13 Nov 2014 - 3:06 p. m.

El misterioso sonido que detectó la sonda Rosetta en el espacio

Científicos aseguran que el sonido habría sido causado por el proceso de ionización del cometa, al liberar partículas neutras en el espacio que se cargan de electricidad.

Con información de Agencia EFE

Tras el exitoso aterrizaje de Rosseta en el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko, la sonda logró detectar un sonido en forma de oscilaciones en el campo magnético de su superficie, el cual es inaudible para el oído humano.

De acuerdo con los científicos, el sonido habría sido causado por el proceso de ionización del cometa, al liberar partículas neutras en el espacio que se cargan de electricidad, según registra el diario Vanguardia de México. (Escuche aquí el sonido captado por Rosseta) 

Se presume que el sonido del cometa habría sido detectado entre 40-50 Milihertz –inaudible para el odio humano, teniendo en cuenta que el rango está entre 20Hz y 20kHz– por lo que fue necesario aumentar la frecuencia en un factor de 10.000.

Según la Agencia Espacial Europea (ESA) –encargada de la misión– el ruido se detectó por primera vez en agosto pasado, cuando Rosetta exploraba el entorno plasma que rodea al cometa.

Entretanto, este jueves el módulo Philae mandó la primera foto realizada desde la superficie del cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko, que confirma que se encuentra a salvo y estable después de un aterrizaje muy complejo.

El jefe del Departamento de Ingeniería de Sistemas de tierra de la Agencia Espacial Europea (ESA), Juan Miró, dijo este jueves que se mantiene la comunicación con Philae y que está estable, y eso es lo más importante. Ahora también hay que ver si Philae recibe suficiente energía solar para continuar su actividad.

Miró calificó el aterrizaje de "muy bueno", "perfecto desde el punto de vista de la trayectoria", aunque luego rebotó al no activarse los arpones.

"Se recibió la señal a la hora prevista, de repente se perdió y luego volvió", explicó Miró, quien confirmó que en la maniobra de aterrizaje, dos arpones con los que Philae tenía que engancharse a la superficie del cometa, no se activaron y un sistema para estampar el módulo sobre el cometa tampoco funcionó.

Philae rebotó dos veces: cayó a la superficie, rebotó, volvió a caer y rebotó de nuevo, según el jefe del Departamento de Ingeniería de Sistemas de tierra de la ESA.

Además de los arpones, otro sistema no se activó, se trata del Sistema Activo de Descenso: un depósito de gas frío a mucha presión que tenía que salir hacia arriba y presionar a Philae hacia el suelo, según Miró.

No obstante, este sistema no era crítico, según el subdirector del centro de control de operaciones de ESA en Darmstadt (Alemania). La sonda madre Rosetta lanzó ayer el módulo Philae sobre el cometa, cuando se encontraba todavía a una distancia de 22 kilómetros.

El pequeño laboratorio, del tamaño de un frigorífico y 98 kilogramos de peso, aterrizó siete horas después sobre el cometa para estudiar su composición porque que los cometas son los cuerpos celestes más antiguos del Universo y se considera que pudieron haber traído el agua y la vida a la Tierra en el momento de la gran explosión.

Comparte: