En vivo
‘Emilio Tapia manejaba y daba órdenes en Centros Poblados’: Fiscalía sobre caso MinTic
Continúa la judicialización del contratista Emilio Tapia, el representante legal de Centros Poblados, Luis Fernando Duque; y el agente de seguros Juan José Laverde.
Continúa la judicialización del contratista Emilio Tapia, el representante legal de Centros Poblados, Luis Fernando Duque; y el agente de seguros Juan José Laverde.
Minimizar
13 Mar 2009 - 2:42 p. m.

En 2008 aumentaron denuncias contra religiosos

Los 803 casos fueron de adultos que argumentaban haber sufrido abusos sexuales cuando niños.

Agencia AP

Las diócesis católicas romanas y las órdenes religiosas estadounidenses detectaron un aumento en el 2008 a las acusaciones de abusos sexuales cometidos por religiosos, según un reporte presentado el viernes por los obispos de ese país.

Los líderes de la iglesia pagaron menos en compensaciones, abogados y otros costos relacionados con los abusos en el 2008, pero la cantidad fue de poco más de 436 millones de dólares, por lo que el total de pagos por abusos suma más de 2.600 millones de dólares desde 1950, según los estudios comisionados por los prelados.

Las estadísticas son parte de una revisión anual sobre la seguridad de los niños en las diócesis estadounidenses y las órdenes religiosas, que es un requisito de parte de la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos.

Como parte del estudio, los auditores descubrieron que sólo una de las diócesis evaluadas no aplicó completamente las políticas de protección de menores para el final del año.

Las medidas de protección incluyen revisiones a los antecedentes de los empleados y voluntarios, capacitación para los niños sobre ambientes seguros y un plan disciplinario para los infractores que los retira de cualquier trabajo público en la iglesia. Las diócesis aumentaron el dinero destinado a los programas de seguridad a 23 millones de dólares en el 2008.

La diócesis que incumplió las medidas fue la de Tulsa, Oklahoma, que no había realizado el entrenamiento.

A pesar de los logros, los auditores encontraron algunas fallas. Los investigadores señalaron que en algunas zonas no podían encontrar fácilmente los contactos de las juntas de revisión laicas. Se supone que esos grupos deben ayudar a los obispos a responder a las acusaciones de abuso.

Los auditores instaron a muchos administradores de iglesias a incrementar el contacto con la policía y otras autoridades externas cuando realicen la evaluación de los casos.

“Desafortunadamente muchas diócesis realizan estas investigaciones por sí mismas sin hacer el reporte ante las autoridades civiles” , señalaron los investigadores. Los defensores de las víctimas han hecho múltiples llamados para que estas hagan primero su denuncia en la policía y no en la iglesia.

Comparte: