9 Apr 2012 - 11:00 p. m.

Homofóbicos: ¿nacen o se hacen?

Quienes son incapaces de reconocer que se sienten atraídos por personas del mismo sexo y, además, han crecido con padres autoritarios y represivos, son más propensos a ser homofóbicos.

Redacción Vivir

Así lo indica una investigación liderada por la Universidad de Rochester, Inglaterra, la cual documenta que, tanto la orientación sexual, como el papel de los padres en la educación, influyen directamente en el surgimiento de un rechazo profundo y visceral, hacia los homosexuales. Allí nace la discriminación.

“Los individuos que se identifican como heterosexuales, pero que en tests psicológicos muestran una fuerte atracción por el mismo sexo, pueden sentirse amenazados por los gays y lesbianas, quienes, involuntariamente, les recuerdan que dentro de ellos hay unas tendencias similares”, así lo explica Netta Weinstein de la University de Essex, otra de las instituciones que participó en el estudio.

El informe, publicado en la edición de abril de la revista Journal of Personality and Social Psychology, incluye cuatro experimentos realizados en Estados Unidos y Alemania, cada uno con la participación de 160 estudiantes universitarios.

Los resultados tienen dos lecturas contundentes, según los investigadores: por un lado son una nueva evidencia de la teoría psicoanalítica, que señala que el miedo, la ansiedad y la aversión que muchas personas sienten hacia los homosexuales, están sustentados en sus deseos reprimidos.

Por otro lado, los resultados apoyan “la más moderna teoría de la autodeterminación”, desarrollada por los profesores Ryan y Edward Deci, de la U. de Rochester, que vincula la educación de los padres al desarrollo de una baja autoaceptación y a la dificultad de valorarse a sí mismo.

“Si usted está sintiendo esta clase de reacciones viscerales hacia un grupo específico debe preguntarse ¿por qué?”, dice el profesor Richard Ryan. “La homofobia no es un asunto de risa. A veces puede tener consecuencias trágicas”, concluye Ryan, haciendo referencia al joven chileno Daniel Zamudio, quien murió en manos de un grupo de neonazi a causa de su orientación sexual.

Comparte: