3 Nov 2008 - 3:00 p. m.

Las elecciones de la sospecha en EE.UU.

Este martes los estadounidenses elegirán a su nuevo presidente. Crecen los temores de fraude en varios estados clave. Miles de abogados de ambas campañas vigilarán los centros electorales para impedir cualquier irregularidad.  En estos comicios el país se juega su futuro y credibilidad.

Juan Camilo Maldonado T./ Enviado especial, Nuevo México

Un manto de desconfianza y escepticismo cubre al suroeste de Estados Unidos. En estados en donde el voto es muy apretado, las campañas enviaron una tropa de abogados que vigilarán los centros electorales, para evitar “irregularidades” en la jornada de este martes. Sólo en Florida, ambos partidos cuentan con miles de voluntarios que no les quitarán los ojos de encima a las máquinas de votación.

La situación se repite en Ohio, New Hampshire, Misouri y Nuevo México, algunos de los estados más reñidos. En un restaurante de comida mexicana, en el centro de la ciudad más poblada de Nuevo México, Albuquerque, dos meseros coinciden en sus apreciaciones. Ella, una mujer en sus cincuentas, de rápidos movimientos, detiene unos segundos su revoloteo entre las mesas y se acerca a conversar: “Voy a votar por Obama —dice—, pero eso no tiene importancia, no va ganar, todo esto es pura política, e independientemente de lo que la gente desea, los que están en el poder siempre obtienen lo que quieren”.

Él, jefe de meseros del restaurante, también toma un descanso entre las bandejas de chiles rellenos y nachos picantes, y confiesa que votará por Obama. Aunque también tiene un pero: “Es verdad, el país se está yendo al pozo y todo el sistema está torcido. Creo que si Obama no gana, significa que algo habrán hecho que huele mal”, dice, refiriéndose a la posibilidad de un fraude.

El sondeo diario de Gallup situaba ayer a Obama adelante por 10 puntos, la máxima ventaja de toda la campaña. Otras encuestas nacionales y estatales confirmaban este resultado. Las opciones de victoria de McCain son, hoy día de la votación, muy pocas pues, según explican analistas, los indecisos no son tantos como para revertir esa situación.

Los seguidores del senador por Illinois en Nuevo México albergan una  mezcla de esperanza en Obama y sospecha en el sistema electoral, que los impulsa a votar, pero  no les permite creer que el “sueño” sea posible. Y la poca fe en la transparencia de este proceso es la primera señal del intranquilo ambiente político que se vive en casi todo el país.

En la única calle con vida nocturna de Albuquerque, la Avenida Central , colonizada con pequeños restaurantes de letreros neones, un afiche pegado en la fachada del bar The Black Bird anuncia la fiesta que en honor a Obama se celebrará el día de las elecciones. Frente a él, un joven que no supera los 25 años confiesa que nunca antes se había sentido tan involucrado en las elecciones: “Saldré a votar —confiesa—, pero eso no quita que los republicanos se roben las elecciones, mire lo que hicieron en 2000 con el recuento de los votos en Florida, son capaces de cualquier cosa”, asegura.


El histórico y polémico recuento de los votos en Palm Beach, Florida, hace ocho años, cuando por menos de mil votos George W. Bush le arrebató la victoria al demócrata Al Gore, parece haber quedado grabado profunda y dolorosamente en el recuerdo de ciertos sectores de la sociedad norteamericana.  “Las cosas empezaron a empeorar desde el episodio en Florida, es un clima de sospecha completo”, reconoce en Santa Fe la secretaria de Estado de Nuevo México, Mary Herrera, a cargo de la organización de las elecciones en todos los condados.

Los rumores de fraude se expanden. La cadena de noticias CNN informó de supuestas imprecisiones de las máquinas digitales de votación. Según el reporte, en Ohio habría sistemas digitales que estaban reconociendo votos de Obama como si fueran de McCain, igual a la profecía ideada por Matt Groening en un reciente capítulo de los Simpson.

En Nuevo México, entre tanto, un diario local reveló el insólito caso de un votante que, con el número falso de seguridad social, registró a Mickey Mouse para votar. Para Bill Hume, consejero de políticas públicas del gobernador Bill Richardson, “se requeriría un grupo enorme de personas para lograr una votación de fraude coordinada”. Pero sus argumentos no terminan de clarificar las posibilidades de que a un grupo de personas “se les pague por salir a votar por otro candidato”, denuncias que ha recibido Mary Herrera en su despacho.

Está por ver si la jornada de este martes ayuda a superar o ahondará el trauma dejado por Bush en su victoria en Florida, en 2004.

Qué elige hoy Estados Unidos

Presidencia

La elección será entre la fórmula demócrata Barack Obama (presidente) - Joseph Biden (vicepresidente) y la republicana John McCain (presidente) - Sarah Palin (vicepresidenta). Hay otros candidatos: Bob Barr, Chuck Baldwin, Cynthia McKinney y Ralph Nader.

Congreso

Los votantes escogerán a los 435 miembros de la Cámara de Representantes, cuyo mandato es por dos años. Actualmente hay 235 demócratas, 199 republicanos y un escaño vacante. También están en juego 35 de los 100 escaños del Senado, cuyo mandato es por 6 años. Actualmente hay 49 senadores republicanos, 49 demócratas y dos independientes.

Gobernadores

Se escogerán a 11 gobernadores, para un período de cuatro años.

Referendos

36 estados se pronunciarán el martes sobre más de 150 propuestas.


Los votantes de California, Arizona y Florida decidirán si quieren prohibir el matrimonio entre homosexuales.

En Colorado y Dakota del Sur se votará sobre el derecho al aborto.

En Nebraska decidirán si prohíben programas públicos que den preferencia a los negros y las minorías.

Los residentes en Massachusetts y California decidirán si despenalizan el uso de marihuana.

Los estados que serán claves

El mapa político de los Estados Unidos ha cambiado radicalmente en la actual campaña presidencial. La crisis económica y la campaña de descrédito mutuo incidieron en que varios estados cambiaran la forma en que votaron durante décadas.

Estos serán los escenarios más reñidos en la votación:

Florida: McCain perdió la ventaja de más de diez puntos que tenía en abril; hoy las encuestas lo sitúan segundo, a dos puntos porcentuales de Obama.

Arizona: El mismo panorama se refleja en el feudo político del republicano: Obama logró recortarle 19 puntos en siete meses y hoy está a sólo 3,5 de McCain.

Dakota del Sur: Un tradicional feudo republicano donde los demócratas han logrado reducir a la mitad la desventaja de hace dos meses.

Arkansas: Otro tradicional estado republicano, donde Obama ha aumentado 20 puntos en las encuestas desde marzo, debilitando de paso el dominio de McCain.

Georgia: En septiembre, McCain lideraba los sondeos por 17 puntos; hoy, su ventaja se redujo a cuatro.

Ohio: No hay una tendencia clara. En sólo una semana, Obama cedió dos puntos en las encuestas.

Comparte: