7 Jan 2009 - 2:44 a. m.

Error definitivo: Luis G. Giraldo, negociador

¿Qué recuerda de la llamada silla vacía?

El Espectador

Fue la primera decepción que sufrimos todos los colombianos en el proceso de paz, hubo muchos interrogantes: si el máximo líder no asistía a la reunión entonces, ¿cuál era la voluntad de un proceso que llevara a la desmovilización del grupo armado llamado Farc? Afortunadamente eso no les salió y el país se dio cuenta de que no existía voluntad de paz.

¿Diez años después se inició la agonía de las Farc?

Sí, ése fue un error estratégico político muy grave, muy profundo y definitivo para las Farc. Pero es cierto que ya empezaban a dar muestra de debilidad ante el fortalecimiento del Ejército.

¿Entonces se debilitó la guerrilla?

Si bien la zona de distensión fue una jugada riesgosa, sirvió para que políticamente las Farc quedaran al desnudo y perdieran la poca credibilidad que podían conservar de querer hacer unos cambios sociales, políticos y constitucionales; quedaron simplemente como personas que continuaron con su escalada violenta y terrorista no obstante de la concesiones del gobierno de la época.

Si hubiera cumplido la cita, ¿cuál sería el escenario?

No creo que se hubiera cambiado el escenario, pero sí fue un acto simbólico muy grave para las Farc. Hace 10 años tenían clara la idea de que no iban a hacer la paz e iban a continuar ganando.

¿Hoy que le dice a la guerrilla de las Farc?

Las Farc son una guerrilla tozuda, muy cerrada e ideológicamente convencida de que hay que implantar el marxismo y el leninismo en Colombia, y por eso es muy difícil negociar con ellos. Pocas esperanzas me dan sus actuaciones.

Temas relacionados

Proceso de paz
Comparte: