14 Jan 2010 - 10:30 p. m.

Indígenas viven hasta 20 años menos

ONU presentó el informe sobre la situación de los pueblos indígenas en el mundo. En Colombia preocupan los altos índices de suicidio.

Redacción Vivir

La diferencia en la esperanza de vida entre los indígenas y los demás pueblos es uno de los síntomas más evidentes de los problemas que acosan sus vidas: desposesión de tierras, opresión, discriminación, pobreza, violencia, limitados recursos ambientales, entre otros.

Según lo reveló el miércoles la Organización de Naciones Unidas, en su Primer Informe sobre la Situación de los Pueblos Indígenas, la esperanza de vida de un indígena nacido en Guatemala es 13 años menor que la de otras personas del país; de 10 años en Panamá; de 17 en Canadá; y hasta de 20 años en países como Nepal o Australia.

Bruno Moro, coordinador residente y humanitario de la ONU en Colombia, y quien presentó el informe, recordó que en el país la alta tasa de suicidio entre la población indígena constituye un motivo de preocupación y una prueba de la difícil situación que atraviesan estas comunidades. Mientras en la población colombiana la tasa de suicidios es de 4,4 por cada 100.000 habitantes, entre los pueblos indígenas la tasa se eleva a 500 por cada 100.000. “Es una diferencia abismal e indica el tipo de presiones que soportan”, comentó el funcionario. Algo similar ocurre en Estados Unidos, donde un indígena tiene un 62% más de probabilidades de quitarse la vida. En Canadá, el riesgo es 11 veces superior.

Las comunidades indígenas suman unos 370 millones de personas, constituyendo aproximadamente el 5% de la población mundial, pero en términos socioeconómicos representan el 15% de los más pobres.

El informe, dividido en seis capítulos (pobreza, cultura, ambiente, educación, salud y derechos humanos), señala que las culturas indígenas están bajo la amenaza de desaparecer. Se calcula que existen entre 6.000 y 7.000 lenguas vivas, pero el 90% podría desaparecer en los próximos 100 años.

Latinoamérica

La situación de los indígenas en Latinoamérica no difiere mucho del resto de continentes. Los niveles de pobreza, comparados con los de la población general son desde 2,8 veces más altos, como en Guatemala, hasta 7,9 veces, como en Paraguay.

La mortalidad infantil sigue siendo 70% superior entre los niños indígenas. En países como Honduras asombra que los niveles de desnutrición lleguen hasta el 95% en los menores de 14 años.

Según Moro, en Colombia la actividad militar del Estado y la presencia de los grupos armados en territorios de estos pueblos siguen constituyendo una grave amenaza para su subsistencia.

Comparte: