14 Feb 2009 - 6:00 a. m.

El Nobel de los niños

Craig Kielburger trabaja desde los 12 años para garantizar la educación de los menores en Asia, África y Latinoamérica.

Mariana Suárez Rueda

A los 12 años de edad, Craig Kielburger ya conocía Pakistán, India, Sierra Leona, Nepal, Nairobi, Bangladesh y Tailandia. Viajó sin sus padres, con un chaperón de 25 años que accedió a acompañarlo en esta aventura que terminó con la creación de Free the Children, una organización mundial dedicada a la protección de los derechos de los niños y a diseñar programas y construir colegios que les garanticen el acceso a la educación.

Su amor y su dedicación por los más pequeños comenzaron cuando leyó por accidente en un periódico la historia de un niño de 12 años en Pakistán, al que habían obligado a trabajar desde los 4 y que asesinaron por haberse escapado de la fábrica para la que laboraba y dedicado a divulgar los abusos a los que era sometido. En entrevista con El Espectador, Kielburger contó que fue tan doloroso lo que leyó,  que quiso hacer algo para cambiar lo que estaba sucediendo.

Por eso decidió comenzar a recorrer los colegios de Toronto, Canadá, contando esta dolorosa historia y pidiendo ayuda a niños de su edad. También se contactó con varias ONG que se negaron a ayudarlo por ser tan pequeño. Pero estas negativas no fueron suficientes para darse por vencido. Y antes de cumplir los 13 años logró reunir el dinero necesario para emprender un viaje de dos meses, durante el cual investigó acerca del trabajo infantil y recolectó escalofriantes testimonios.

Regresó a Canadá muy impactado por lo que había visto, sus relatos fueron publicados en los principales periódicos nacionales, y al mismo tiempo convencido de que en sus manos estaba el poder ayudar a estos niños.

Así nació Free the Children, una organización en la que los niños ayudan a los niños y que ya cuenta con 1.5 millones de voluntarios en Estados Unidos, y sedes en Asia, África y Latinoamérica. Además del apoyo de reconocidas personalidades como Oprah Winfrey y millonarias donaciones anuales, con las que se han logrado construir cientos de colegios en los lugares más apartados y afectados por la violencia y la pobreza.

Los padres de Kielburger, dos maestros jubilados, se mostraron al principio un poco escépticos con el entusiasmo de su hijo y la magnitud del proyecto. Sin embargo, con el tiempo terminaron vinculados a esta noble causa y desde hace varios años dictan clases en diferentes provincias chinas, en donde Free the Children ha logrado crear programas. Su hermano mayor, Marc, un exitoso abogado, también está vinculado con la organización.


Este 24 de febrero Kielburger, de 26 años, por primera vez visitará nuestro país como invitado al Foro de la Infancia que organiza El Espectador. A pesar de lo apretado de su agenda –tiene que viajar cuatro de los siete días de la semana– quiso sacar un espacio para compartir lo que ha aprendido durante estos últimos 14 años y establecer contactos con diferentes organizaciones para estudiar la posibilidad de abrir una sede de Free the Children en Colombia. Hasta ahora las únicas oficinas que hay de la organización en Latinoamérica están en Ecuador.

Ese martes Kielburger compartirá el escenario con uno de los colegas que más admira y aprecia, Ishmael Beah, un joven de 29 años que al igual que él ha dedicado su vida a trabajar por los niños, por el bienestar de quienes consideran el futuro de la humanidad.

El tiempo que estarán en nuestro país será muy corto. Ambos tienen que seguir su recorrido por los rincones más apartados del mundo, en donde la mayoría de los niños ni siquiera conocen cómo es un salón de clases o no saben vivir sin  empuñar un arma.

Foro de la infancia

El martes 24 de febrero, a las 8:00 a.m. en el Centro de Convenciones Cafam La Floresta en Bogotá, Craig Kielburger dictará una conferencia que forma parte del Foro de la Infancia que organiza El Espectador con el patrocinio de La Alquería, SaludCoop EPS, la Universidad Autónoma del Caribe, Bienestar Familiar, Codensa, Emgesa, Une y Endesa.

Kielburger hablará sobre la responsabilidad de la sociedad de conocer las necesidades de sus ciudadanos más vulnerables: los niños. Además, contará de su experiencia con menores de África y Pakistán, que se han visto obligados desde muy pequeños a trabajar en vez de asistir al colegio.

Los suscriptores de El Espectador recibirán el 20% de descuento en la inscripción. Informes: 4055540.

Temas relacionados

niños
Comparte: