5 Jun 2020 - 2:57 p. m.

Herramientas para una adecuada alimentación

“Cuando mis pacientes indagan qué pueden o no comer los invito a que se pregunten si ese alimento proviene de un árbol o de algún animal. Si la respuesta es sí, maravilloso, pero si la respuesta es no, lo ideal es no consumirlo o bajarle a la cantidad”. Estas son las palabras de Angélica Veloza, nutricionista y educadora en diabetes, quien da algunas herramientas prácticas para las personas que padecen diabetes y aún no saben cómo llevar su alimentación.

Entre las dificultades que presentan es cambiar sus hábitos alimenticios. Incluso, les puede parecer más fácil cumplir con el medicamento, inyectarse insulina y crear rutinas de ejercicio, pero la comida es el gran reto, y el más importante, para darle manejo a la enfermedad y mantener un estilo de vida saludable. Estilo que se compone de buenos hábitos alimenticios, actividad física y mantener un correcto peso corporal, para así mitigar su aparición o controlarla.

Y es que la diabetes forma parte de las enfermedades no transmisibles que cobran, anualmente, la vida de millones de personas en todo el mundo. Según proyecciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes será la séptima causa de mortalidad en 2030, y su aparición ya se da en jóvenes, adultos y personas mayores.

En palabras sencillas, “la diabetes es un grupo de enfermedades y la característica común es la hiperglucemia, es decir, la elevación del azúcar en la sangre. Esto puede dañar varios órganos y causar la muerte”, refiere la nutricionista Angélica Veloza. Se divide en varios tipos: la diabetes tipo 1, que se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona. Se desconoce aún la causa de esta y no se puede prevenir con el conocimiento actual.

La tipo 2 se debe a una utilización ineficaz de la insulina. Este tipo representa la mayoría de los casos mundiales, el 90 %, y se debe en gran medida a un peso corporal excesivo, a la inactividad física y a los malos hábitos alimenticios. También está la diabetes gestacional, cuando una mujer está en embarazo, o la que se da por factores hereditarios.

Para todos los tipos la alimentación es determinante para llevar de una mejor forma la enfermedad y evitar otras complicaciones, como sufrir accidentes cerebrovasculares, neuropatía de los pies -que se da por la reducción del flujo sanguíneo que incrementan el riesgo de úlceras en esta zona-, infección y, en última instancia, amputación. Además, la retinopatía diabética, que es una causa importante de ceguera y es la consecuencia del daño de los pequeños vasos sanguíneos de la retina.

“La preocupación es que muchas personas en Colombia no saben que tienen la enfermedad y los que están diagnosticados solo la mitad tienen un adecuado manejo”, dice Angélica Veloza, quien destaca, además, que los síntomas se dan cuando la enfermedad está avanzada. Entre los síntomas se puede presentar aumento de la sed y de las ganas de orinar, aumento del apetito y pérdida inexplicable de peso. A través de exámenes de sangre se determina finalmente el diagnóstico.

Para tratarla, los fármacos y la vida saludable son los dos pilares. En este caso, el más importante es la vida saludable, la cual tiene que ver con: alimentación, control de peso, actividad física y educación en diabetes. De la alimentación parte todo. Es importante hacer aclaraciones de cómo nutrirse, pues hay información falsa que no contribuye.

“Entre las preguntas frecuentes de los pacientes es si deben eliminar algún grupo alimenticio. La respuesta es no. Deben consumir todos los grupos, la clave es en su justa medida. Por ejemplo, el 80 % de la nutrición debe ser con alimentos reales, como frutas, verduras, proteínas y carbohidratos”, dice Veloza.

Si una persona con diabetes mínimo consume cinco porciones de frutas y verduras al día tiene control de la glucemia. Se deben mezclar los grupos. La cantidad de los alimentos depende de las necesidades de las personas. No todos tienen el mismo gasto de energía.

Alimentos light: existe el mito de que las personas con diabetes consumen estos productos, eso es falso. Porque puede decir bajo en calorías, pero se debe tener claridad si tiene o menos grasa o menos azúcar. De consumirlos, son los que tiene menos azúcar. Si las personas logran tener ese control nutricional, sus niveles de glucemia y el estado de su salud será óptimo.

Pero se dan casos en que las personas, algunas veces, no pueden preparar esos alimentos y recurrir a suplementos nutricionales, que se usan desde hace mucho tiempo, y que les permite a los pacientes mejorar el control de la glucemia. Estos suplementos pueden ser como refrigerios o incluso que reemplacen una comida.

En esta alimentación especializada, en uno de sus procesos, se modifican los carbohidratos para que la digestión sea lenta, así se demora en llegar el azúcar a la sangre y darle tiempo al organismo de procesarla. “Entre las ventajas es que estos suplementos tienen las medidas exactas de proteína, fibra y todos los nutrientes que necesita el cuerpo y así alcanzar los niveles óptimos de azúcar en la sangre”, concluye Angélica Veloza.

Factores de riesgo, síntomas y alimentación

Familiares con antecedentes de diabetes, estar en sobrepeso, exceso de grasa en el área abdominal y una vida sedentaria.

Síntomas: se puede presentar aumento de la sed y de las ganas de orinar. Aumento del apetito y pérdida inexplicable de peso.

Una buena alimentación puede ayudar a alcanzar niveles óptimos de azúcar en la sangre y obtener todos los nutrientes que el cuerpo necesita.

Comparte: