26 Mar 2009 - 4:00 a. m.

“El mundo cree en Medellín”

Las deliberaciones de la asamblea del BID arrancan este viernes.

Luis Fernando Gutiérrez y Mari Luz Avendaño / Medellín

Cuando un visitante llega a Medellín, no tiene dudas de que arribó a la sede de la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Por estos días la capital antioqueña viste sus mejores galas para acoger a los cerca de 5.100 visitantes que se congresgan con el lema “El mundo cree en Medellín”.

Que a decir del alcalde Alonso Salazar agrupa los conceptos de transformación y desarrollo de la ciudad durante los últimos 10 años que le valieron ser escogida como sede  del encuentro.

Y es que la relación entre el banco multilateral y la ciudad son de vieja data. El miércoles, en la sede de Empresas Públicas de Medellín (EPM) se firmó un crédito con el BID por US$450 millones para la construcción de la segunda planta de tratamiento de aguas residuales del río Medellín.

Se trata de un préstamo a 25 años, que tiene el respaldo de la Nación, con una tasa del 2,7% anual. El primero de los tres desembolsos, por US$24 millones, se realizará en junio.

La construcción de la planta de tratamiento de aguas, que estará ubicada en el municipio de Bello, al norte de la ciudad, tendrá una duración de seis años y será la más moderna de América Latina.

Con esta obra la capital antioqueña será la primera ciudad latinoamericana que completa el saneamiento de su río más importante.

Para Luis Alberto Moreno, presidente del BID, “se trata de un crédito importante,  que destaca el compromiso del banco con  proyectos de beneficio comunitario. Por esta razón estamos firmando el crédito número 15 que el BID le otorga a EPM, ejemplo de una empresa pública bien manejada”.

Sobre el papel de la banca multilateral en la crisis financiera, el ex ministro de Hacienda Juan Camilo Restrepo, quien también forma parte de la junta directiva de EPM, manifestó que “son entidades fundamentales en momentos en los que el acceso al crédito privado se hace difícil.

“En los últimos seis meses el BID le ha otorgado a Colombia alrededor de US$1.300 millones. Confirma que es una mano amiga, como lo fue en la crisis de hace 10 años. Ha contribuido a reducir las desigualdades en el ingreso de América Latina, que son peores que las de África”, dijo Restrepo.

El ex ministro llamó la atención sobre la importancia de las entidades multilaterales, cuando mencionó que de acuerdo con proyecciones del Instituto Mundial de Finanzas, los créditos e inversiones privadas tendrán una caída sustancial, por lo que los bancos y las instituciones de fomento están siendo las que ofrecen liquidez para la realización de proyectos.

De paseo en Metro Cable

Mientras se firmaba el crédito entre EPM y el BID, los representantes de las 48 delegaciones de los países miembros del banco realizaron un recorrido en Metro y Metro Cable por la zona norte de la ciudad. Muy puntuales, a las 8:30 a.m. abordaron un tren especial para ellos en la estación Exposiciones.

Allí fueron recibidos por los secretarios de despacho y el alcalde de la ciudad, Alonso Salazar, quienes se convirtieron en guías turísticos. “Este sector lo hemos denominado zona norte y ha sufrido una transformación muy importante. Con la construcción del Parque Explora y la remodelación del Jardín Botánico y el Parque Norte, se le dio otra cara a la ciudad”, les  explicó el alcalde a los visitantes.

Ya en el Metro Cable, rumbo a la estación Santo Domingo, los visitantes no podían ocultar su impresión frente a la transformación de una de las zonas más deprimidas de la ciudad que se convirtió en polo de desarrollo. “Impresionante, me parece muy importante y se ve bien bonito desde aquí arriba”, dijo Martín Bess, representante de Argentina.

En la biblioteca España la red de bandas juveniles les dio la bienvenida al ritmo de la Piragua. Para completar el recorrido, los delegados disfrutaron de las tradicionales empanadas de iglesia, tomaron fotos, compartieron con los habitantes del barrio y salieron convencidos de que en Medellín, como dice el lema de la cumbre, todos son anfitriones.

Comparte: