25 Jan 2010 - 10:20 p. m.

La depresión universitaria

El estrés de los exámenes y la falta de dinero son las principales causas.

El Espectador

Aunque para muchos jóvenes la época universitaria es una de las mejores de su vida, por la alta dosis de diversión, el poder gozar de una mayor libertad y el estar aprendiendo sobre los temas que les interesan, hay quienes escasamente sobreviven a los cinco años que dura la carrera y deben convivir con la tristeza, la ansiedad y el estrés que les producen los exámenes, la carga académica y la dificultad para hacer amigos.

Teniendo en cuenta estos factores, que afectan la salud mental de los estudiantes y que generalmente pasan desapercibidos, investigadores de la U. Católica San Antonio de Murcia (España) se animaron a realizar un estudio, con 700 alumnos, en el que intentaron explicar el fenómeno de la depresión universitaria, establecer su magnitud y la manera como debe ser tratado.

Para su sorpresa, el 63% de los estudiantes que participaron en la investigación presentaron síntomas relacionados con la depresión y el 55% con la ansiedad, como, por ejemplo, dificultad para conciliar el sueño, irritabilidad, falta de concentración y dolores de cabeza. Serafín Balanza, Isabel Morales y Joaquín Guerrero, autores del estudio, explicaron en un artículo publicado en la revista Clínica y Salud , que dependiendo de la carrera escogida el riesgo de sufrir de algún trastorno aumenta.

Los estudiantes de carreras como Derecho o Ciencias de la Salud tienen una mayor probabilidad de sufrir de ansiedad o depresión, en gran parte porque deben combinar sus actividades académicas con prácticas extracurriculares en hospitales o juzgados. Esto, según los investigadores, eleva sus niveles de estrés. “La realización de prácticas clínicas implica, además, frecuentes cambios en el ciclo del sueño”, indica el estudio. Los investigadores también aclararon que muchas veces la depresión se desarrolla por predisposición biológica, con la ayuda de factores desencadenantes como el alcohol.

En Colombia, al igual que en España, hay varias universidades que, conscientes de esta problemática, decidieron abrir espacios para que los estudiantes puedan recibir ayuda. En la U. Javeriana, por ejemplo, funciona desde hace meses la oficina de asesoría psicológica y en la U. de la Sabana se creó una línea telefónica a través de la cual un grupo de psicólogos atiende las crisis de los estudiantes.

Miguel Ángel Vallejo, un reconocido psicólogo español, advierte que lo importante en estos casos es propender por una formación integral de los jóvenes, que les permita ser individuos hábiles socialmente y con la capacidad para tolerar la frustración y resolver los problemas.

Comparte: