En vivo
Contrato del Mintic: juez decide si envía a la cárcel a tres implicados
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Minimizar
9 Jan 2014 - 3:30 a. m.

La vigencia del fraude bancario

Se estima que cerca de 500.000 personas fueron víctimas de este delito en 2013. El más reciente fue el actor, músico y empresario César Mora.

David Mayorga

Lo que debía ser una simple consulta bancaria derivó en una desagradable noticia para César Mora, el reconocido actor, músico y empresario caleño, quien inició 2014 con la amargura de ser víctima de los ladrones de bancos. Alrededor de $50 millones con los que el artista iba a pagar el semestre académico de su hijo y la nómina de su orquesta María Canela fueron sustraídos de su cuenta a través de retiros irregulares con cheques que contenían firmas falsificadas.

El propio afectado, a través de su cuenta en la red social Twitter, difundió la noticia y dejó en evidencia su malestar por las respuestas que recibió de parte de Bancolombia (ver recuadro). “Los cheques son robados, eso está claro. Estamos investigando si la chequera fue robada o falsificada”, confirmó un vocero de la entidad bancaria al ser consultado por El Espectador.

Se trata de un caso que prende las alarmas de las autoridades y del propio sistema financiero, puesta esta modalidad de fraude, considerada como una de las más antiguas, había perdido fuerza frente a los ataques por vía virtual; aun así, y según cifras de la Fiscalía General de la Nación, al primer semestre de 2013 los criminales habían sustraído por esta vía más de $1.855 millones.

“En términos generales, ha habido progresos significativos en el país. El indicador de fraude pasó de tres transacciones problemáticas por cada 10.000 movimientos en 2010 a 1,5 el año pasado; sin embargo, eso significa que cerca de 500.000 personas se vieron afectadas por este crimen, lo cual sigue siendo una cifra muy alta”, reconoce María Mercedes Cuéllar, presidenta de Asobancaria, quien destaca las fuertes inversiones de las entidades financieras, especialmente en el ecosistema digital, para prevenir nuevos robos.

Pero a pesar de estas acciones y de las constantes campañas educativas de los bancos para que los usuarios protejan sus datos personales, el fraude sigue expandiéndose. En especial en un mercado como el colombiano, donde el acelerado crecimiento económico (en promedio, 5% anual en los últimos años) y la masificación de los dispositivos móviles les han dado nuevas herramientas a los criminales.

“Hemos visto un incremento en los objetivos seleccionados, clientes que realizan constantes transacciones a través de internet. Ellos son atacados a través de virus en sus dispositivos móviles que reportan todo tipo de información financiera almacenada”, explica Juan Pablo Páez, ingeniero de McAfee, la firma de seguridad electrónica que en marzo de 2013 registró un ataque masivo a más de una docena de bancos en el país. Se presume que el monto robado habría sobrepasado los $3.800 millones.

Es posible que esa cifra se incremente en 2014 debido al rápido avance de los dispositivos tecnológicos y a los extensos períodos de investigación por parte de las autoridades. “Estamos trabajando con la Fiscalía y la Policía para fortalecer los procesos investigativos, pero hay que decir que las leyes que castigan este crimen se van quedando obsoletas”, comenta Cuéllar.

Por lo pronto, los expertos les recomiendan a los clientes que mantengan un control detallado de sus transacciones, que revisen muy bien los extractos de sus tarjetas de crédito, refuercen la seguridad de sus dispositivos móviles (portátil, teléfono inteligente y tableta), establezcan contraseñas para la información personal que alojan en la nube o en correos electrónicos, y realicen transacciones únicamente en los canales dispuestos por los bancos, nunca en páginas remitidas a correos electrónicos.

De esa forma evitarían convertirse en nuevas víctimas del fraude bancario.

 

dmayorga@elespectador.com

 

Temas relacionados

Bancolombia
Comparte: