21 Nov 2009 - 4:16 a. m.

‘La orden vino de Caracas’

Hablan las autoridades de Táchira.

Redacción Internacional

Una gran preocupación manifestaron las autoridades del estado de Táchira, tras la decisión del Ejército venezolano de volar dos pasos fronterizos entre la población venezolana de Delicias y el municipio de Ragonvalia, en Norte de Santander. En diálogo con El Espectador desde la capital del estado, Alexis Balsa, jefe de Fronteras del gobernador César Pérez Vivas, le pidió al gobierno de Hugo Chávez que evitara “provocar” a Colombia.

“Esos pasos tenían muchos años. Como muchas de las trochas que hay por aquí y que son conocidas por las fuerzas armadas de ambos países”, afirmó Balsa, tras reconcoer que la decisión “fue tomada por el gobierno Central, en Caracas”. En muchas ocasiones, dijo, este tipo de construcciones artesanales han sido eliminadas por las autoridades de manera legítima. Pero, “en estos momentos de tensión, un hecho como este puede ser usado como provocación”. 

Sobre la presunta ilegalidad de los puentes aseguró que las construcciones eran una necesidad de las comunidades en la zona. “Estos puentes fueron permitidos por muchos años, por ahí es donde pasan el comercio y la gente. El uso permanente los convirtió en pasos legales”.

En Caracas, el vicepresidente venezolano, Ramón Carrizález, defendió la decisión de volar los puentes y aseguró que “fueron construidos y usados por el narcotráfico y el contrabando”.

Pero en Táchira, el gobierno de César Pérez Vivas —uno de los más visibles opositores al chavismo— teme que la dinámica de crimen y contrabando que se vive en la región siga generando situaciones violentas que empeoren el tenso clima entre los dos países. “Hay una disputa desde hace mucho tiempo por el control del contrabando ilegal”, explica Balsa. “Y estamos preocupados de que esos hechos aislados sean el caldo de cultivo para una disputa diplomática mayor y una situación de guerra entre Colombia y Venezuela”.

Comparte: