8 Dec 2010 - 4:41 a. m.

'La prioridad: salvar vidas'

Se estima que se necesitan por lo menos $4 billones para atender la crisis. Se trabajará en tres frentes: atención a los damnificados, rehabilitación de la infraestructura y reconstrucción de las zonas afectadas.

El Espectador

El Gobierno Nacional decretó la situación de desastre en el país ante la dura ola invernal, que según el presidente Juan Manuel Santos es la “peor tragedia natural” en nuestra historia, y declaró la emergencia económica, social y ecológica, inicialmente por 30 días y que podrían prorrogarse hasta los 90, con el fin de tomar medidas para atender la emergencia, tanto en el corto como en el mediano y largo plazo, que por las lluvias padecen más de un millón 600 mil personas.

“Trabajaremos en tres fases: la primera se dedicará a la atención humanitaria, es decir, a salvar vidas y a dar albergue y comida a las cerca de 330 mil familias que hoy lo están requiriendo. La segunda será una fase de rehabilitación para reparar las vías, escuelas, redes eléctricas y demás obras de infraestructura que puedan recuperarse. Y la tercera fase —la más grande y ambiciosa de todas— será la de reconstrucción, que implica levantar de nuevo todo aquello que esté destruido o inservible”, declaró el Primer Mandatario tras un Consejo de Ministros, en la Casa de Nariño, que duró cerca de cinco horas.

Asimismo, Santos anunció que, con carácter urgente, se dispuso la destinación de un billón de pesos adicionales al Fondo de Calamidades, para atender a los damnificados. Hasta el momento el Gobierno ha desembolsado medio billón de pesos para afrontar los estragos de la ola invernal. “Nos queda mucho trabajo. La emergencia  no ha pasado y puede que dure algunos meses más. Y luego vendrá la titánica tarea de la reconstrucción”, expresó, agradeciendo a las empresas y a las personas del común que han hecho donaciones a la campaña ‘Colombia Humanitaria’, así como a la comunidad internacional, al papa Benedicto XVI, a los países amigos que han enviado ayudas, a los organismos internacionales y a los cuerpos de socorro.

Por otra parte, anunció que asumirá personalmente el Comité Nacional del Sistema Nacional de Prevención y Atención de Desastres, que se reunirá cada semana, y que instalará este jueves, en el Ministerio del Interior y de Justicia, la Sala de Crisis que funcionará de forma permanente para atender las solicitudes de los gobernadores y los alcaldes relacionadas con la emergencia. “Que quede claro: nuestra prioridad en este momento es salvar vidas humanas, evitando tragedias como la de Bello, y dar comida y refugio a los damnificados. No podemos desamparar a esos colombianos que tienen hambre y frío, que en este momento no tienen techo y que sufren la humedad de las lluvias y las inundaciones”, enfatizó.

Tras hacerse oficial la declaratoria de emergencia, se espera que ahora comiencen a expedirse decretos que le faciliten al Ejecutivo la contratación de créditos, crear tributos o incrementar impuestos vigentes, todo ello con destino a la atención de las necesidades básicas de los damnificados y a la reconstrucción de las infraestructuras dañadas. La ley ordena que dichos decretos sean avalados por el Congreso y examinados por la Corte Constitucional.

Ver infografía clic aquí

Temas relacionados

InviernoPresidente Santos
Comparte: