18 Nov 2009 - 10:59 p. m.

El planeta arde

A 15 días de comenzar la Conferencia de Copenhague, la ONU plantea la importancia de que los gobiernos inviertan más en salud y educación para frenar el cambio climático.

Marcela Osorio / Enviada Especial, México

Cerca de 300.000 personas mueren anualmente en el mundo como consecuencia del calentamiento global, y para el año 2050 esta cifra podría elevarse a 500.000. Un sombrío escenario en el que el cambio climático pone en serio peligro la supervivencia de los seres humanos, al tiempo que amenaza con acrecentar la brecha existente entre ricos y pobres, así como la inequidad entre mujeres y hombres.

Así se desprende del informe Estado de la Población Mundial 2009, frente a un mundo cambiante: las mujeres, la población y el clima, presentado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa), en el que se advierte que el planeta se seguirá calentando. Por eso el documento centra su atención en la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y en discutir cómo la dinámica de la migración, organización, crecimiento y volumen de la población mundial pueden estar relacionadas con los fenómenos climáticos, así como el papel que tienen los ciudadanos para enfrentar los procesos de adaptación y mitigación de este fenómeno.

Temas como la planificación familiar, la atención de la salud reproductiva y la mujer como agente de cambio son algunos de los puntos clave que, según el estudio, podrían influir en el futuro ambiental del planeta. “Este informe muestra que las mujeres tienen potencial para movilizarse contra el cambio climático, pero dicho potencial sólo puede plasmarse mediante políticas que las empoderen”, señaló Thoraya Ahmed Obaid, directora ejecutiva de Unfpa, en el prólogo del escrito.

Para Robert Engelman, vicepresidente de programas del World Watch Institute y autor del documento, es importante que los gobiernos empiecen a pensar en salud y educación como medidas para solucionar el problema del cambio climático. “Si las mujeres tienen educación primaria y superior y acceso a la información sobre salud reproductiva, van a tener menos hijos y más oportunidades de mejorar su calidad de vida. Esto ayudará a disminuir la tasa de crecimiento de la población”, puntualizó Engelman.

Además advirtió que los gases de efecto invernadero no se estarían acumulando tan peligrosamente si el número de habitantes del planeta no hubiera aumentado tan rápidamente (6.800 millones de personas en la actualidad). A medida que ese crecimiento demográfico y de consumo supere la capacidad de ajuste de la Tierra, el cambio climático podría tornarse catastrófico.

Las predicciones sobre las consecuencias y efectos de este fenómeno señalan a los países en vía de desarrollo como los principales afectados, a pesar de que su aporte a la problemática ha sido mínimo, pues son los que menos gases de efecto invernadero emiten. En el caso de Colombia el panorama también es desalentador. Diego Palacio, representante del Fondo de Población de Naciones Unidas en nuestro país, señala que el sector agrícola sería el más afectado, ya sea por exceso de lluvias, por sequías o por falta de condiciones climáticas que impidan mantener el ciclo productivo.

Según Palacio es importante generar procesos de desarrollo humano para empoderar a las mujeres y jóvenes y fortalecer su capacidad de respuesta y adaptación a los cambios que eventualmente se producirían por el calentamiento global. Para frenar esta problemática, Robert Engelman cree que es necesario adoptar una forma de vida más sostenible y plantear un nuevo paradigma de desarrollo. La atención está puesta en la cumbre que se realizará el próximo 7 de diciembre en Copenhague, en donde se espera que los líderes mundiales se comprometan con acciones concretas que permitan frenar los efectos del cambio climático y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 80% para 2050.

Temas relacionados

Cambio climaticoONU
Comparte: