31 May 2018 - 11:33 p. m.

La vaca que salió sin permiso de su país y podría ser sacrificada

Penka se encontraba pastando cerca de la frontera entre Bulgaria y Serbia. En un descuido el animal búlgaro cruzó al país vecino y fue allí donde inició su calvario. Al haber salido de los territorios de la Unión Europea le queda prohibido volver, pues sería sacrificada.

/AFP

Una vaca búlgara se pasó por descuido a territorio de Serbia, fuera de la Unión Europea (UE), y podría ser sacrificada puesto que la reglamentación comunitaria le impide regresar de nuevo a su país de origen, lo que indigna a su propietario, quien clama por su vida.

Penka, la vaca alazana que se encuentra en su sexto mes de gestación, en un descuido, se fugó de su tropilla el 12 de mayo cuando pasaba cerca del pueblo de Kopilovtsi, no lejos de la frontera de Bulgaria con Serbia.

Entonces, su periplo la llevó hasta el país vecino, al que accedió sin ser interceptada por los guardias de fronteras. Recogida por un granjero serbio, quien la identificó gracias a su distintivo, finalmente fue entregada a su propietario, Ivan Haralampiev, como corresponde.

(Le puede interesar: El pastor que sueña con su cuarto avión privado para enviar su mensaje al mundo)

Pero, fue en ese momento que comenzó el calvario de la fugitiva Penka, aún sin resolver y probablemente sin una solución feliz, según dijo este jueves su amo ante cámaras de la televisión búlgara BNT. A pesar de que existe un certificado veterinario expedido en Serbia que testimonia la perfecta salud de su vaca, las autoridades búlgaras exigen que sea de inmediato sacrificada.

Las autoridades sanitarias búlgaras confirmaron este incidente a la AFP, subrayando que no disponen del menor margen de maniobra frente a la situación, a pesar de los llamados de clemencia que ha hecho todo el país luego de escuchar el relato del ganadero propietario de Penka.

"La decisión no nos incumbe a nosotros. Lo único que hacemos es aplicar las reglamentaciones europeas", explicó lacónicamente el experto veterinario Lyubomir Lyubomirov.

Comparte: