12 Mar 2009 - 4:06 a. m.

En marcha pulso por el Congreso

Servidores públicos que quieran aspirar al Senado o a la Cámara de Representantes tienen hasta este viernes para renunciar.

Redacción Política

Aún con la sombra de los nexos de algunos legisladores con grupos armados ilegales —lo que se conoce como parapolítica, farcpolítica y en los últimos días elenopolítica—, el país comenzará a caminar desde mañana en el terreno de una campaña para elegir nuevo Congreso, en la que más allá de las posturas en favor o en contra del gobierno del presidente Álvaro Uribe, primará la necesidad de depurar una de las corporaciones pilares de la democracia, hoy mirada con descrédito por la ciudadanía.

El mensaje desde la Casa de Nariño va en ese sentido. Según conoció El Espectador, el Primer Mandatario ha hablado en más de una ocasión de la necesidad de implementar una estrategia que limpie y fortalezca el Congreso de la República y que garantice desde el Capitolio la continuidad de las políticas de seguridad democrática, confianza inversionista y cohesión social. De allí que se mencionen nombres de verdaderos uribistas ‘purasangre’ para encabezar listas al Senado, caso Luis Carlos Restrepo, José Obdulio Gaviria o Juan Lozano, entre otros.

Es tal la preocupación del Presidente por tener ‘buenos’ candidatos, que incluso se habla de que la salida de Lozano del Ministerio de Ambiente fue en contra de su voluntad, porque en realidad él quería seguir hasta que venciera el plazo para aspirar a la Alcaldía de Bogotá, su gran sueño político. Sin embargo, todo indica que la orden fue salir a la arena a defender el proyecto político del uribismo, aunque a estas alturas no se sabe si lo hará desde las filas de Cambio Radical, su partido, o de otro movimiento de la coalición de gobierno. Este miércoles se dijo que Germán Vargas Lleras, su jefe político y posible candidato presidencial, le habría dado plazo hasta el domingo en la tarde para definir si encabeza la lista de Cambio Radical a Senado.

Lo que cree el presidente Uribe es que el Poder Ejecutivo y la Rama Judicial están fortalecidos, mientras que el Legislativo necesita figuras que le den un nuevo aire, ante la debacle que ha significado la llamada parapolítica, en cuyas redes han sido involucrados cerca de 70 congresistas. “El jefe de Estado quiere en las listas uribistas a figuras entre representativas y polémicas que sean relacionadas con sus gestión”, le dijo una fuente a este diario. Y claro, cabe decir que de darse la posibilidad de una segunda reelección, esas figuras serán los cimientos de esa posible campaña en busca de la continuidad.

Incluso, el rumor de que la candidatura del ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias es sólo una ‘avanzada’ para explorar el terreno de una nueva reelección, se sigue manejando en los mentideros políticos. En respuesta, Arias riposta: “No voy al Congreso. Eso quedó muy claro desde el primer momento en que lancé mi aspiración. Lo que sí quiero aplicar es el principio de la lealtad y la transparencia y he dicho que si el Presidente me pide que lo acompañe en una nueva campaña, lo haré con todo gusto”.

La estrategia de buscar nombres ‘fuertes’ para el nuevo Congreso no sólo es del Presidente. En la oposición —léase Partido Liberal y Polo Democrático— también se están moviendo en ese sentido. “Es un tema que aún no hemos tocado”, dijo Carlos Gaviria, presidente de este último movimiento. “De todas maneras, tenemos que hacer una apuesta dura y tenemos que buscar repetir con nombres como Jaime Dussán, Jorge Enrique Robledo y Wilson Borja”, agregó. A esos nombres se suman los de Carlos Romero, Bruno Díaz, Máximo Noriega (director de Tránsito del Atlántico) y Alba Luz Pinilla, ex funcionaria de la administración distrital de Bogotá.

Y en cuanto al liberalismo, no cabe duda de que los contactos y reuniones que en las últimas semanas ha mantenido su director, el ex presidente César Gaviria, apuntan a reconquistar unas mayorías que, en su criterio, nunca se fueron, porque la gran mayoría de votos uribistas tiene origen en las huestes rojas. El tema de las listas al Congreso comenzará a ser abordado por el Partido desde el próximo martes, en la primera reunión de la bancada tras el inicio de las labores legislativas.

Los conservadores, hoy en una encrucijada entre quienes se inclinan por tener candidato propio y quienes prefieren esperar a que el presidente Uribe se defina para seguir a su rueda, son los más disciplinados y organizados a la hora de pensar en la campaña al Congreso. Según Efraín Cepeda, presidente de la colectividad, se harán invitaciones abiertas por todo el país, cuya meta es tener más de 100 candidatos. Por ahora, uno de los nombres que se conoce estarán en la lista azul al Senado es el del ex secretario de Gobierno de Bogotá Juan Manuel Ospina.

Pero la renovación que se ve venir en el Legislativo no será sólo por los que llegan, sino también por los que no vuelven. Aunque falta mucho tiempo para definir las listas (el plazo de la Registraduría vence el 2 de febrero del próximo año) y mucho más para las campañas a alcaldías y gobernaciones, los rumores corren. Por ejemplo, el senador del Polo Gustavo Petro, hoy precandidato presidencial, buscaría la Alcaldía de Bogotá, mientras que su copartidario Alexánder López aspiraría a la Gobernación del Valle o la Alcaldía de Cali. El mismo Efraín Cepeda tendría como meta la Gobernación del Atlántico. Carlos Julio González, senador liberal, iría a la Gobernación del Huila y Marta Lucía Ramírez, senadora y precandidata del Partido de la U, ha dicho que ha sido tal la decepción de lo que es el Congreso, que prefiere no volver.

Precisamente esa frustración que expresa Ramírez es la que se siente en muchas partes del territorio nacional y que implica para los partidos políticos el reto de generar una nueva confianza en el Congreso, esa que se llevó la parapolítica durante el presente cuatrienio. Entre este jueves y viernes, antes de que comiencen a correr las inhabilidades para los servidores públicos que quieran aspirar al Legislativo, se verá una lluvia de renuncias en concejos, asambleas, alcaldías, gobernaciones y todo clase de entidades del Estado. Todos con una sola meta: convertirse en padres de la Patria.

Comparte: