21 Dec 2011 - 2:53 a. m.

Fiscal vs excomisionado: una pelea de pesos pesados

Algunos magistrados de la Corte Suprema tenían reservas, antes de elegir a la Fiscal, por Lucio. Alias 'Julián Bolívar' viajó con Lucio a Venezuela en 2005 sin autorización del Gobierno, dijo Restrepo.

Redacción Judicial

Hace 13 meses, cuando el presidente Juan Manuel Santos incluyó en la terna para la Fiscalía el nombre de Viviane Morales Hoyos, algunos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, con total reserva y en reuniones privadas, no se ocuparon de la hoja de vida de Morales, su trayectoria en el Congreso o sus capacidades como abogada. Lo primero que hicieron fue indagar los pasos de su entonces exesposo Carlos Alonso Lucio. Así lo constató El Espectador con fuentes del alto tribunal, que en medio de la tormenta política creada en torno a Lucio se mostraron inquietas.

Todo lo cual indica que algunos integrantes de la Corte Suprema de Justicia temían que Carlos Alonso Lucio pudiera terminar manejando algo del poder tras bambalinas en la Fiscalía. Por eso le mandaron razón a Viviane Morales en el sentido de que les aclarara si aún mantenía una relación sentimental con el controvertido desmovilizado del M-19. La respuesta, según le confirmaron algunas fuentes a este diario, fue que no había que agregar nada a dicha relación, salvo que ya no estaban juntos. Altos miembros de la cúpula de la Fiscalía interina de Guillermo Mendoza le hicieron saber a la Corte la incomodidad de la cercanía de Lucio con la entonces candidata a fiscal.

.Desde hace dos meses, después de que trascendiera una entrevista en la que la fiscal Viviane Morales reconoció que había reiniciado su relación sentimental con Carlos Alonso Lucio, y además el país conociera que se había vuelto a casar con él, la tormenta política está más encendida que nunca. En diálogo con la revista Semana, Carlos Alonso Lucio trató de explicar su paso por el M-19, su voltereta como asesor de los paramilitares, sus nexos, según él, como facilitador de paz del cartel de Cali, entre otros episodios. Sus declaraciones atizaron la controversia.

Y fue en este escenario cuando la fiscal Viviane Morales, horas antes de que anunciara la imputación de cargos en contra del excomisionado de Paz Luis C. Restrepo, por la supuesta falsa desmovilización del frente Cacica La Gaitana (en marzo de 2006), terminó de alborotar el avispero al decir que era “inchantajeable”, en clara referencia a la carta que le envió el excomisionado, en la que le enumeraba un rosario de graves episodios protagonizados por Carlos Alonso Lucio durante la zona de concentración de Santa Fe de Ralito, Córdoba.

La polémica que crece

Irremediablemente, el asunto Lucio-Morales-Restrepo ha levantado mucha polvareda alrededor suyo. Al excomisionado de Paz salió a apoyarlo el expresidente Álvaro Uribe, quien reseñó en su cuenta de Twitter: “Es inaceptable que el engaño de los delincuentes se constituya en delito de los inocentes”. Desde Estados Unidos, sin embargo, el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso se fue lanza en ristre contra Restrepo, a quien acusó de haber manejado torpemente la desvinculación del conflicto de menores de edad que estaban en poder de las autodefensas. De Lucio dijo que era un hombre “que siempre luchó por la paz” y que nunca recibió prebendas.

El presidente Juan Manuel Santos respaldó a la fiscal Viviane Morales, aseverando que no tenía arrepentimientos en cuanto a su postulación. Santos, sin embargo, dejó entrever que el nombre de Carlos Alonso Lucio también era una preocupación para él: “Antes de nominarla le pregunté si aún estaba casada con Lucio y ella contestó que no”, admitió el primer mandatario en entrevista con W Radio. Sobre la desmovilización del frente Cacica La Gaitana, defendió al general (r) Mario Montoya —comandante del Ejército en la época de la desmovilización, investigado precisamente por esos hechos— y en cambio responsabilizó a Restrepo.

Mientras la polémica continúa creciendo, las investigaciones tendrán que hacer lo propio. Ayer se conoció que la Unidad Antiterrorismo de la Fiscalía será la encargada de indagar si Carlos Alonso Lucio cometió irregularidades mientras asesoraba a los paramilitares en Santa Fe de Ralito. Así se cumplió la tarea que Morales, con base en las denuncias hechas por Restrepo en su carta, le designó al director nacional de Fiscalías, Néstor Armando Novoa, determinar quién realizaría las pesquisas correspondientes a su esposo. Una tarea, por obvias razones, a ser ejecutada con extremo cuidado. Será inevitable que los investigadores de este expediente pisen siempre sobre cáscaras de huevo.

Restrepo se defiende

El envío de la carta a Morales denunciando actuaciones de Lucio. O el engaño que se pudo haber cometido con la dejación de armas de un frente de las Farc que posiblemente no existía. Sea cual sea la razón, el caso es que el excomisionado de Paz resultó casando una pelea de pesos pesados. El alto exfuncionario ha defendido a capa y espada su gestión durante el gobierno Uribe, desde agosto de 2002 hasta febrero de 2009, acusando a la fiscal de haberlo “violentado”, y aseguró que no sabía que la Fiscalía le imputaría cuatro delitos cuando decidió enviar la misiva: “Me enteré (de los cargos) por los medios de comunicación”.

Restrepo dijo que su principal acusador, un exguerrillero llamado José Alfredo Pacheco, tiene historial como embustero en la Fiscalía y, de hecho, esa entidad ha pedido investigarlo por falso testimonio. También dijo en diálogo con El Espectador que si es enviado a prisión se cometería una injusticia enorme, que teme por su eventual sitio de reclusión y porque puede ser asesinado en la cárcel. De Lucio añadió que era un personaje que, al parecer, no distinguía la legalidad de la ilegalidad, y que hay un complot para ensuciarlo.

Y agregó que supo que Julián Bolívar viajó con Lucio, sin permiso del Gobierno, para entrevistarse en Venezuela con funcionarios de los servicios de inteligencia de ese país y que dicho desplazamiento fue promovido por Lucio. Un viaje acontecido en agosto de 2005. Según él, lo consultaron algunos para ese viaje y él no dio autorización. Después se enteró que igual lo habían hecho.

Como están las cosas, en caso de que un juez de la República aceptara los argumentos de la Fiscalía, Restrepo está a un mes de ir a la cárcel. Pero el excomisionado se mantiene en su posición. A Mancuso le cuestionó su aseveración de que Lucio es un hombre de paz. A la fiscal Morales le reprochó que le está “mintiendo al país. Y le está mintiendo con un interés”.

No es esta la primera ocasión en la que algún alto representante de uno de los tres poderes públicos termina dando explicaciones por su familia (ver infografía). Sin embargo, lo cierto es que últimamente la fiscal general ha figurado en los medios, más que por las decisiones de su entidad, por las críticas de distintos escenarios de la vida pública por su relación con Carlos Alonso Lucio.

Temas relacionados

Carlos Alonso Lucio
Comparte: