En vivo
Contrato del Mintic: juez decide si envía a la cárcel a tres implicados
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Minimizar
5 May 2010 - 10:08 p. m.

La filosofía orgánica llega a las cocinas

El chef Mauricio Rodríguez prepara platos tradicionales con ingredientes que no atentan contra el ambiente.

Valeria Gómez Rodríguez

Las llamas calientan lentamente el sartén donde el chef Mauricio Rodríguez prepara su obra maestra. Su secreto: ingredientes orgánicos. Una mezcla de verduras, frutas y cereales le da vida a platos con sabores naturales que deleitan diariamente el paladar de los huéspedes del hotel Sofitel Bogotá Victoria Regia, ubicado en la capital colombiana. Se trata de toda una filosofía gastronómica que ahora llega con fuerza a las cocinas colombianas.

Al contrario de lo que muchos creen, las recetas orgánicas son mucho más que lechuga. Comer sano no necesariamente debe asociase al hambre ni a la abstinencia. De hecho, la gastronomía verde ofrece platos tan diversos y elaborados como sancocho, carimañolas, ajiaco, suero costeño, helado, entre otros, que toman parte de un amplio menú natural.

“De acuerdo con el enfoque que se le dé a la cocina se pueden preparar numerosos platos orgánicos. Sin embargo, todavía hay ciertos ingredientes que no se encuentran fácilmente como la curuba, la papa criolla y los berros: su cultivo es complicado y son alimentos altamente perecederos. Esto se empieza a convertir en una limitante para la cocina verde”, explica Rodríguez.

No obstante, a pesar de estas dificultades cada vez más supermercados se unen a este movimiento ecológico implementando estantes con comida verde. Sucede lo mismo con las fincas orgánicas, ubicadas principalmente en la sabana de Bogotá, que están innovando en la siembra de nuevos alimentos libres de toxinas y químicos que alteren su sabor.

Según Rodríguez, la diferencia al degustar un tomate orgánico y uno corriente es abismal. “Evidentemente, el natural es más dulce y jugoso y además es un producto limpio y sano que aporta proteínas, minerales y vitaminas, e incluso aumenta las defensas”.

Investigaciones así lo demuestran. De acuerdo con el Journal of Agricultural and Food Chemistry, de EE.UU, las frutas y los vegetales orgánicos tienen niveles más altos de antioxidantes, los cuales previenen enfermedades como el cáncer y combaten el envejecimiento prematuro. Tantas bondades atraen cada vez más a millones de personas a la ola verde.

El redescubrimiento de los sabores naturales está revolucionando el mundo. Al igual que muchas tendencias culinarias de hoy, la cocina orgánica tiende a volverse una moda. Lo importante, advierte Rodríguez, es no perder de vista su punto filosófico, que se centra en devolverle a la tierra algo de todo lo que nos brinda.

Temas relacionados

Comidas
Comparte: