21 Mar 2021 - 2:00 a. m.

El objetivo es llevar el aprendizaje a diferentes contextos

Contenido desarrollado en alianza con la Universidad de La Salle

Permear la sociedad, poder generar desarrollo a partir de la construcción de mejores sociedades es posible mediante la educación y una apuesta humanista que cobra relevancia en tiempo de crisis. Ese es el motor que mueve a la Universidad de La Salle.
El objetivo es llevar el aprendizaje a diferentes contextos

Ayudar es uno de los objetivos que se plantean las personas para ser partícipes en la construcción de sociedades más inclusivas, sensibles, equitativas y justas, por mencionar algunas, lo cual se puede lograr mediante la educación. Pero no la educación vista solo como un medio para adquirir conocimientos, sino una formación integral que entienda las necesidades de los entornos y a través de la investigación, la reflexión y el autoconocimiento, poder ser el aliado perfecto en la consecución de esas metas.

Una apuesta ambiciosa en medio de una pandemia, que ha puesto sobre la mesa las necesidades y los retos que enfrentan los entornos, pero que también dejan a la vista esa capacidad de transformación a través de la educación y lograr un mundo más humano. Tal vez esa fue la causa para que, en medio de la pandemia, las personas volcaran su mirada a la academia, regresaran a las aulas y le apostaran a actualizar sus conocimientos para aportar desde sus áreas específicas.

“Lo que vimos es que las personas se interesaron en los programas de posgrado, porque estos les permiten sentirse más útiles, conectar con las comunidades, hacer transformaciones sociales y, con esa pasión, ya sea de aprender o enseñar, generar un cambio y llevar ese aprendizaje a diferentes contextos”, señala Jairo Galindo, Director de los programas de posgrado y a distancia de la Facultad de Ciencias de La Educación de la Universidad de La Salle.

Esa pasión que, en medio de la pandemia, trascendió los límites y rompió paradigmas e imaginarios que existían, como, por ejemplo, con el cuestionamiento de la educación virtual o mediada por la tecnología, ya que, con las cuarentenas estrictas, la única opción a la mano fue formarse por este medio y desarrollar esas capacidades. Un escenario propicio, que además les permitió tanto a docentes como estudiantes tener una nueva experiencia en el aula.

La transición no fue un proceso fácil, pero, como asegura Jairo Galindo, la Universidad de La Salle se venía preparando para dar una educación virtual de calidad y en medio de la pandemia pudo ponerla en práctica y acompañar a los estudiantes en sus metas académicas. En la Universidad hay un enfoque humanista que se centra en la persona y más que capacitarla profesionalmente, es un enfoque integral que también trabaja en acompañar a sus estudiantes a crecer como personas.

Este enfoque humanista ha sido clave en la educación virtual, porque en su modelo pedagógico se destacan por el acompañamiento hombro a hombro entre estudiantes y docentes para que ese aprendizaje virtual no fuera lejano. En este contexto, primero los docentes estaban capacitados en el uso de las herramientas tecnológicas y tenían definidas estrategias para el aprendizaje. En la Universidad de La Salle tienen claro que la calidad no solo depende de contar con tecnología de punta, sino que sus docentes están altamente calificados para poder enseñar y acompañar a los estudiantes en el proceso educativo mediado por la tecnología.

“Nos enfocamos en ese acompañamiento porque, como nos lo mostró la pandemia, es necesario construir en equipo, estar en conversaciones constructivas, debates y entornos que permitan experiencias educativas innovadoras en los entornos digitales”, dice Galindo, quien además explica que esa educación se consolida en valores, entender las necesidades del otro y saber que se está para ayudar.

Esos valores y filosofía les permitieron, en medio de la pandemia, entender las necesidades de las personas y darles vida a nuevos programas de posgrados que ya están en curso, para que los estudiantes puedan ser esos actores claves en la construcción de mejores sociedades a través de educación de calidad y con una mirada internacional. En el desarrollo de estos nuevos programas también se presentó esa oportunidad para hacer convenios con universidades a escala internacional para que los estudiantes puedan vivir esa experiencia.

La Universidad de La Salle hace parte de una red internacional que cuenta con más de 1.100 centros educativos al rededor del mundo. En este momento avanzan con, por lo menos, 33 convenios, este es un valor agregado para quienes se interesen en realizar estudios de posgrado de forma virtual y así poder tener clases con profesores de otros países. En palabras de Galindo, “estamos haciendo alianzas con varias instituciones y nuestro objetivo es promover esa experiencia de doble titulación con educación virtual de alta calidad”.

Tienen convenios de cooperación y movilidad académica con algunas de las mejores universidades de Latinoamérica y el mundo como en México, en Canoas, Brasil y en Madrid, España.

Desde sus inicios la calidad ha sido su máxima, la hoja de ruta está clara y su objetivo es “seguir con programas de alto nivel que contribuyan a transformaciones sociales en los entornos que impactan y ser testigos de cómo, a través de la educación, se puede construir un mundo más humano. Uno en el que la pasión de cada uno haga la diferencia”, concluye Galindo.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar