¿es ejecutada siempre por hombres? Dicho de otra manera: ¿solo los hombres son abusadores de los niños o hay mujeres que hacen lo mismo?

Los abusadores sexuales de niñas son mayoritariamente hombres. Pero, claramente, hay mujeres que abusan, especialmente de niños preadolescentes.

Estadísticamente, ¿cuál es la frecuencia de abusos cometidos por hombres y cuál la de abusadoras?

Las estadística varían, pero, en general, el abuso sexual es cometido, en su gran mayoría, por hombres. Un 5 a 6 % es cometido por mujeres.

Y, ¿cuál es la cifra de impunidad en este tipo de crímenes en el país?

Los datos que entrega la misma Fiscalía hablan del 98 % de impunidad.

¿Hay estudios sobre niños víctimas de abuso, golpeados, torturados, etc.?

Por Medicina Legal se sabe que hay 21 mil casos al año de víctimas de abusos sexuales, de los cuales el 85 % son mujeres y de este porcentaje, el 85 % son niñas.

Cuando una mujer es abusadora sexual, ¿cómo se comporta? ¿Cómo un niño de 12 o 13 años puede ver señales de alarma en la conducta de una madre, madrastra o profesora?

Hay mujeres que abusan de los niños entre los 3 y 4 años, y otras que victimizan a niños un poco mayores y disfrazan su abuso de relación romántica. En los casos que afectan a los más pequeños, generalmente las mujeres se emplean como niñeras y maestras. Obviamente, escogen profesiones que les permitan estar cerca de menores de edad.

En la esencia de las mujeres abusadoras, ¿hay odio patológico a los niños o cuál explicación tiene el ataque a los menores por parte de quien puede ser madre?

Existe una variedad importante de condiciones en las mujeres que maltratan a sus hijos: desde cuadros psicóticos, depresión, trastornos de personalidad, ignorancia y falta de educación para la crianza hasta sadismo y otras patologías. La pobreza es un factor para el abuso físico, pero no para el sexual ni el emocional. Es determinante en la conducta negligente.

¿Cuáles pueden detectar a un pedófilo?

A los pedófilos se les nota su predilección por establecer relaciones sociales con niños más que con adultos. No les gusta que los supervisen. Son demasiado obsequiosos con ellos y suelen darles regalos de manera exagerada. Y es claro que no tienen un verdadero nivel de empatía con los niños, puesto que no les preocupa hacerles daño.

¿Cómo una madre puede prevenir, sin convertirse en obsesiva, casos de abusos sexuales a sus hijos pequeños?

Lo más importante es saber quién tiene acceso al niño y por qué razón puede tener ese acceso. Hay que vigilar a cualquier adulto, hombre o mujer, que esté cerca de los menores. Y es necesario hacer lo que los americanos llaman un background check (verificación de antecedentes) para establecer quién es y de dónde viene la persona que va a tener cercanía con el niño: huellas dactilares, referencias de trabajos pasados, pasado judicial, etc. Y un detalle importante: pregúntele al empleador anterior si la volvería a contratar. De su respuesta se puede deducir mucho.

¿Por qué algunas mujeres también víctimas de maltratos y ataques sexuales como sus niños terminan ocultando los delitos de sus maridos, hermanos u otros parientes?

Hay distintos contextos. Muchas madres no ven el abuso o no lo creen; otras son sometidas por la violencia; otras son manipuladas por el abusador, quien es experto en engañarlas, y otras, simplemente, no tienen la capacidad de proteger a sus hijos.

¿Qué factores hacen que las mujeres sean tan débiles frente al hombre de la casa? ¿No es entonces cierto que las mamás defienden a sus cachorros como leonas, tal como suele decirse?

La mayoría defiende a sus hijos como leonas. Pero algunas madres están sometidas por la violencia, como le dije, o simplemente niegan el abuso por la discordancia cognitiva: uno se va por la cognición menos mala: creer que la niña o el niño se inventaron lo que dicen o están evaluando mal la realidad.

Éticamente, ¿es aceptable que se manipulen los explicables deseos de hacer justicia que tienen las víctimas para favorecer una causa política o a un partido determinado?

No. Creo que es inaceptable y me parece muy grave que eso ocurra.

Parece obvia la respuesta, pero le formulo la pregunta, de todos modos: nuestra organización social, ¿responde adecuadamente con sus funcionarios de infancia, policías, fiscales, jueces, procuradores, etc., a la necesidad de aplicar justicia pronta y eficaz a los victimarios de niños?

No. La respuesta institucional es absolutamente inadecuada. Falta entrenamiento en los operadores judiciales, articulación funcional de los sectores de justicia, protección, salud física y mental. Adicionalmente, los funcionarios están agobiados de casos y sin suficientes herramientas para trabajar. El interés por los niños es artificial en la mayoría de los casos. Y por eso no se traduce en recursos técnicos y económicos, ni en política pública integral.

“Es más reparador el reconocimiento del delito”

Para atacar a la JEP y el Acuerdo de Paz, sus opositores dicen que no deben incluirse los delitos sexuales contra mujeres o niños en la Justicia Transicional porque se supone, de entrada, la rebaja de penas  y otros beneficios a cambio de Verdad y Reparación ¿Qué es más reparador  para las víctimas: la verdad y el reconocimiento del delito o que el culpable pague más años de cárcel?

El reconocimiento de que el delito existió y el proceso terapéutico posterior son los más reparadores. Las víctimas se quejan, con dolor, de que les nieguen el delito que ellas padecieron.

Sin embargo, este es uno de los puntos más controvertidos porque como se parte de la base de que la justicia transicional es una especie de premio, los delitos sexuales de la guerrilla deben ser conocidos por la justicia ordinaria, según dicen los críticos ¿Cuál es su opinión personal en esta discusión?

Como dije, creo que para las víctimas es mejor que los victimarios reconozcan sus delitos y el dolor y daño que les causaron. Pero, dada la ineficacia de la justicia ordinaria, no creo que haya ninguna alternativa realmente adecuada para las víctimas.

“Siempre se elige al más débil para destruirlo”

¿Colombia es un país particularmente violento con los niños? Comparada con otras naciones, ¿esta se encuentra entre las más o menos violentas?

Colombia está entre las más violentas. Tenemos la ventaja de que hay buenas estadísticas. Pero después de 30 años de trabajar en este campo,  es claro para mí que el nivel de violencia en Colombia es más alto que el de otros países con igual desarrollo.

¿Cómo explica la Psiquiatría Social este fenómeno que parece ser transversal a muchas sociedades y épocas? ¿Cómo se entiende que los más fuertes ataquen a los más débiles si hasta en las comunidades animales ocurre lo contrario?

No: en las  comunidades de animales depredadores o cazadores, siempre se elige al más débil para destruirlo. En las sociedades humanas  fue necesario crear el Estado de derecho para proteger los. Por eso se requirió el establecimiento de normas de protección a los niños, mujeres, discapacitados, ancianos, los débiles de la comunidad.

Comparte: