4 Jul 2018 - 2:53 a. m.

La lección de una mamá a sus hijos por robar una caja de chicles

Andrea Muñoz le pidió a sus pequeños de tres y cinco años que devolvieran los dulces en la tienda y le pidieran perdón a los empleados, mientras ella los grababa. El video fue viral en redes sociales y tuvo diversas reacciones.

-Redacción Actualidad

Captura de video Youtube/ ANDRES MANUELOVICH
Captura de video Youtube/ ANDRES MANUELOVICH

Una mamá le dio una lección a sus hijos de tres y cinco años que se volvió viral en las redes sociales. Los pequeños habían robado unas cajas de chicles en una tienda de Chihuahua (México) y ella les pidió que devolvieran los dulces mientras los grababa.

La mujer, identificada como Andrea Muñoz, se dio cuenta de lo que habían hecho sus hijos porque durante la cena su hijo menor le dijo que le incomodaba algo dentro del pantalón. En ese momento sacó la caja de chicles y ante las sospechas de Muñoz, su hijo mayor mostró que él también tenía una, según información de El Universal de México.

(Le puede interesar: El video de la mamá que regaña a su hijo en plena universidad es un experimento social). 

Cuando llegaron al local ubicado en el cruce de la avenida Hermanos Escobar y De las Américas, los pequeños les pidieron disculpas a los dos empleados del lugar mientras lloraban.

La única pregunta que le hicieron los trabajadores a los niños fue si habían destapado los dulces. Ellos negaron con su cabeza, ante esa repuesta solo les pidieron que no lo volvieran a hacer con una sonrisa.  

En ese momento interviene Muñoz en el video diciendo “a la próxima le van a hablar a la Policía y se van a ir a la cárcel. Robar no está bien ¿de acuerdo? díganles muchas gracias”.

(Le puede interesar: La joven que descubrió la infidelidad de su novio por un domicilio)

Las reacciones en las redes sociales fueron diversas, pero Muñoz afirma que han sido más los comentarios positivos sobre su lección como madre. Ante las críticas, afirmó que en ningún momento se ve el rostro de los menores y que su objetivo no era exhibirlos en las redes sociales sino enseñarles que robar es algo malo. 

“Hicimos una promesa de que no van a volver a tomar algo que no es suyo”, le expresó la madre de los menores al mismo medio y añadió “les dije que tenían que enfrentar las consecuencias de sus actos”.

Comparte: