5 Nov 2008 - 5:49 a. m.

En Illinois la jornada fue de fiesta

Las filas eran interminables. Desde tempranas horas de la mañana, millones de personas se movilizaron a los colegios electorales del estado para confirmar lo que los sondeos pronosticaron durante toda la campaña presidencial: el triunfo de Barack Obama.

Vanessa de la Torre/ Chicago

No era para menos. Fue de las barriadas de Chicago de donde surgió el hoy fenómeno político. Obama llegó a esta ciudad como trabajador social de las ciudades más deprimidas. Después, tras su paso por la Facultad de Derecho de Harvard, volvió para ser abogado de derechos civiles y profesor de Derecho Constitucional.

En Chicago logró su puesto como senador en 1996 y fue elegido ocho años más tarde miembro del Senado nacional. Aquí conoció a su mujer, Michelle, y vive con sus dos hijas, Malia y Sasha.

“Estamos preparados para la gran celebración. Se trata de que todos puedan vivir este momento histórico”, afirmó a El Espectador Richard B. Daley, alcalde de la ciudad.

Hacia las ocho de la noche, hora local, la gente congregada en el Parque Grant, a orillas del Lago Michigan, celebró a rabiar el anuncio de la cadena de televisión CNN: Obama se llevaba los 21 votos electorales de Illinois. La historia de E.U. comenzaba a reescribirse.

Comparte: