26 Nov 2009 - 7:25 a. m.

Irlanda, lista para nuevo reporte de abusos sexuales de sacerdotes a menores

El informe contiene acusaciones de niños desde 1975 hasta 2004.

El Espectador

Irlanda se preparaba el jueves para la divulgación de un segundo reporte sobre abusos clericales a menores, en un país aún afectado por los terribles hallazgos de una investigación previa conocida este año.

La divulgación de décadas de castigos con azotes, trabajo esclavo y violaciones en gran parte del ahora desaparecido sistema de escuelas industriales y reformatorios de Irlanda erosionó en mayo aún más la autoridad moral de la Iglesia Católica en el país.

Un reporte del manejo de las acusaciones de abuso sexual de menores en la arquidiócesis de Dublín desde 1975 al 2004 será publicado el jueves, y líderes de la Iglesia ya han advertido sobre su horrendo contenido.

"En estos días estaremos leyendo sobre hechos sórdidos que ocurrieron dentro de la Iglesia Católica, en la arquidiócesis de Dublín", dijo el arzobispo Diarmuid Martin en una ceremonia la semana pasada.

El trabajo para elaborar el reporte, que comenzó en el 2006, fue completado hace meses pero la publicación fue retrasada hasta que la Corte Suprema dió su autorización la semana pasada, y algunos detalles debieron ser removidos debido a que podían poner en riesgo procedimientos criminales.

El Servicio Nacional de Orientación Terapéutica dijo el miércoles que había organizado una respuesta coordinada con otros grupos tras un incremento de un 49 por ciento en las llamadas luego de la publicación en mayo del documento de la Comisión para Investigar Abusos de Menores.

En el reporte de cinco volúmenes, que se recopiló durante nueve años, orfanatos y escuelas industriales en la Irlanda del siglo XX fueron descritos como recintos donde imperaba el temor, el abandono y el abuso sexual endémico.

Esa investigación, presidida por un juez de la Corte Suprema, criticó a las autoridades religiosas por encubrir los crímenes y al Departamento de Educación por colusión.

También hizo notar que los niños fueron víctimas de padres adoptivos, trabajadores voluntarios y empleadores.

Comparte: