20 Mar 2014 - 6:12 p. m.

¡Feliz día de la Felicidad!

El 20 de marzo fue declarado por la ONU como el día mundial de la felicidad. Desde el 2012 se celebra y esta vez Bogotá será un escenario amarillo con la torre Colpatria como telón de fondo.

El Espectador

¿Qué está detrás de Make it Happy?

Comenzó con Happy Post Project, un experimento con el que aprendí que la felicidad es un motor de cambio. Con esa idea monté Make it Happy, que ya está legalmente establecida en Nueva York.

¿De dónde surge la idea?

De dos preguntas: ¿Cuál es tu don? y ¿Qué estás haciendo con eso para mejorar el mundo? De ahí surgió la iniciativa que se llama ‘actitud de turista’ y que tenemos cuando conocemos un lugar nuevo. Mi hipótesis era que esa actitud la podemos activar en cualquier momento para generar un efecto positivo en la vida.


¿Cómo llevó esta iniciativa a la gente?

Empecé preguntándoles en un ‘post it note’ qué lo hace feliz.


¿Cómo se dio cuenta de que con la felicidad puede mejorar la vida de un individuo?

Cuando empecé a hacer experimentos con ‘actitud de turista’, recibí testimonios de personas en varias partes del mundo, contándome cómo sus vidas estaban mejorando. Científicamente está comprobado que cuando se prioriza la felicidad, se lleva un mejor estilo de vida.


¿Qué líneas de trabajo tiene en la compañía?

Make it Happy viene de la idea Make it Happen (haz que suceda). Si tienes un sueño, haz que suceda. Pero adicional a ello, buscamos ponerle la palabra felicidad a todo lo que la gente hace.

¿Cómo lo logran?

Creamos herramientas que empoderan de felicidad.


¿En qué proyectos desarrollan estas herramientas actualmente?

Tenemos una comunidad que es el corazón de la empresa y que se divide en embajadores regionales y de universidades y activistas de felicidad. También tenemos servicios como charlas y talleres que damos en las compañías. Además, hacemos campañas con patrocinadores del sector privado.

¿Con qué tipo de empresas trabajan?


Actualmente estamos desarrollando campañas para firmas como Nike. Buscamos hacer que las personas se identifiquen con símbolos referentes a la felicidad.

¿Cuál es su equipo de trabajo?

Tengo un equipo en Nueva York de cinco personas y tengo uno en Colombia con una oficina en Bogotá, conformado por Andrés Ramírez y Juan Martín Cardona, profesores del Cesa, y Jorge Aristizábal, quien ideó todas las campañas que vamos a hacer hoy.

¿Cómo se financia la empresa?

Por el apoyo de nuestro patrocinador financiero, Lipton Marketing, y los ingresos que recibimos de charlas, talleres y campañas.

¿Cómo hacen tangible un tema tan abstracto como la felicidad?

He aprendido que la felicidad es complicada. No hay un secreto para llegar a ella, sino que es algo que se debe trabajar y convertir en un hábito.

¿Se puede medir?

Sí, se hace con indicadores subjetivos. Se han desarrollado herramientas para lograrlo, como la que tenemos en nuestra página web, y hay índices como Felicidad Nacional Bruta, Happy Planet Index y Cross Corporate Hapyness.

Han introducido la felicidad en la creación de políticas públicas. ¿Cómo relacionar estos dos aspectos?

Nos hemos dado cuenta de que es un indicador importante de progreso social. Por ello hemos trabajado con la ONU.

¿Y qué han hecho con esta organización?

Somos un puente entre ellos y la gente del común. Buscamos que todas las herramientas y objetivos que tienen sean entendibles y utilizados por las personas.

¿Considera que Colombia es el país más feliz del mundo?

No, si definimos la felicidad en términos de progreso social. Es que en Colombia hay violaciones de derechos humanos, hay desconfianza hacia las instituciones públicas y demasiada inseguridad. Otra cosa es que sean alegres.

¿Cuál es la diferencia entre ser alegres y ser felices?

La alegría es una reacción que pasa por tu cabeza. La felicidad es un todo en términos de desarrollo social.

Entonces, puntualmente, ¿qué es la felicidad?
Una acción.

¿Por qué la ONU declara el 20 de marzo el Día Internacional de la Felicidad?

La idea surgió en 2012 con una reunión en Bhután en la que ministros de 65 países debatieron el tema de la inclusión de la felicidad.

¿Qué le recuerda a Pasto?

El volcán, mis papás y los helados de paila.

¿Qué lo inspira?

Que mi grupo de trabajo tome en serio la felicidad y la comparte.

¿Cuál ha sido su momento de más felicidad?

El día que terminé la universidad en Columbia, EE.UU., era el presidente de la facultad y dí el discurso de grado, que tuvo mucha acogida por las personas.

¿Qué hace en su tiempo libre?

Me encanta la música. Toco el ukelele y la guitarra. Además, me gusta bailar salsa.

¿Qué lo hace feliz?

Como buen mago que hace de todo y nada, me gusta hacer cosas y colaborar en ideas.
 

Temas relacionados

felicidad
Comparte: