27 Aug 2008 - 9:17 p. m.

El sexo no tiene arrugas

Un grupo de sexólogos encontró que evitar el cigarrillo y el alcohol son los secretos para llevar una vida sexual sana.

Mariana Suárez Rueda

Llegar a la vejez resulta aterrador para muchas personas, no sólo porque se trata de una etapa más reposada y menos exigente, sino porque se comienza a perder el gusto por actividades que antes resultaban placenteras y a experimentar dificultades en aspectos fundamentales de la vida del ser humano como lo es su sexualidad. Algunos hombres y mujeres se han visto obligados a tratar de contrarrestar esta situación utilizando “ayudas” como el viagra. Sin embargo, un grupo de sexólogos estadounidenses descubrió la fórmula para que los mayores de 70 años puedan seguir disfrutando del sexo.

En primer lugar se debe eliminar ese mito que relaciona la vejez con una pérdida del deseo sexual. “La gente sana puede tener una salud sexual satisfactoria la mayor parte de sus vidas. El problema no es el envejecimiento en sí, sino las enfermedades que aparecen con la edad como la diabetes y la hipertensión, las cuales podrían causar disfunciones”, explicó a la revista The Journal of Sexual Medicine Virginia Sadock, directora del programa de sexualidad humana del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York.

Para ello resulta indispensable gozar de una buena salud. Precisamente este grupo de investigadores, liderados por Langone, encontró que hay algunas prácticas que pueden contribuir a disminuir el deseo sexual y a afectar la vida de pareja después de los 70 años. Por ejemplo, haber tenido una enfermedad de transmisión sexual durante la juventud cuadriplica las probabilidades de que en la vejez una mujer experimente problemas de lubricación y en los hombres quintuplica el riesgo de que conciban el sexo como algo desagradable; sufrir algún tipo de enfermedad urinaria reduce el deseo sexual al igual que algunas enfermedades mentales o el estrés.

Asimismo, la falta de ejercicio, de una dieta saludable, fumar o beber alcohol también afectan directamente la sexualidad al llegar a la vejez. Pero además de esta serie de consejos que pueden poner en práctica quienes quieran mantenerse activos sexualmente después de los 70 años, resulta indispensable eliminar algunos mitos de nuestra cultura y concebir el sexo de una manera distinta. Octavio Giraldo, sexólogo, terapista de pareja y ex presidente de la Sociedad Colombiana de Sexología, es enfático en su afirmación: “Cuanto más se practique y ejercite la sexualidad, la capacidad y el deseo sexual durarán un mayor tiempo”. Además, sostuvo, es necesario que los adultos mayores sean conscientes de que deben salirse de los esquemas tradicionales y machistas, pues “el sexo es para disfrutarlo y se puede tener con erección o sin erección, con orgasmo o sin orgasmo, porque el sexo ni se ahorra ni se gasta, se practica o se pierde”.

Lo cierto es que las conclusiones que arrojó el estudio, realizado en más de tres mil hombres y mujeres mayores que residen en Estados Unidos sobre su sexualidad, no sólo se convirtieron en una herramienta muy valiosa para desmitificar algunas creencias sobre el sexo que están muy arraigadas en las sociedad, sino que según el sociólogo Edward Laumann, nos llevó a entender que “los problemas sexuales en las mujeres y los hombres maduros no son una consecuencia inevitable de la vejez, sino una respuesta a distintos factores como el estrés” y que realmente es posible tener una sexualidad sana durante toda la vida. El secreto, asegura Giraldo, no consiste solamente en alimentarse adecuadamente y suprimir los hábitos perjudiciales para el organismo, sino en que “las personas de edad no abandonen el ejercicio de la sexualidad con el paso de los años, sino que los sigan practicando lo más que puedan”.

msuarez@elespectador.com

Temas relacionados

SaludSexo
Comparte: