2 Mar 2011 - 3:40 a. m.

El retorno de los Galán

En los años 80, el dirigente liberal Luis Carlos Galán hizo de Bogotá su fortín electoral de la mano de Germán Vargas Lleras. Hoy, su hijo menor aspira, por Cambio Radical, al segundo cargo más importante del país.

Redacción Bogotá

El lanzamiento este martes de la candidatura del concejal Carlos Fernando Galán a la Alcaldía de Bogotá —por el Partido Cambio Radical, cuyo líder natural es el hoy ministro del Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras— consolida una nueva versión de lo que otrora fuera la alianza indisoluble entre lo que se conoció como el ‘llerismo’ y el ‘galanismo’, coalición que ahora encarnan uno de los nietos del expresidente Carlos Lleras Restrepo: el hoy ministro y el hijo menor del inmolado líder liberal Luis Carlos Galán: el novel candidato.

Fue en 1969 cuando el entonces presidente Lleras Restrepo, abuelo de Germán, eligió como su heredero político a Galán. A partir de entonces se estableció un lazo que aún se mantiene vigente. A finales de los años 70, Lleras anunció su retiro de la política activa y Luis Carlos Galán fue reafirmado como el indicado para continuar con su legado. Como resultado, fundó en 1979 el Nuevo Liberalismo con algunos desertores del Partido Liberal en búsqueda de la Presidencia.

Dos años después, uno de sus miembros, Germán Vargas Lleras, con apenas 19 años, era elegido concejal en Bojacá, Cundinamarca. Incluso, la noche del 18 de agosto de 1989, cuando Luis Carlos Galán fue asesinado mientras intentaba, por segunda ocasión, llegar a la Casa de Nariño, Vargas Lleras lo acompañaba en tarima. Para entonces, su relación política ya sumaba más de una década con el padrinazgo de Carlos Lleras Restrepo.

El pulso por la Alcaldía

La aspiración de Carlos Fernando Galán reconfigura el ajedrez político-electoral en la capital, donde ya juegan David Luna por el Partido Liberal y el exalcalde Enrique Peñalosa por el Partido Verde. Y aunque la campaña apenas está en sus primeros hervores, ya se habla de escenarios probables, como el de una consulta interpartidista entre Galán y Luna para escoger un candidato único, mientras los ‘guiños’ del expresidente Álvaro Uribe a Peñalosa hacen pensar en un pacto que hace unos meses era impensable: el de los verdes con la U.

“Amor y principios por Bogotá y la patria ameritan que el senador Juan Lozano y el exministro Óscar Iván Zuluaga emprendan diálogo con el doctor Peñalosa”, escribió ayer el exmandatario en Twitter, pidiendo un acercamiento con el exalcalde, mensaje que no dudó en contestar Peñalosa: “Queremos un gran equipo por Bogotá. Aquí vivimos los rojos, verdes, azules y vivirán nuestros hijos y nietos (...). Él (Uribe) tiene una gran acogida entre los bogotanos, y es de un partido muy importante, que es también el del Presidente, en un tema como el de la seguridad podemos trabajar todos juntos y el Partido de la U sabe cómo manejar esto”, dijo.

Falta ver todavía cómo entrarán al tablero fichas como la exsenadora Gina Parody, que dicen anunciará su candidatura independiente en abril; los conservadores, que han puesto a sonar nombres como los de William Vinasco y Paulo Laserna; y el mismo Polo Democrático —hoy en el poder— y aún con capacidad de influir electoralmente teniendo en cuenta que ha gobernado durante los últimos ocho años, así muchos lo crean sin posibilidades por los líos que afronta el alcalde Samuel Moreno Rojas con los escándalos de corrupción.

Un largo camino por recorrer

Y es en este contexto que Cambio Radical cree tener, con Carlos Fernando Galán como su candidato, la oportunidad de oxigenar la política local y apuntarle a mantener su elevado caudal de votos en la capital, especialmente en la franja de opinión, y reavivar el galanismo como opción de pensamiento desde el liberalismo, idea en la que también desempeñan un rol importante sus dos hermanos: Juan Manuel, el senador; y Claudio, el secretario de Planeación de Cundinamarca.

El hoy candidato sólo tenía 12 años cuando su padre fue baleado en Soacha. Pese a que la vida pública lo había llevado a la tumba, él ya había establecido un vínculo con la política. Después de estudiar economía y finanzas en las universidades de Georgetown y Columbia, así como de estrenarse como redactor en varias publicaciones del país, aceptó la propuesta de Vargas Lleras de representar a Cambio Radical en el Concejo. En 2007 fue elegido como cabildante con la mayor votación en Bogotá: 47.892 sufragios. Los lazos volvían a fortalecerse.

Ayer aceptó públicamente representar a Cambio Radical para la Alcaldía. Y aunque al principio no estuvo muy seguro, con su respuesta, vuelve a la lucha por el poder político que habían empezado su padre y el actual ministro del Interior y Justicia. En su labor en el Concejo, Carlos Fernando Galán se ha destacado por ser uno de los primeros en denunciar el llamado cartel de la contratación y por sus constantes cuestionamientos a la alcaldía de Moreno Rojas, sobre todo por sus decisiones en el tema de movilidad.

“Estamos tal vez en el peor escándalo de corrupción de los últimos años en Bogotá y eso requiere un esfuerzo de toda la ciudadanía por recuperar la confianza en las instituciones, para que volvamos a creer en los funcionarios del Distrito, en la Alcaldía, en las secretarías, en la Contraloría, en la Personería. Tenemos que tener funcionarios probos, que se respeten los recursos públicos y que estén dispuestos a dar una lucha sin tregua contra la corrupción”, declaró ayer Galán, al anunciar el comienzo de su campaña, la cual tendrá también como ejes fundamentales los temas de seguridad y movilidad.

Sobre la alianza con el Partido Liberal, reconoce que no es ajeno a la casa roja, pero más allá de los acuerdos con los partidos o las personas, hay que buscar coincidencias con la forma de entender a Bogotá, eso sí, “excepto el PIN y sectores del Polo que han venido gobernando”, aclara. No hay duda, su nombre entra a jugar fuerte. Tiene apellido y respaldo político. Ahora, como cuando era niño y salía con su padre en las correrías electorales, empieza un recorrido por toda la ciudad en busca de los votos.

Candidatos oficiales

Carlos Vicente de Roux

Concejal del Polo Democrático Alternativo y fue el primer precandidato de ese partido en lanzarse al agua.

Gina Parody

Renunció al Senado por estar en contra de la reelección del expresidente Álvaro Uribe y, de lanzarse a la Alcaldía, lo haría como independiente y por firmas.

William Vinasco

Aspiró a la Alcaldía en 2007 y suena como una de las fórmulas conservadoras para las elecciones de octubre.

Comparte: