26 Nov 2009 - 1:17 a. m.

Gobierno y Corte Suprema, al límite

No cesa el cruce de declaraciones entre ambos poderes.

El Espectador

El choque entre la Presidencia de la República y la Corte Suprema de Justicia siguió agudizándose el miércoles tras un nuevo comunicado de la Casa de Nariño en el que, palabras más palabras menos, califica como mentiroso al magistrado Augusto Ibáñez, presidente del alto tribunal.

“El Gobierno sabe del papel fundamental de la Corte Suprema de Justicia dentro de la democracia colombiana. No obstante, la credibilidad y vocería de su presidente, magistrado Augusto Ibáñez, queda seriamente comprometida ante el país y la opinión pública, al faltar a la verdad públicamente sobre lo trascendido en reuniones con el Presidente de la República y su Ministro del Interior y de Justicia, en materia tan delicada como la elección de Fiscal General de la Nación”, dice el comunicado de Palacio.

Seguidamente, señala que el Gobierno “tiene testigos que escucharon a los directivos de la Corte decir que con el reemplazo del ternado ‘había quedado resuelto el problema del Fiscal’”, y agrega: “Si la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia no hubiese aceptado esto —como ahora lo afirma el magistrado Ibáñez— debió comunicarlo así al Ejecutivo, y no mentirle al país”.

La Casa de Nariño expresó que “para que haya una verdadera justicia es imprescindible que sus representantes obren siempre con apego a la verdad y la Ley. Si el Presidente de la Corte Suprema de Justicia miente, ¿qué se puede esperar de su tarea de administrar justicia?”. Y por último, le hace un llamado al alto tribunal para que, de manera urgente, cumpla con su función constitucional de elegir Fiscal.

Comparte: